Inicio > Libros > No ficción > Pensamiento libre
Pensamiento libre

“Utilidad de las desgracias” se titula uno de los artículos reunidos en este libro de Fernando Aramburu, que le ha servido como título general para el conjunto de textos que se recogen en él. Todos ellos son artículos publicados antes en la prensa. Hay una larga tradición en la literatura española de autores que escribieron en los periódicos. El momento cumbre es el siglo XIX, en el que la prensa publicaba cuentos, leyendas, poemas narrativos, artículos de costumbres. Larra es el referente fundamental de esta tendencia, pero también otros autores como Galdós, Clarín o Pardo Bazán hicieron del articulismo un territorio en el que coincidían el periodismo y la literatura. Los autores del 98 dieron impulso a este género literario a principios del siglo XX; y tras la Guerra Civil, alcanzó cotas de gran calidad en la pluma de escritores como Cela, Delibes, Umbral, Antonio Gala o Vázquez Montalbán. Actualmente el artículo literario manifiesta una gran diversidad de formas y estilos. Los artículos que Arturo Pérez-Reverte publica semanalmente desde hace casi treinta años son una referencia de la importancia y calidad literaria que el género ha adquirido en las últimas décadas. Otros autores como Millás, Manuel Vicent, Muñoz Molina, Juan Manuel de Prada, Rosa Montero, Elvira Lindo o Javier Marías, por citar algunos de los más representativos, han escrito algunas de sus mejores páginas en este género híbrido y fundamental en la historia de la literatura que es el artículo literario.

"La literatura de Fernando Aramburu se caracteriza por la búsqueda del vocabulario certero y la preocupación por la exactitud"

Fernando Aramburu comenzó a publicar a mediados de 2017 un artículo semanal en el diario El Mundo. Lo hizo durante 81 semanas. Este libro es una selección de esos y otros textos. No están publicados aquí cronológicamente como fueron apareciendo en las páginas del periódico, sino agrupados en siete apartados, que muestran de manera clara los temas que en ellos trata el autor. “Recordar una vida” reúne algunos recuerdos de infancia y de los años de universidad, imágenes de su etapa como profesor, anécdotas y experiencias vitales. “Disfrutar del presente” recoge artículos que tratan sobre la ópera, el fútbol, paseos por el parque y algunos viajes por distintos países. “Entregarse a un oficio” son reflexiones sobre el trabajo de escribir. La vida de Fernando Aramburu es, entre otras cosas, “una vida en libros”, como él mismo la califica; y de su experiencia de lector trata “Apasionarte con la lectura”. Pero también, durante 24 años, fue profesor, actividad que le inspira algunos artículos agrupados bajo el epígrafe “Creer en la educación”.

De los siete bloques temáticos que componen este libro, “No olvidar el dolor de los demás” reúne algunas de sus páginas más emotivas, al hablar de las víctimas de ETA. Son los artículos que conectan con la temática de Patria, la novela por la que Fernando Aramburu será recordado en la historia de la literatura.

Todos los artículos del libro muestran unidad en el tono y en el estilo con el que están escritos. En el lenguaje, la literatura de Fernando Aramburu se caracteriza por la búsqueda del vocabulario certero y la preocupación por la exactitud. En el tono, hay tres rasgos que definen estos textos. En ellos predomina la voluntad de evocación del propio pasado. Muchos de los artículos del libro son ejercicios de memoria. “Vivir en el extranjero despierta en uno tendencias fuertemente autobiográficas”, escribe el autor, afincado en Alemania desde su juventud (p. 169).

"El tono de las reflexiones es sereno y pausado. Aramburu escribe desde la franqueza"

En segundo lugar, destaca en el libro la capacidad de observación, la radiografía de los gestos. Muchos de los párrafos se basan en la observación de conductas. En un artículo se detiene a contemplar de qué manera posan los visitantes ante el cuadro de un museo; en otro el comportamiento en el tren; en otro detalla cómo abrazan las personas… La literatura está hecha de atención a los detalles.

De esa observación de la realidad surge la tercera característica de estos textos: su inclinación al análisis. El tono de las reflexiones es sereno y pausado. Aramburu escribe desde la franqueza. Rechaza la hipocresía de este tiempo en el que “militantes de esto y de lo otro, personas que en público se declaran partidarias de esta o la otra ideología, y en lo hondo de sí no creen una palabra de lo que dicen” (p. 225).

La actitud de estas páginas no es enfática. No hay acritud en ellas. No están exentas de un humor franco, irónico a veces y hasta socarrón. Pero no soslayan la crítica. “Sabido es que el totalitarismo se afana por limitar el radio de acción de la crítica y por silenciar la disidencia”, se lee en la página 273. Sin embargo, en las reivindicaciones que contienen estos textos no hay crispación. Con una postura ética, escribe: “la llamada memoria histórica debería servirnos para algo más que ajustar cuentas, reavivar rencores o tratar de cambiar a voluntad el signo de los viejos tiempos” (p. 70). El autor califica las páginas de Utilidad de las desgracias y otros textos como “ejercicios de pensamiento libre”. Y lo explica así: “me importó expresarme en cada artículo con entera libertad mientras tal privilegio esté permitido en España. Ya se verá por cuánto tiempo” (p. 12).

———————————

Autor: Fernando Aramburu. Título: Utilidad de las desgracias y otros textos. Editorial: Tusquets. Venta: Todostuslibros y Amazon

5/5 (11 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)