Inicio > Actualidad > Lorena Franco: «No me he sentido infravalorada por autopublicarme»

Lorena Franco: «No me he sentido infravalorada por autopublicarme»

Lorena Franco: «No me he sentido infravalorada por autopublicarme»

En 1961, Margaret Atwood (El cuento de la criada) publicó su primera obra, un poemario titulado Double Persephone; ella misma hizo 220 copias y diseñó su propia portada. Federico Moccia (A tres metros sobre el cielo) se decidió por la autopublicación con su primera novela, y el boca oreja le obligó a reeditar, una y otra vez, más ejemplares ante la gran demanda de lectores que querían leer su obra. Virginia Woolf fundó su propia editorial junto a su marido para imprimir sus obras.

Ellos fueron pioneros, pero el gran hito en el mundo de la autopublicación se produjo con Kindle Direct Publishing de Amazon. A España llegó hace 10 años. Con motivo de este aniversario hablamos con autores como Marcos Chicot y Cristian Perfumo, que comenzaron usando esta herramienta de publicación y han conseguido convertir la escritura en su profesión.

Después de las charlas con Esteban Navarro Fernando Gamboa y Lorraine Cocó, hoy lo hacemos con Lorena Franco,  escritora barcelonesa que ha convencido a más de 250.000 lectores de todo el mundo con sus más de 18 títulos, que la han convertido en una de las escritoras más vendidas y mejor valoradas en Kindle Direct Publishing desde que en 2016 salió a la luz su novela La viajera del tiempo, un fenómeno de ventas sin precedentes en España, EE.UU. y México, que fue finalista del Premio Literario Amazon de 2016. En la actualidad, Lorena es una autora híbrida, que reparte sus obras entre KDP y editorial Planeta. A continuación conversamos con ella sobre su experiencia como autor autopublicada.

******

—¿Cómo ha cambiado el sector de la autopublicación desde que usted empezó su carrera literaria?

—Creo que sigue siendo el sector que conocí y me encantó. En los últimos años ha crecido muchísimo y, prácticamente, los libros autopublicados llegan a todos los rincones del mundo, al menos a través del único servicio que yo conozco, que es Kindle Direct Publishing de Amazon. Hoy en día, hay más autores que eligen la autopublicación en dicha plataforma por todos los beneficios que obtienen, y publican con mucha calidad y de una manera muy profesional, no solo en digital, sino también en tapa blanda y en tapa dura, con distribución ampliada en Estados Unidos e Inglaterra y, estoy segura, próximamente habrá más territorios con los que explorar este plus de la autopublicación en Amazon, que tanto ha revolucionado el mercado en los últimos años.

—¿Se ha sentido infravalorado o marginado por autopublicarse?

"El 80% de autores autopublicados que conozco no ha presentado un manuscrito a una editorial ni tiene intención"

—Soy consciente de los prejuicios que hay por los autores que se autopublican. Aunque hay lectores que leen porque les atrae la cubierta, la sinopsis o el autor, sin pensar si es con editorial o no. Siempre me gusta recalcar que, en la mayoría de ocasiones, la autopublicación es una elección. El 80% de autores autopublicados que conozco no ha presentado un manuscrito a una editorial ni tiene intención y, aun habiendo tenido ofertas editoriales, autopublica porque quiere, por la libertad que ofrece, por la transparencia y el control absoluto de sus obras. El mayor atractivo, por supuesto, es llegar a todo el mundo. En mi caso, no me he sentido infravalorada por autopublicarme. Ojalá lo hubiera descubierto antes. Fue mi elección desde el principio, sin buscar editorial, y, de no haberlo hecho, no podría dedicarme a escribir.

—¿Es necesario tener una comunidad de seguidores para poder triunfar con libros autopublicados? ¿Cómo se consigue tener una?

—Ayuda. Una buena comunidad de seguidores en redes sociales (importantísimas y fundamentales) ayuda mucho a darte a conocer como autor/a y a sacar adelante tus proyectos. Al fin y al cabo, en la autopublicación sí es cierto que estás más solo, que tienes que currártelo más, ya que no hay un equipo de márketing detrás, aunque ahora viene el desengaño: con editorial tienes que autopromocionarte igual, porque a nadie le interesa más que a ti ser leído, y sacan tantos títulos al año que no hay espacio para todos. Tiempo. Hay que darle tiempo al tiempo para que te conozcan y, si tus proyectos son buenos y gustan a la mayoría de lectores, los seguidores van llegando a medida que corra la voz sobre tu historia.

—De 0 a 10, ¿cómo de necesarias son las redes sociales para un autor que se autopublica? ¿Y cómo lo son para un escritor con editorial?

—Un 10 para todos los autores. Y, si me apuras, un 12. Como digo, aunque publiques con editorial, tienes que hacer el mismo esfuerzo para dar a conocer tu obra que si la autopublicas. ¿Que tendrás entrevistas e interés de medios si publicas con una gran editorial? Sí, pero al final son los lectores los que mandan. Tu red social será el escaparate donde te des a conocer, donde hay que dar rienda suelta a la imaginación para atraer a los lectores potenciales de tu obra. Por otro lado, la cercanía que han creado las redes sociales entre autores y lectores es muy bonita y necesaria.

—¿Es diferente escribir para vender ebooks en Internet que novelas de papel en librerías?

"El lector es el que elige en qué formato le es más cómodo leer, pero la calidad y el resultado final tienen que ser iguales"

—No. La calidad tiene que ser la misma aunque el formato sea distinto. En la mayoría de casos los ebooks que se venden en internet son también libros en papel, por lo que cuentan la misma historia y, a la hora de crearla, es exactamente lo mismo. Luego es el lector el que elige en qué formato le es más cómodo leer, pero la calidad y el resultado final tienen que ser igual de óptimos para una gran experiencia lectora.

—Corrección de estilo, ortotipográfica, diseño… ¿Qué servicios y herramientas son imprescindibles para una correcta autoedición? ¿Ha conseguido la autopublicación estar al nivel de la edición tradicional en esos aspectos?

—En la autopublicación todo depende del autor y de su economía. De que, una vez escrita y revisada (si es cien veces mejor que diez) su obra pase a manos de un buen corrector, de un maquetador, portadista, etc. Esos son los servicios imprescindibles, como lo son en una editorial, y sé de buena tinta que muchos autopublicados lo tienen en cuenta y, de su propio bolsillo, corren con todos los gastos para que el resultado sea increíble y no tenga nada que envidiar a los libros que salen con editorial.

—¿Cuál fue su mayor error al autopublicarse? ¿Y su gran acierto?

"Mi mayor error al principio fueron el desconocimiento, la impaciencia y las prisas"

—Mi mayor error al principio fueron el desconocimiento, la impaciencia y las prisas. El gran acierto fue presentarme al Premio Literario de Amazon en 2016, con la suerte de quedar finalista con La viajera del tiempo, algo que me dio más visibilidad y oportunidades editoriales que, si bien no busqué, aproveché.

—Para finalizar, un consejo “imprescindible” para todos los que en este momento están pensando en autopublicar su obra.

—Que la revisen mil veces. Que cuando le den al botón de publicar, la obra esté impecable y el autor satisfecho de sí mismo y del trabajo realizado. Luego gustará más, gustará menos, porque ya se sabe que para gustos colores y estamos expuestos, pero que cuiden y disfruten de cada paso, desde la cubierta hasta la corrección. Que mimen su obra y que el resultado sea profesional. Una vez se tiene todo esto, llega la segunda parte, darla a conocer en redes sociales, y ahí es donde hay que sacar casi casi el mismo ingenio que has tenido para lo más difícil, que ha sido empezar y terminar tu historia.

4.6/5 (28 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios