Inicio > Libros > No ficción > Palabras como en «plegaria»
Palabras como en «plegaria»

Al poeta Manuel Ruiz Amezcua (Jódar, 1952) le fue entregado a mediados de octubre de 2020 el Premio de Poesía «Ciudad de Cabra». Se trata un galardón honorífico y sin dotación económica, que concede la Asociación Cultural «Arte Ahora» y el Área de Cultura del Ayuntamiento de Cabra (Córdoba). En ediciones anteriores, los premiados fueron José Infante, García Baena, Antonio Colinas y Juana Castro. La recepción del premio la presidió la conciencia que tiene el poeta de su “emboscadura” en el actual panorama poético.

La séptima edición del libro Singularidad en la poesía de Manuel Ruiz Amezcua (2018), con prólogo de J. Mª. Balcells, incluye un centenar de trabajos, testimonios y reconocimientos de la obra poética de Ruiz Amezcua. Entre esos, por citar solo algunos, los de José Saramago, García de la Concha, García Gual, Fanny Rubio, Cano Ballesta, Fernando Fernán Gómez y Muñoz Molina.

Esa edición de dicha obra colectiva incluyó un estudio —análisis y comentarios— de toda la obra poética de Ruiz Amezcua publicada hasta ese presente. Este estudio referido lo realizó Carlos Peinado Elliot, profesor de la Universidad de Sevilla. Para su objetivo, además de las propias reflexiones, incorporó algunas del resto de los trabajos recogidos en ese libro colectivo. Al mismo tiempo, contó con la concepción poética que Ruiz Amezcua ha ido exponiendo en las varias ediciones de su libro «en prosa» Lenguaje tachado (del que próximamente saldrá edición nueva y ampliada).

"La poesía de Ruiz Amezcua encarna un doble desafío: el de las formas y el de las ideas, el de las ideas y el de las formas. A explicar ese desafío se dedica Carlos Peinado en este libro"

El trabajo de Peinado Elliot sirvió de prólogo a Una verdad extraña en sus dos últimas ediciones (Poesía 1974-2017 y Poesía 1974-2018). El catedrático de la Universidad de León José Mª Balcells, lo mencionó en su propio prólogo de Singularidad... Lo hizo ratificándose en algo que había escrito en una revista californiana, Studia Iberica et Americana, sobre el lúcido y dilatado prólogo de Peinado Elliot: «En mi apreciación, y me reafirmo en mis palabras, escribe Balcells, el estudio de Peinado Elliot no se limitó a confeccionar unas páginas correctas y atinadas, sino que se había empleado tan a fondo en la labor hermenéutica que su tarea constituye en sí misma una monografía que bien merece publicarse en forma de libro. Su aportación la considero un hito en la exégesis de un poeta español contemporáneo, remata».

Pues bien, los lectores disponen ya de la publicación en libro del trabajo de Peinado Elliot: La poesía de Manuel Ruiz Amezcua, singular y plural. En un capítulo añadido, se comenta y analiza el magnífico poemario Las reliquias de un sueño (2019). A la vez, el libro adiciona una detallada y completa bibliografía de/sobre el poeta. Unas sintéticas líneas, escritas en la contraportada, le dan al lector conocimiento cierto de la índole del libro que tiene en sus manos: «La poesía de Ruiz Amezcua encarna un doble desafío: el de las formas y el de las ideas, el de las ideas y el de las formas. A explicar ese desafío se dedica Carlos Peinado en este libro».

