Inicio > Blogs > Zenda Da – Poesía > Menos trajín (estampas deportivas)

Menos trajín (estampas deportivas)

Menos trajín (estampas deportivas)

Siendo yo muy joven, tan joven que no había leído al Padre Isla, me dijo un amigo de mi hermano mayor: “No te engañes, Alejo. Por la misma razón por la que no se puede venerar a la Bauhaus y abominar, a la vez, de Ikea, tampoco se debe ser devoto de Píndaro y echar pestes del fútbol”.

A esa temprana edad, semejante alarde de coherencia y rigor lógicos me dejó, como diría el gran José María Iparraguirre Thomas, époustouflé y flabbergasted.

De hecho, marcó mi vida hasta el extremo de impelerme hoy a seleccionar estas líneas:

 

El ancho circo se llena

de multitud clamorosa

que atiende a ver en su arena

la sangrienta lid dudosa

y todo en torno resuena.

Nicolás Fernández de Moratín

 

Ni el mar, ni el viento, Platko,

rubio Platko de sangre,

guardameta en el polvo,

pararrayos.

No, nadie, nadie, nadie.

Rafael Alberti

 

Deja que juegue y que ría

la frivolidad naval.

Tu vida será algún día

una regata mortal.

Gerardo Diego

 

El rey en bicicleta hacia Inglaterra

cruza, y losas de muerte son los bancos

que tiemblan en los últimos jardines.

César González-Ruano

 

Más humilde que el coche,

con dos ruedas no más te has contentado;

pero te sobra una

para rodar cual rueda la Fortuna.

Leopoldo Eugenio Palacios

 

Lanzadores del disco. Jabalinas

que perforan los aires como halcones.

Ángel García López

 

Voces. Los palos erectos

se abaten, a los efectos

de la gran bola impulsiva.

Ramón de Basterra

 

Porque hoy he visto

la gente enloquecida en el Hipódromo

aclamando al puente de Toledo

que ha batido a los jockeys más famosos.

Juan Larrea

 

Al volante

todas las carreteras se encabritan

Guillermo de Torre

 

Uno, más furioso, vuelca.

Y se enciende. ¡Más! Y estalla.

Clamor. Son muchos los muertos.

Gran carrera hacia la nada.

Jorge Guillén

 

Entre las trabas que tendió la meta

de una esquina a otra esquina,

por su sexo el balón, a su bragueta

asomado, se arruina,

su redondez airosa orina.

Miguel Hernández

 

Luchador superfluo,

ayer lo más noble,

mañana lo más plebeyo.

Antonio Machado

 

Has llegado el primero. ¿Qué viste en la montaña?

José María Borrás

Yo nací (perdonadme)

en la edad de la pérgola y el tenis.

Jaime Gil de Biedma

 

Cuatro onzas en los guantes y vendaje

duro. Alta tensión. Aire caliente

de K.O. y cigarrillos… De repente

ha cuadrado la furia su paisaje.

Manuel Alcántara

 

Las personas de hoy hacen deporte

por el deporte mismo.

En nada se distinguen

de políticos y de drogadictos.

Hubo un tiempo en que el cuerpo se adiestraba

para la partida del alma.

Alfonso Lucini

 

Pero diré que hay una infame estirpe

que deja sin valor nuestro lenguaje:

su libertad es libertad de usura,

su paz es el escudo del injusto

y su progreso es un deporte ateo.

Julio Martínez Mesanza

 

Lo dicho, Señores: menos trajín, menos transporte.