Inicio > Blogs > La chica de los libros > El machismo en las lenguas

El machismo en las lenguas

El machismo en las lenguas

Una amiga venezolana que da clases de español en un instituto me contaba el otro día que sus alumnos están constantemente interrumpiéndola con objeciones como esta: «El español es sexista», y ella, impaciente y desenfadada, les contesta: «Aprendeos las reglas y no les deis más vueltas, que esto no es una clase de ética». Se encontró con esta situación, por ejemplo, cuando les enseñó que they se traduce como «ellos» o «ellas», pero si el grupo es mixto, es siempre «ellos», incluso si hay una mayoría de féminas.

A menudo recuerdo también un chiste que me contó uno de mis primeros profesores de inglés, que a su vez estaba estudiando español. Se trataba de un inglés que había salido a pescar con un español. Los peces no picaban, pero se les acercó una mosca y el inglés, ávido por practicar su español, exclamó: «¡Un mosco!». El español —que no se conoce que fuera feministo—, con calma, casi sin inmutarse y sin siquiera fijar la mirada en el insecto, lo corrigió: «Es una mosca». El inglés, impresionado, achicó los ojos, concentró la mirada de nuevo en el díptero (o la díptera) y exclamó: «¡Qué vista!».

"En España los modistas dejaron de serlo para convertirse en modistos."

Ah, el español, un idioma tan sexista, ¿verdad?, no como el inglés, que no tiene problemas. Pues no. El inglés, de hecho, no lo es menos. El problema es sociológico, universal; no lingüístico. Y esto del problema me recuerda otra anécdota, con la que me encuentro cuando sucumbo a las peticiones de enseñar español. Lo primero que les digo: «No hay problema». «Ah, ¿pero no se dice no problemo?», me preguntan. Y yo a mi vez me pregunto de dónde sale eso, quién lo dijo primero para que uno tras otro me dañe el oído de esta manera. Lo busco en Google, ya que ninguno de mis alumnos tiene respuesta. Y encuentro que una antropóloga lingüista de la Universidad de Arizona, Jane H. Hill, ha popularizado el término Mock Spanish para describir una serie de frases que suenan como el español pero que solo usan personas monolingües anglo-americanas (y, gracias a las películas o la globalización, también anglo-australianas; doy fe). La más famosa es Hasta la vista, baby de Terminator 2, pero también entre esas se encuentra el no problemo, buenos nachos (en vez de buenas noches), hasta banana (hasta mañana), y otras. Otra lingüista y antropóloga, Ana Celia Zentella, de la Universidad de Nueva York, argumenta que este proceso denota hispanofobia porque reduce el español al nivel de lengua fácil, simplona. Según ella, «la implicación es que lo único que tienes que hacer es añadir una “a” o una “o” a una palabra inglesa y todo el mundo, incluso los terminators, la pueden dominar con poco esfuerzo». Tanto Hill como Zentella afirman que los anglosajones pueden pronunciar mal el español, crear una gramática simplificada y mezclar el inglés y el español a diestro y siniestro y, aun así, dar la impresión de ser gente sabia, cosmopolita, en control, y con un buen sentido del humor.

Pero me ando por las ramas… que yo quería hablar de otro problema. E insisto a mis alumnos que es un problema, sustantivo masculino aunque termine en «a». Al menos de momento, porque quién sabe si dentro de unos años será problemo, que en el lenguaje todo es posible, y en España los modistas dejaron de serlo para convertirse en modistos.

"Como decía más arriba, el inglés no es menos sexista que el español, o no lo era. Creo que en esta lengua empezaron a preocuparse por el machismo mucho antes, al menos así lo recuerdo yo."

El machismo en el lenguaje existe como en todas las áreas de la sociedad. Algunas personas no lo ven, y otras tenemos la mala suerte de verlo en todas partes. No estoy a favor del masculino genérico que nos inculcaron en el colegio y al que estamos todos acostumbrados, o al menos estábamos hasta hace una década o dos. Pero sí soy partidaria de usarlo en vez del malsonante «niños y niñas», «ciudadanos y ciudadanas», «gobernantes y gobernantas», etc. Por otro lado, siempre me ha chocado que en un grupo de personas formado por una mayoría de mujeres o niñas, se use el masculino. Si un grupo de científicos consta de seis hombres y una mujer, lo «normal» es referirse a ellos como «científicos», pero si son seis las mujeres y solo un hombre, ¿no parece raro seguir refiriéndose al grupo con el masculino? A mí sí, siempre me lo ha parecido.

