Inicio > Actualidad > Entrevistas > Patricia García Ferrer: «Los booktubers somos lectores recomendando historias»

Patricia García Ferrer: «Los booktubers somos lectores recomendando historias»

Patricia García Ferrer: «Los booktubers somos lectores recomendando historias»

El mundo digital ha modificado el ecosistema editorial. Las redes sociales y los blogs han cambiado y amplificado los canales de la prescripción de libros. Christopher Domínguez Michael sentenció en Babelia: «La crítica siempre está en crisis, como debe ser». Quizás más que una crisis lo que está sufriendo es una transformación, gracias sobre todo a la aparición de nuevos actores como los booktubers. Patricia García Ferrer es una de ellos. A su trabajo como lectora profesional y mentora suma un exitoso canal de YouTube, Little Red Read. Bajo este pseudónimo, Patricia desarrolla su faceta de influencer literaria que compagina con una carrera literaria en la que alterna novelas de género fantástico como La cúpula de hielo (Hidra, 2018) con otros títulos de romántica, como los tres de la serie Middleton, publicados en Amazon KDP.

Hablamos con Patricia García Ferrer de nuevas tecnologías, prescripción, autopublicación y, por supuesto, de libros.

*******

—Usted escribe y además recomienda libros en su blog y también en su canal de YouTube. ¿Qué debe tener una novela para que usted aconseje su lectura a sus seguidores?

"Una lectura debe permitirte experimentar, sentir. Y al mismo tiempo tiene que sacarme de mi zona de confort, de mi realidad, de mi presente"

—En mi caso, la historia tiene que lograr dos cosas: emocionarme y transportarme. Necesito sentir que los personajes son humanos, cercanos y realistas a pesar de que estén viviendo en un universo mágico, tengan poderes mágicos o hagan cosas incomprensibles. Quiero sentirlos vivos, quiero empatizar con ellos. Una lectura debe permitirte experimentar, sentir. Y al mismo tiempo tiene que sacarme de mi zona de confort, de mi realidad, de mi presente.

—¿Qué importancia tienen los booktubers —reseñadores de la plataforma de YouTube— en la prescripción de libros?

—La sociedad y las nuevas tecnologías han evolucionado en la última década, y con ello las fuentes donde los jóvenes o los nuevos lectores buscan información para conocer nuevas lecturas, y por ello el formato y el lenguaje tienen que adaptarse con ellos. Los jóvenes necesitan que otra persona, con la que pueden compartir experiencias, intereses, motivaciones y curiosidades, pueda recomendarle, en un lenguaje que entiende y que le resulta estimulante, nuevas historias. Si tienes un amigo que te recomienda un libro y resulta que te gusta, te recomienda otro libro y también te gusta, y te recomienda otro que finalmente te enamora vas a fiarte de sus recomendaciones y buscar más y más. Eso es lo que somos. No somos prescriptores. Somos lectores recomendando historias y vivencias a otros lectores con el fin de que puedan encontrar la lectura perfecta.

—Hay vídeos suyos como el de los audiolibros y el de Timantti, la novela de Rebeca Stones, que están cerca de las 200.000 reproducciones cada uno. ¿Qué piensa cuando ve que uno de sus vídeos se viraliza de esa forma?

—Es una mezcla de emociones que varían desde el agradecimiento absoluto por el esfuerzo y el trabajo que ha costado generar ese contenido, pasando por el pánico por ver que tantas personas me miran y la perplejidad porque mis opiniones importan a tantas personas. 

—Después de tanto recomendar las obras de otros decidió escribir las suyas. ¿Por qué se inclinó a utilizar las herramientas de autopublicación?

"Quería decidir cuándo publicar, qué publicar e implicarme de lleno en todos los pasos de la fabricación del libro"

—Mis dos primeras historias se publicaron en una editorial tradicional pero después de la experiencia me apetecía tener el control absoluto de mi obra. Quería decidir cuándo publicar, qué publicar e implicarme de lleno en todos los pasos de la fabricación del libro. Aprendí a maquetar, a saber cómo se elaboraba el desarrollo de una portada, a trabajar el marketing en redes de otra forma, saber la complejidad que se oculta tras la corrección. Quería sentir que controlaba todo. Me habían hablado muy bien de Amazon y era una alternativa más que válida para el sistema tradicional, así que decidí probarlo y ahora mismo no pienso marcharme.

—¿Se ha sentido infravalorada o marginada por autopublicarse?

—Considero que todavía sigue existiendo un ligero estigma hacia los escritores que se autopublican, pero con una mirada analítica debe admitirse que es la opción que permite que cualquier persona que escribe pueda ver su sueño hecho realidad. Yo creo en mis proyectos, escribo historias que quiero leer y por eso sé que lograrán cautivar a los lectores. Por tanto, está en manos de otros juzgar.

