Inicio > Libros > Narrativa > Matadero Cinco
Matadero Cinco

Los libros de guerra descubren mejor que ningún otro escrito el corazón del héroe, y sigue siendo fascinante observar cómo esa mirada se ha ido transmitiendo intacta en lo esencial, a través de los milenios, desde Homero hasta Kurt Vonnegut.

La Ilíada, las Memorias del Capitán Contreras, La roja insignia del valor, Las cosas que llevaban los hombres que lucharon, Despachos de guerra, Territorio comanche, Kaputt, Matadero Cinco... Son diversos los tipos de héroes —los tipos de hombres— que a lo largo de la Historia se han sentado frente a sus recuerdos tras haber cruzado la línea de sombra, construyendo un paisaje literario de guerra gracias al cual el ser humano ha sido capaz de reconocer con más claridad su propia naturaleza.

"Todos, al escribir, han tratado de recomponer un trozo de vida que les fue arrebatada en el campo de batallas"

Cada uno de estos hombres comparten el hecho de que todos, al escribir, han tratado de recomponer un trozo de vida que les fue arrebatada en el campo de batallas, dejándoles a cambio una especie de cráter en el alma que tratan de inundar con el agua limpia de las palabras, en cuya superficie se refleja ese lugar ancestral donde las civilizaciones se dirimen y la fortaleza del ser humano, lo mejor y lo peor que lo conforma, es expuesta en carne viva.

Hay muchos tipos de libros de batalla: los que la ensalzan, la destruyen, la narran, la recuerdan o abominan de ella. En el caso de Matadero Cinco, el humor surrealista y dulce, aparentemente inocente, sirve al autor para desdoblarse en el soldado estadounidense Billy Pilgrim y narrar el bombardeo aliado de Dresde al final de la Segunda Guerra Mundial, donde este personaje, al igual que el escritor, es encerrado junto a otros presos de guerra. A falta de instalaciones adecuadas, los alemanes habilitan un matadero como prisión.

Publicada por primera vez en marzo de 1969, hace exactamente cincuenta y dos años, recoge todo el impulso reivindicativo y social de la década de los 60 en los Estados Unidos. Convertida en un libro de masas, tuvo, como era de esperar, una acogida polémica, teniendo que enfrentarse a las malas críticas de entre los más conservadores de la profesión, así como a la censura por parte del gobierno estadounidense, que prohibió su lectura en colegios y bibliotecas públicas.

"Esas escenas de rebobinado temporal son de una belleza vanguardista extraordinaria"

Además de calificar aquella masacre como “una guerra librada por niños”, donde la juventud de los soldados enviados al frente era sobrecogedora —de ahí el sobretítulo de “La Cruzada de los Niños”—, Kurt Vonnegut, sabiéndose parte del nuevo paradigma rupturista en la concepción de la novela, cargó las tintas en lo que sería su estilo inconfundible, una mezcla singular de humor, metaliteratura y ciencia ficción. No es de extrañar, por tanto, que Matadero Cinco se reivindique como novela posmoderna, donde el lector, fascinado, asiste a una historia cuyo tiempo es lo único que puede manejar el narrador, quien, resignado, asume el caos que lo inunda todo: inunda su voz de escritor, sus recuerdos de guerra, su juventud en el campo de batallas, el cielo de Dresde, la carne humana sentenciada en un hangar llamado Matadero Cinco… Un tiempo que maneja, a veces, hacia atrás, tratando de evitar, al menos en literatura, aquella masacre de 62 millones de seres humanos. Esas escenas de rebobinado temporal son de una belleza vanguardista extraordinaria:

“Los pilotos americanos mudaron sus uniformes para convertirse en muchachos que asistían a las escuelas superiores. Y Hitler se transformó en niño, según dedujo Billy Pilgrim. En la película no estaba. Porque Billy extrapolaba. Y se imaginó́ que todos se volvían niños, que toda la humanidad, sin excepción, conspiraba biológicamente para producir dos criaturas perfectas llamadas Adán y Eva.»

La editorial Blackie Books lo ha vuelto a hacer. Recupera una voz del pasado y se la presenta a sus lectores de hoy en un envoltorio editorial magnífico, con una faja desplegable de las que no tirarás jamás a modo de cinturón valioso de este Matadero Cinco, volcado al español en un extraordinario trabajo de Miguel Temprano García (Madrid, 1968), la voz, entre otros de R. L. Stevenson, J. Conrad, Orwell, D. H. Lawrence, V. Woolf, E. Allan Poe, H. James, H. Melville, J. Steinbeck, Hemingway, Cheever, Scott Fitzgerald, M. Atwood o Coetzee. Ahí es nada.

Disfrute de calidad garantizado.

—————————————

Autor: Kurt Vonnegut. Título: Matadero Cinco. Editorial: Blackie Books. Venta: Todostuslibros y Amazon

4.6/5 (37 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios