Inicio > Actualidad > Noticias > Milena Busquets: «Escribir es un ejercicio de honestidad, vivir también»

Milena Busquets: «Escribir es un ejercicio de honestidad, vivir también»

Milena Busquets: «Escribir es un ejercicio de honestidad, vivir también»

Nueve años después del fulgurante éxito de También esto pasará y en una etapa diferente de su vida, la escritora Milena Busquets firma Ensayo general, un mosaico de piezas breves sobre momentos íntimos o pensamientos que tiene, una suerte de alegato en pro de la tolerancia, según ha dicho en una entrevista con EFE.

Considera que, junto a la recopilación de textos periodísticos Hombres elegantes y otros artículos, y el diario Las palabras justas, estos libros forman una trilogía en la que se muestra tal como es, con las «menos imposturas posibles», intentando ser próxima a los que la leen.

Publicado por Anagrama y por Amsterdam en catalán, en su nuevo título vuelve a sobrevolar la presencia de su madre, la editora Esther Tusquets, fallecida en 2012; la relación y el amor indestructible que siente por sus dos hijos; sus deseos; sus baños estivales y matutinos en el mar de Cadaqués o sus encuentros fortuitos con amigos de la infancia.

Feliz de que le digan que las páginas de Ensayo general se leen rápido y bien, no esconde Busquets que siempre busca esta «ligereza» y que lo que cuenta sea un poco lo que le pasa a la mayoría de la gente.

«Uno de los trabajos del escritor que yo quiero ser consiste en tener franqueza. Yo no invento grandes historias, ni imagino nuevos mundos, hablo de lo que me pasa. Si lo que ocurre a mi alrededor y dentro de mi no lo explico con verdad no tiene ningún sentido lo que hago», precisa.

A su juicio, escribir es «un ejercicio de honestidad, vivir también, algo que te das cuenta con la edad, cuando ves que esto es lo que hay, esto es lo que sientes y lo que piensas. Cuanto menos tiempo te queda, creo que menos tiempo pierdes», apunta la barcelonesa, de 52 años de edad.

Sinceridad, aunque nos autoengañamos

Sostiene la autora que, a partir de los 50, la sinceridad y la honestidad se convierten en un arma, en una fuerza, no tanto para «lanzarla» contra los otros, sino para ser francos con nosotros mismos, «aunque, evidentemente, nos autoengañamos, porque, si no, nos moriríamos».

«Parece fácil —prosigue— pero ser sinceros con nosotros mismos es muy difícil, porque requiere una reflexión, una honestidad, tener valor y atreverse a decir, por ejemplo, que lo que le pasa a una es que se ha enamorado de un imbécil«.

Con su madre siempre muy presente, una mujer, que no obvia, imponía mucho, en estos flashes que presenta ahora también alude a la literatura, al proceso de escritura y no rehúye que se le inquiera sobre cómo vivió en 2015 lo que supuso para ella publicar También esto pasará, traducida a más de una treintena de países, recibida con buenas críticas y con miles de ejemplares vendidos.

«Me ha marcado mucho. Ahora estoy en otra fase, pero fue durísimo. Aunque suene a tópico y a tía estúpida, pero para mi el éxito fue muy complicado, algo muy bestia, muy difícil de gestionar en el momento y después. Antes de escribir el libro ya pensaba que no querría escribir nada más y, de repente, me encontré entre una nube de gente que daba por supuesto que era escritora y que continuaría siéndolo», descubre.

Por suerte, rememora que en 2008 publicó la novela Hoy he conocido a alguien, de la que no se vendieron ni mil ejemplares, y que en 2015 ya tenía más de 40 años y conocía, por experiencia propia, por su paso por el mundo editorial, que las cosas «van y vienen, que hoy tienes éxito y mañana no».

Además, insiste, no es tanto pensar, una vez ocurre eso, «¿Y ahora qué?», sino dudar de si una se lo merece.

En cuanto al título de Ensayo general, señala que le gustan los ensayos generales, que la vida se parece más a ellos que a los días de estreno de una obra, porque aunque en estos ensayos los que participan no lo hagan del todo bien, «lo hacen lo mejor posible».

Busquets cree que, en general, todo el mundo «lo hace lo mejor posible, aunque sé que hay hijos de puta. Pero estoy a favor de la gente, pienso que no hay que aspirar a la perfección, porque ya somos muy perfectos, incluso cuando somos desastrosos. Ya todo es muy complicado, estar vivo y saber que morirás. ¿Qué más quieren que hagamos? Mucho que hacemos», apostilla.

Con el director de cine Albert Serra convertido en uno de sus mejores amigos, gracias a la intersección de su hijo adolescente, la escritora avanza que ha empezado a tomar apuntes para una nueva novela, en primera persona, y no descarta reescribir Hoy he conocido a alguien ante el interés que hay en reeditarla.

4.4/5 (15 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest

1 Comentario
Antiguos
Recientes Más votados
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios
Rocío
Rocío
1 mes hace

Me gusta la gente que prioriza la sinceridad. ¡Adelante!