—¿Por qué es necesario escribir con seudónimo en la era digital, en la que todo el mundo sabe hasta lo que desayunamos, la música que escuchamos y la última serie que hemos visto?

"Quería que mi obra se identificara con mi verdadera identidad"

—Cuando inicié mi camino en el mundo literario en 2012 decidí ocultar mi verdadera identidad bajo un seudónimo, Little Red, y durante muchos años trabajé bajo ese nombre. Sin embargo, el paso de los años me demostró que Patricia y Little Red eran la misma persona y que si quería lograr conectar con la gente a otro nivel necesitaba revelar un poquito más de mí misma. Sí que es cierto que para mí la privacidad es importante pero escribir bajo seudónimo no era una opción para mí. Quería que mi obra se identificara con mi verdadera identidad.

—En los años 90 —del siglo pasado— muchos grupos de música españoles comenzaron a cantar en inglés, y parecía una fiebre. Ahora la mayoría de los autores de novela juvenil y romántica ambientan sus novelas en el mundo anglosajón. Esas bandas que le mencionaba, con el paso del tiempo, acabaron componiendo sus temas en español. ¿Ocurrirá lo mismo con los escritores de esos géneros que le comentaba, entre ellos usted misma?

—Curiosamente, mis novelas de romántica histórica están ambientadas en Inglaterra y es cierto que cumplen con ese pretexto que indica, pero en el género y tipo de novelas que quiero lograr, junto a la ambientación en la que quiero enmarcarlas, estoy un poco encorsetada. Puede que en el futuro tenga otros intereses y decida experimentar otros lugares, ambientaciones y periodos históricos, pero por el momento me encanta este asiento temporal. Puede ser que en el futuro tenga otros intereses y decida aventurarme a crear una novela ambientada en España en la década de finales del siglo XIX pero tendría que documentarme históricamente para que todo fuera lo más verídico posible y no sacar así al lector de la lectura con innumerables anacronismos.

Romántica, fantástica, juvenil… ¿En qué género se siente más a gusta como escritora y recomendadora?

—En estos momentos con la romántica. Durante casi una década he dedicado mi tiempo libre a recomendar y hablar de libros de muchos géneros, principalmente el juvenil, pero el tipo de lecturas varían y mutan en función de mis experiencias vitales y gustos, y la transición de una a otra es inevitable. Intento que coexistan pero ahora mismo el género que disfruto leer, escribir y recomendar es la romántica en todos sus posibles subgéneros. 

—¿Es necesario tener una comunidad de seguidores para poder triunfar con libros autopublicados? ¿Cómo se consigue tener una?

"Mi gran error fue no aprovechar la pandemia para poder crear más contenido"

—No es necesario, pero sí que ayuda mucho. En la autopublicación no dispones de una editorial que pueda ayudarte con la campaña de marketing o que pueda respaldarte en cuanto a promoción. Tienes que trabajar intensamente para cultivar un grupo de lectores que puedan interesarte por tus historias, te recomienden y comience el boca a boca. Conforme trabajes las redes sociales, la página web, escribas historias y obtengas reconocimiento por tus obras con reseñas y valoraciones tu público objetivo aumentará y poco a poco irás construyendo una comunidad grande que te apoye y que te siga.

En mi caso, los lectores que fielmente leen mis historias han llegado a mí de muchas formas: han estado siempre allí desde que comencé en 2012, han crecido a mi lado, se han unido a mitad del proceso, han leído una reseña en un blog o en un canal de YouTube de alguna de mis historias y han decidido comprar el libro, han creído en mis valoraciones y consideran que tengo talento para escribir dándole una oportunidad a mis historias…

—¿Cuál fue su mayor error al autopublicarse? ¿Y su gran acierto?

—Mi gran error fue no aprovechar la pandemia para poder crear más contenido porque mi primera novela fue publicada en julio de 2020 y hasta julio de 2021 no publiqué la segunda. Dejé pasar demasiado tiempo entre una y otra. Ahora, por suerte, he recuperado el ritmo y publico una cada 4-5 meses máximo. Mi gran acierto, encontrar Amazon. Es la plataforma que necesitaba. Me da libertad, confianza y tranquilidad.

—Para finalizar, un consejo “imprescindible” para todos los que en este momento están pensando en autopublicar su obra.

—Trabajo duro y confianza. Si creéis en vuestra obra y estáis dispuestos a trabajar duro podéis llegar muy lejos.

4.8/5 (8 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios