Inicio > Libros > Juvenil > Un oso polar llama a tu puerta

Un oso polar llama a tu puerta

Un oso polar llama a tu puerta

Compartir la vida con niños hoy en día, tal y como está planteado el asunto, es complicado. Los que son padres o viven entre chicos, saben que luchan en una batalla para la que han sido apenas preparados, pues todos los referentes adquiridos en el pasado en los lugares aptos para ello (la familia, la escuela, la literatura, el cine), se han quedado inservibles en un abrir y cerrar de ojos, y muchos sienten como si viajaran en el vagón de cola de una locomotora de juguete, mientras por la ventanilla miran atónitos cómo sus pequeñas criaturas se acomodan a diario en asientos cada vez más alejados de los adultos, situados en el primer vagón de un tren virtual que los adelanta sin remedio y a toda pastilla.

Pero sería injusto no reconocer una gran ventaja objetiva (sentimientos aparte) que sí tenemos gracias, precisamente, a nuestros chicos: ellos son la medida perfecta del tiempo, y con él, del valor que éste tiene para el adulto a la hora de ser capaz de parar un momento y distinguir lo obsoleto de lo novedoso en el atareado transcurrir de la vida. Dicho de otro modo, nuestros niños son (y serán siempre, renovado en nuevos niños), el mejor marcador de lo Eterno; de lo Universal.

Y este valor llevado al terreno literario es cuanto menos, singular. Los grandes temas de la literatura nunca pasarán, es cierto, pero la manera de abordarlos y contarlos en cada etapa de la Historia, sí.

"La aventura, el miedo, el amor, la venganza, el misterio, el humor, la amistad, son algunos de los temas que siguen estructurando la materia de los sueños y de los libros."

La aventura, el miedo, el amor, la venganza, el misterio, el humor, la amistad, son algunos de los temas que siguen estructurando la materia de los sueños y de los libros, y sin embargo, ser capaz de modularlos al lenguaje contemporáneo con éxito es tarea sólo de unos cuantos elegidos, y los niños son el “tester” perfecto.

Una de las novelas que ha pasado esa prueba con éxito ha sido La inesperada visita del Señor P, de la escritora inglesa Maria Farrer. Editado por la maravillosa editorial Siruela en su colección “Las Tres Edades”, e ilustrado por Daniel Rieley, este libro ha conseguido, entre otras cosas, que un chico de once años que conozco, dueño de una biblioteca bastante nutrida, eligiera precisamente este libro como recomendación para sus compañeros de aula en el “espacio de lectura”, una impagable iniciativa de Jesús, su estupendo maestro de lengua, gracias al cual, los alumnos de este cole de Madrid dedican un tiempo mágico a leer, hablar de libros y recomendar lecturas dentro de las horas lectivas.

"Me dicen también que el Señor P., tal vez sin pretenderlo, ha vuelto a cumplir con su cometido que no es otro que seguir haciendo felices a los niños de todo el mundo."

En la presentación del libro ante sus compis, este chico argumentó que debían leerlo a toda costa porque “además de tener unos dibujos estupendos y  un final emocionante, el protagonista, un oso polar llamado Señor P, es alucinante; una especie de mezcla entre Mary Poppins y E.T, con el que puedes divertirte, aprender y ser  un poco loco, todo a la vez”.

Me dicen que con este argumento incuestionable convenció a muchos chicos. Me dicen también que el Señor P., tal vez sin pretenderlo, ha vuelto a cumplir con su cometido que no es otro que seguir haciendo felices a los niños de todo el mundo.

—————————————————

Autora: Maria Farrer. Título: La inesperada visita del Señor P. Editorial: Siruela colección. Ilustraciones: Daniel Rieley. Venta: Amazon Fnac y Casa del libro