Como decía más arriba, el inglés no es menos sexista que el español, o no lo era. Creo que en esta lengua empezaron a preocuparse por el machismo mucho antes, al menos así lo recuerdo yo. En mi época de estudiante en Estados Unidos, a principios de los años noventa, ya todo ensayo que se publicaba venía con una nota del autor aclarando que iba a utilizar los pronombres personales he (él) o she (ella) y los posesivos his o her (que en español es «su» para ambos géneros) alternativamente para que el sexo femenino no estuviera excluido. En tiempos pasados había sido solo he, por supuesto; es decir, que el masculino genérico también existía en inglés y, como observó varias veces Ursula K. Le Guin, incluso las intelectuales del siglo XX se referían a sí mismas como hombres y esta frase era perfectamente normal: If anybody needs an abortion he will have to go to another state (Si alguien necesita un aborto, tendrá que ir a otro estado). Curioso es que en esta frase, en español, no hay necesidad de usar el pronombre; luego, en este caso ¿debemos concluir que el inglés es más sexista que el español? Ahora nos parece increíble, pero yo conozco a mujeres de generaciones anteriores a la mía, o a veces solo una generación, que todavía dicen: «Cuando uno está embarazado» y hablan de «uno» para referirse a sí mismas. Las corrijo, porque uno no está jamás embarazado a no ser que sea Arnold Schwarzenegger en Junior; o sea, perteneciente al mundo de la ficción. Asimismo, me sorprenden las parejas modernas que anuncian que están embarazados. Es solo una manera de hablar, por supuesto, para expresar el compromiso y apoyo del padre en la creación de la nueva vida. Pues gracias por las muestras de empatía, digo yo, pero ni así: los hombres no estaréis jamás embarazados cuando el sentido de la palabra es el de llevar un retoño dentro.

"En inglés no existe una academia que dictamine cómo hay que hablar y escribir, y esto hace a algunos opinar que el inglés es más flexible que el español y se adapta antes a los cambios sociológicos."

En inglés terminaron por resolver el problema del he o she usando el plural they, que no tiene distinción de género. Al principio una frase así resultaba rarísima porque rompe con la regla de la concordancia entre el sujeto y el predicado: The person who says that is showing their own ignorance (La persona que dice eso está mostrando su propia ignorancia), pero ahora, que han pasado años, es normal y aceptable. En español no existe este problema, como decía más arriba, y partiendo de esta premisa podríamos afirmar una vez más que el español no es sexista y el inglés sí (o lo era).

Lo cierto es que todas las lenguas han sido discriminatorias hacia la mujer hasta que hemos empezado a cuestionarlo. Reconozco que a mí no se me ocurrió la necesidad de cambiar algunas cosas en español hasta que fui testigo de los debates en inglés. Y cuando iba de visita a Barcelona se lo comentaba a una amiga, que estudiaría filología como yo. Recuerdo que se reía de mis quejas y me decía algo así como: «En español no va a cambiar. Las reglas son así, y según la RAE…». Quizá ahora ella no admitiría que tuvimos esas conversaciones, pero yo recuerdo muy bien mi frustración. En inglés no existe una academia que dictamine cómo hay que hablar y escribir, y esto hace a algunos opinar que el inglés es más flexible que el español y se adapta antes a los cambios sociológicos. Y es bueno que exista esa libertad porque el lenguaje pertenece a la gente y no a las academias, aunque en inglés hay innumerables manuales de estilo que hacen el trabajo de la inexistente academia. Por eso me alegré cuando empezaron a oírse voces en español sobre la necesidad de cambiar algunas maneras de hablar. Me sorprendió, sin embargo, los extremos a los que se lanzaron algunos y algunas. Ay, y la rabia que da empezar a expresarse como esos y esas, porque el lenguaje es así: al principio nos suena raro pero luego hay cosas que se pegan y nos vamos acostumbrando. Aun así, yo me niego a adoptar el repetitivo desdoblamiento, que afea tanto todo ensayo, discurso o narración. Que en español sea más difícil que en inglés deshacerse del masculino genérico no me preocupa en absoluto. Sin embargo, hay palabras y expresiones aún muy presentes en nuestra lengua que me enojan, sobre todo porque quien las usa lo hace por inercia o tradición, sin pensar. La que más: «hijo de puta», porque implica que la culpa de que uno sea un cabronazo es de la madre; «nenaza», «hombre» para referirse a toda la humanidad… y el «lloras como una niña» que no me canso de criticar pero que está aún en todas partes y daña muchísimo tanto a las niñas como a los niños.

"Otro problema que se encontraron en inglés y que también tenemos en español es el de los oficios."

Cuando empecé a aprender inglés, de adolescente, recuerdo que pensé: «Me gusta más este idioma que el español porque es menos explícito, da menos información». El contexto era este: vivía en un pueblito de Inglaterra con una familia de padres demasiado estrictos que, cuando llegaba tarde, me preguntaban con quién había estado. La respuesta, como en español, era siempre la misma: «With a friend». Solo que cuando me la formulaban mis propios padres, tenía que ser «con un amigo» o «con una amiga», así que la mentira era inevitable: «con unos amigos». En inglés no era necesario mentir hasta dos segundos más tarde, con la siguiente pregunta: «A boy or a girl friend?». De modo que en ningún idioma había escapatoria.

Otro problema que se encontraron en inglés y que también tenemos en español es el de los oficios. Por ejemplo, las actrices de Hollywood decidieron que el término actress —actriz— es machista y equiparable a otros términos obsoletos por pertenecer a una época en que las profesiones eran dominio de uno solo de los sexos, normalmente el masculino, tales como authoress, comedienne, manageress, lady doctor o male nurse. Ahora lo correcto, tanto para hombres como mujeres, es actor y el plural, claro, actors. Así lo estipulan las guías de estilo de los diarios The Guardian y The Observer, que aconsejan el uso de la palabra actress solo para referirse al Oscar para la mejor actriz.

Esto no deja de ser muy curioso e incluso paradójico porque parece que en español ocurre lo contrario y de ahí el ubicuo desdoblamiento al que nos vamos acostumbrando, aunque no siempre ha sido así, pues también en español algunas mujeres se negaron a ser arquitectas, médicas e ingenieras, lo cual constituye para algunos una especie de machismo femenino.

"El lenguaje evoluciona, todo cambia, y cada uno lo usa como quiere, a riesgo de que no se le entienda. Pero el lenguaje y la moralidad van unidos."

Una lectora de The Guardian escribió al diario con la observación de que en inglés una princesa es todavía a princess y una duquesa a duchess y «¿por qué no pueden darnos a las mujeres la dignidad que merece nuestra identidad en vez de tratarnos como hombres?». El diario respondió que el ímpetu del cambio provenía mayormente de las actrices mismas, y que no es lo mismo decir que Harriet Walter, por ejemplo, «es una de nuestras mejores actrices» que «es una de nuestros mejores actores», pues en el segundo caso compite también con los actores varones. The Guardian además señala que normalmente no es necesario distinguir entre los dos sexos y, si lo es, las palabras male y female son perfectamente adecuadas para llevar a cabo la aclaración, como en la frase: «Lady Gaga ganó un Brit en 2010 por mejor artista femenina». Así que en inglés no hay inconveniente con decir «two female speakers and one male speaker» (dos mujeres portavoces y un hombre portavoz).

Continuando con los oficios y profesiones, que tanta guerra dan en español, en inglés también tuvieron que cambiar algunas cosas. Por ejemplo, stewardess (azafata de vuelo) es ahora flight attendant para ambos sexos, y police officer sustituye a policeman y policewoman; asimismo, ahora se usa firefighter para referirse tanto a bomberos como a bomberas. 

El lenguaje evoluciona, todo cambia, y cada uno lo usa como quiere, a riesgo de que no se le entienda. Pero el lenguaje y la moralidad van unidos; ya lo dijo Sócrates: «El mal uso del lenguaje introduce el mal en nuestra alma». Yo, por cuestión de principios, me niego a aceptar la palabra modisto, pues como ya escribió Leonardo Gómez Torrego en 1999, «constituye una verdadera violencia morfológica» y «se esconde detrás de esta oposición una actitud machista, por considerar absurdamente que la forma en -o es más prestigiosa que la forma en -a». Quizá algún día alguien me haga cambiar de opinión, de momento no. Sé que soy tiquismiquis y no puedo evitar parpadear con sorpresa y confusión cuando oigo palabras como miembra, modisto y portavoza, igual que me pasa con el molesto no problemo.