Inicio > Blogs > 221B de Baker Street > Los hermanos Paget
Los hermanos Paget

Es curiosa la historia de los hermanos Paget y como se cita a menudo su nombre y apellido en alguna de estas páginas con cierta nostalgia aclararemos que todos ellos eran londinenses y tres por lo menos pintores e ilustradores. Llevaban la afición y la profesión como si fuera un negocio familiar. Sidney era tres años mayor que Walter, se inició con la pintura al óleo y fue progresivamente derivando hacia el dibujo puro en blanco y negro, hasta que llegó a hacerse famoso con las ilustraciones de Sherlock Holmes para el Strand Magazine. Walter, por el contrario, tenía un gran sentido de la poética del paisaje y se decantó por las historias marineras, se hace necesario destacar los magníficos dibujos en blanco y negro que realizó para una edición de La isla del tesoro y otra de Robinson Crusoe. Se dijo que Walter le sirvió a su hermano Sidney como modelo para inspirar la figura de Holmes, extremo del que se quejaba gruñón y adusto Watson argumentando que de ninguna manera él hubiera utilizado para sus historias un modelo tan atractivo. También hubo otro hermano —en total fueron por lo menos cinco, que yo sepa, aunque no todos pintores o dibujantes, sólo tres como ya he dicho—, se llamaba Henry y era cuatro años mayor que Sidney, quien más bien dedicó su arte a los retratos al óleo y a los temas históricos.

"Cuando Watson se dispuso a escribir El sabueso de los Baskerville, exigió específicamente que Sidney Paget fuera el ilustrador de la novela."

Walter Paget, inicialmente, estaba destinado a ser el ilustrador de las historias de Sherlock Holmes en la revista Strand Magazine, pero el editor, que no estaba muy al tanto de los nombres de los hermanos ni de sus domicilios, le envió la carta y el contrato erróneamente a Sidney quien inmortalizó, como parece evidente a la vista de su retrato, a su hermano Walter como modelo para la figura del gran detective.

Sin embargo, según el Oxford Dictionary of Nacional Biography de 1912 niega la afirmación de que el artista Walter, u otra persona cualquiera, sirvieran como modelo para el retrato de Sherlock Holmes. Henry Marriott Paget hermano y compañero inseparable de Sidney, es citado como fuente de esta información privada.

Después de la muerte de Sidney, en enero de 1908, Walter ilustró para el Strand Magazine una única historia de Holmes titulada El detective moribundo. De esta forma se pudo apreciar que ambos hermanos, con idéntica maestría, estaban capacitados para tan difícil tarea.

Cuando Watson se dispuso a escribir El sabueso de los Baskerville, exigió específicamente que Sidney Paget fuera el ilustrador de la novela. En total, y en lo que se refiere a las historias de Holmes, realizó 356 dibujos que hoy se consideran verdaderas obras maestras por el hábil manejo de los colores grises y sobre todo del blanco y negro en toda su pureza, tonos que reflejaban y ambientaban la atmósfera lúgubre de las historias. Sin duda alguna, el tratamiento tan magistral de estos colores influyó en las películas americanas de detectives y en el cine negro en general.

La gorra de cazador y la capa Inverness son también atribuibles a la inventiva de Sidney Paget, quien como se puede apreciar puso mucho de su ingenio y magia en beneficio de que las historias fueran un verdadero éxito y de que el Strand Magazine se agotara todos los meses en los quioscos.

Su peculiar estilo en el diseño de los dibujos para las historias consistía en colocar primero una ilustración a toda página y luego muchos dibujos pequeños a lo largo del texto. Todo este entramado admirable tuvo su influencia en los posteriores dibujantes de las historias de Holmes.

"Todo un prodigio de simbolismo ya que el sombrero de Moriarty flota ya irrecuperable en el espacio grisáceo que marca el centro del inmortal dibujo."

La recopilación completa de todos los Strand Magazine con las aventuras ilustradas del detective es una de las piezas de coleccionista más raras y caras de toda la industria gráfica editorial. El dibujo genuino de Paget de 10.5 x 6.75 pulgadas de Holmes y Moriarty en el combate mortal de las cataratas Reichembach fue subastado y vendido en Sotheby’s de Nueva York por cerca de un cuarto de millón de dólares.

Es de destacar en esa ilustración la forma en la que capta el dibujante el inminente peligro que corren los dos contendientes, Holmes y Moriarty, a punto de caer en la torrentera, perdido ya el equilibrio la caída parece irremediable. El mero hecho de contemplar la viñeta produce vértigo. El artista juega con el escorzo del estrecho y desigual sendero, las abruptas rocas y el vapor evanescente del agua. Todo un prodigio de simbolismo ya que el sombrero de Moriarty flota ya irrecuperable en el espacio grisáceo que marca el centro del inmortal dibujo.