"El primer poemario de Ruiz Amezcua, Humana raíz, fue editado en el año 1974. La edición de su último libro de poemas, Las reliquias de un sueño, es de 2019. Entre uno y otro ha transcurrido su biografía de permanencia poética en el desierto"

El contenido de esta monografía comienza con dos capítulos más bien introductorios. En ellos, el autor explica el sentido y la génesis de la singularidad que impulsa y, a la vez, distingue la obra poética de Ruiz Amezcua en su unidad y diversidad. Los restantes cinco capítulos del libro, analizan e interpretan todos y cada uno de sus poemarios. La exposición se ajusta a una periodización temporal y temática. Esa forma de agrupar las obras de la obra del poeta lleva al lector a seguir el hilo temporal de la creación poética de una manera no exenta de sincronía. Podemos aplicar a los títulos —nombres— de los libros de Ruiz Amezcua aquello que dijo W. Benjamin: «Casi todos los planes decisivos están vinculados a un nombre». Por eso, creo que al lector, previo a lectura del libro de Peinado Elliot, puede venirle bien, para su intento de desentrañar el proyecto de este genial poeta, conocer aquí de esos nombres su emergencia temporal.

El primer poemario de Ruiz Amezcua, Humana raíz, fue editado en el año 1974. La edición de su último libro de poemas, Las reliquias de un sueño, es de 2019. Entre uno y otro ha transcurrido su biografía de permanencia poética en el desierto, como ha señalado Muñoz Molina. Desierto en cuanto a un vacío de reconocimiento oficial, pero travesía muy rica en frutos creación poética y de reconocimiento de la misma por importantes figuras del mundo literario.

"Pero la escritura poética de Ruiz Amezcua no deja de desplegarse, buscando su plenitud abierta. Muestra de esto son las dos plaquettes recién publicadas en medio de esta pandemia"

El vacío creado por una maquinaria de desertización, que regenta predios culturales en cada época, ha resultado ser —paradójicamente— el mejor espacio para que este poeta haya seguido su andadura hacia la plenitud de su obra. Esta ha sido antologada en distintas ediciones a lo largo de los años: Claro laberinto, Sólo por amor, Luz de la palabra, Sobre la herida, Del lado de la vida y Un mundo distinto. Además, la sucesiva edición de la obra completa de su poesía ha ido apareciendo con el título de Una verdad extraña. Rubricada con un nombre de nombres que da cobijo a todos sus poemarios, trece en total hasta el día de hoy. Además del mencionado Humana raíz (1974), estos: Dialéctica de las sombras (1978), Oscuro cauce oculto (1984), Cavernas del sentido (1987), s allá de este muro (1991), El espanto y la mirada (1992), Las voces imposibles (1993), Atravesando el fuego (1996), Donde la huida (2001), Contra vosotros (2005), La resistencia (2011), Palabras clandestinas (2015), y el susodicho Las reliquias de un sueño de 2019.

Pero la escritura poética de Ruiz Amezcua no deja de desplegarse, buscando su plenitud abierta. Muestra de esto son las dos plaquettes recién publicadas en medio de esta pandemia de muerte y sufrimiento, de distancia y aislamiento, de confinada existencia. Dos poemas, digo: uno sobre el tiempo eterno, emplazando a la esperanza en la mirada; el otro, acerca del tiempo de muerte, convocando a la responsabilidad con lo humano. El primero, «Lo que verán los otros» (2015), con unas líneas previas del poeta, en castellano y traducido al griego moderno. El segundo, «Enterrad bien a nuestros muertos» (España 2020).

Los dos poemas, junto a otros inéditos, estarán contenidos en la edición aumentada y puesta al día de Una verdad extraña (Poesía 1974-2021). Saldrá a la luz una vez apagado el 2020, que nos deja un rastro desolador de ascuas vivas. El poeta traerá su propia luz desde las sombras, prefigurando imágenes de esperanza, no tan débiles en su fuerza como a veces se presentan a la mirada. Luz de soberbias imágenes en las nuevas palabras de tan singular y plural poesía. Palabras escritas como en “ofrenda” a lo humano de una verdad extraña, que desde siempre «viene del tiempo, nunca de las autoridades» (Galileo). Palabras como en “plegaria” buscando el «arte verdadero unido a lo sagrado, como la vida misma». (Ramón Gaya).

————————

Autor: Carlos Peinado Elliot. Título: La poesía de Manuel Ruiz Amezcua, singular y plural. Editorial: Comares. Venta: Todostuslibros y Amazon.

4.3/5 (16 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios