Inicio > Firmas > El bar de Zenda > Bond, James Bond
Bond, James Bond

Puestos a imaginar, imaginen que estás en casa dándole a la tecla, y llega la visita. Buenos días, caballero —ahora todos somos caballeros—, venimos a ver si le interesa escribir el guión de la nueva película de Bond, James Bond. Y le vamos a pagar una pasta. Así que, interesado en lo de la pasta, los haces pasar, les sirves un café y te sientas a discutir los términos del asunto. La verdad es que me apetece, dices, pues siempre me gustó mucho, tanto en las novelas como en las películas, ese toque de chulería masculina, marca de la casa y del personaje, que tan bien encarnaron Sean Connery —mi favorito— y Pierce Brosnan, incluso Daniel Craig en Casino Royale, pero que parece perderse en las más recientes películas. Porque en la última, con el oso de peluche y las lágrimas y tal, al amigo Bond se le ve un poquito moñas.

Es lo que dices, más o menos. Y en ese punto te mosquea que tus visitantes hayan cambiado una mirada de inquietud. Bueno —dice uno—, en realidad de lo que se trata es precisamente de eso. De adaptar a 007 a los tiempos que corren. Hacerlo más de ahora, más natural. Más trendy. Al escucharlo, desconcertado, alzas un dedo objetor. Disculpen, dices, pero lo natural es que Bond sea un asesino, un mujeriego y un hijo de puta con ático, piscina y balcones a la calle, como lo concibió su autor. Un tipo peligroso y duro, y eso es lo que en él buscan sus seguidores, entre los que me cuento desde hace sesenta años. ¿Me explico?

Temo haberme explicado demasiado bien, pues mis interlocutores se sobresaltan al unísono. Creo, apunta uno —son dos, paritarios, hombre y mujer—, que no capta el fondo de la cuestión. Se trata de desmontar a James Bond y hacerlo más asequible. ¿A quién?, pregunto. Y la señora, o como se diga ahora, responde que al público actual. A las nuevas exigencias. ¿Por ejemplo?, inquiero de nuevo. A la destrucción de los clichés heteropatriarcales, es la respuesta. Pero resulta que James Bond es así, respondo. Ian Fleming, su autor, lo concibió como un cliché heteropatriarcal con pistola y ciruelo siempre en activo. Es Cero Cero Siete, rediós. Si no, sería otro: 003, 010 o 091. ¿Por qué en vez de manipularlo no se inventan otro agente secreto y dejan a ése en paz, tal como a sus lectores y espectadores nos gusta que sea?

Imposible, responde el varón del binomio. El famoso 007 es lo que la gente pide. A eso respondo que James Bond es famoso justo por ser lo que es. Pero la sociedad actual —replica la otra— reclama nuevos enfoques: odres nuevos para vinos viejos. Pero eso ni es vino ni es nada, opongo; es un producto aguado e insípido, un fraude y una traición al personaje. Pero la pava hace como que no me oye. Incluso, prosigue impertérrita, queremos que el nuevo James Bond, en la próxima película, deje de vestir smoking y otras prendas clasistas, abandone su afición al juego y los casinos —su perniciosa ludopatía, precisa el acompañante—, se desplace en vehículo eléctrico no contaminante, tenga inquietudes ecológicas y deje de matar y practicar el sexo.

Levanto una mano adversativa. A ver, digo. Explíquenme eso. ¿Cómo que deje de matar y practicar el sexo? Estamos hablando de Bond, James Bond. Matar a la gente es su actividad profesional pública y picar el billete a señoras estupendas es su actividad personal privada. Es que lo de matar —señala mi interlocutor varón— es un acto reprobable que degrada al personaje. Y lo de las señoras estupendas, añade, término que consideramos machista y misógino, tampoco es aconsejable. Queremos que el sexo desaparezca del personaje, por las connotaciones de agresión que su práctica implica. Y que el concepto general sea de género fluido, ni carne ni pescado, ni vela ni vapor. Algo transversal, confirma la otra: transpuesto, transitivo, translatorio, transatlántico. Algo, lo que sea, que lleve el prefijo trans. Eso es lo deseable, aunque no excluimos la ilusionante posibilidad de una James Bond mujer: una Cera Cera Sieta. O un hombre elegetebeí, se apresura a apostillar el otro al ver la cara que pongo. Y a ser posible, apunta su prójima, afroamericano de color. O afroamericana.

Me los quedo mirando diez segundos mientras digiero aquello. ¿O sea —respondo cuando recobro el habla—, un James Bond de personalidad fluida, negro, pacifista, ecologista, gay, vestido por Ágatha Ruiz de la Prada y que se desplaza en patinete? Mis interlocutores se miran. Es una forma de resumirlo muy desagradable, dice uno. Incluso fascista, añade la otra mientras se levantan. Nos decepciona usted, señor Reverte. Igual resulta que no es la persona adecuada.

_________________

Publicado el 24 de marzo de 2023 en XL Semanal.

4.8/5 (1615 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest

65 Comentarios
Antiguos
Recientes Más votados
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios
Paula
Paula
1 año hace

Propongo una solución a mitad de camino entre los dos extremos, una solución «win-win»: el nuevo James Bond sí practicará el sexo, pero solamente con señoras de talla «plus size» – las que ahora están siendo incorporadas a las pasarelas de los desfiles de moda para que veamos qué inclusivas son las grandes marcas de ropa -.

Ricarrob
Ricarrob
1 año hace

¡¡No paro de reir, reir y reir, descojonarme, por supuesto!! Por no llorar. Porque las cosas, tristemente son así: escatológicas hasta la naúsea.

Pero, me defrauda usted, don Arturo. ¿Le llegan a casa dos podemitas y no las hecha directamente? Le disculpo si le llegaron disfrazadas y no con ropa de Prada. ¿No le ofrecieron un cambio de sexo gratis, implícito en el contrato?

En el fondo de todo, ingeniería social: la maldición bíblica que nos a caído y con la que adláteres e ideólogos de la izquierda se han propuesto cambiar esta sociedad para que no quede nada de lo que la naturaleza ha creado. Porque arguyen que todo lo existente son constructos sociales. ¡Como si la sociedad no la formásemos todos, desde las cavernas, sociedad conformada desde los imperativos naturales! Que los delfines practiquen sexo con las delfinas, los elefantes con las elefantas, que las ballenas amamanten y cuiden a sus crias, etc, son contructos sociales.

Tratan de construir algo artificial, al gusto de unos ideólogos descerebreados que intentan imponernos su post-diseño social (jekilles locos como cabras, con perdón hacia las cabras). Ya no se trata de feminismo o machismo, no, aunque se enmascare bajo esa careta. Va más allá, mucho más allá. Es una orgía de conversión social que deje al individuo, solo, sin familia (la familia es su enemigo; la de los demás, claro) y totalmenta manipulable y a merced del poder totalitario. ¿Cómo desvirtuar la familia? ¿Cómo terminar con ella? Esta claro, si creamos tropecientos tipos de familia hasta hacer a la familia tradicional irreconocible, nadie se va a aclarar a donde pertenece. ¡Terminar con el soporte social desde que somos humanos! ¡Qué barbaridad!

Y, mientras, eslavos y orientales, observando nuestra autodestrucción, descojonándose hasta las trancas. No les hacen falta armas atómicas. Solamente dejarnos solos y… observar nuestra decadencia salvaje.

¡¡¡Manda huevos!!!

Paula
Paula
1 año hace
Responder a  Ricarrob

Respecto de la ideología de género como construcción meramente social… ha habido un increíble experimento: el caso «Bruce-Brenda Reimer». https://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2021-12-05/historia-david-reimer-criado-nina-nino-psiquiatria_3334848/

Ricarrob
Ricarrob
1 año hace
Responder a  Paula

Muy aleccionador. Como otros muchos casos que se están dando de arrepentimiento. Y sin vuelta atrás. No se puede estar cambiando de sexo todas las semanas. Los niños y los jóvenes son tremendamente influenciables y sugestionables, por la publicidad, por los medios y por los profesorcitos progres. También hay adultos sugestionables. Y sin familia…

«Yo también me siento diferente, me siento que soy una orca y estoy decidido a hacerme un cambio de especie. Necesito ser una orca y estoy en mi derecho. Que me hagan el cambio, la operación trans-especie. Y pagado por la Seguridad Social, claro».

Ir en contra de la naturaleza, que es sabia, siempre ha sido un desastre.

Celsa
Celsa
1 año hace

¡Pues como pillen a John Wayne..!

Canuto
Canuto
1 año hace

Don Reverte, hay que j.d.r.s.!
Mientras tanto, los chinos, Putin, etc. a lo suyo.
A comernos la tostada

Javi
Javi
1 año hace

Y vegano!!!

Julia Camba Dapena
Julia Camba Dapena
1 año hace

Sr Pérez Reverte,existió realmente esa situación o es una creación suya?
Porque si fue real, demuestra que estamos yendo hacia el fin de la civilización en la que nada parece estar bien.
No existe ética ni estética, los cambios que pretenden hacer los políticos no tienen sentido, de verdad esas personas han estudiado algo?
He leído que pretenden modificar las novelas de Agatha Christie, es que ya no hay seres inteligentes que aporten ideas a las nuevas generaciones y nos deslumbren con algo extraordinario?
Mirando hacia atrás sin ira, comparo el mundo de mi generación repleto cambios importantes, con intereses culturales, científicos y politicos, al que hemos respondido con entusiasmo intentando aprehender todo lo que nos ofrecía.

Juan Carlos
Juan Carlos
1 año hace

Creo que tenían bastante razón en sus conclusiones; no eres la persona adecuada para descuartizar a 007, como tampoco yo formo parte del público adecuado para asistir a su desmantelación oficial.

Isabel
Isabel
1 año hace

A ver, ahora hay una autora que ha creado un 007 afroamericano y homosexual. Creo que el título de 007 es sólo es, un título. Si 007 muriera, le darían ese número a cualquier otro, con lo cual podría ser un afroamericano.

De todas formas, hay que ser coherente con el personaje principal en otros aspectos. Si se le quiere hacer homosexual, tendrá que ser un chulo prosmísculo. 007 es lo que es, un asesino. Eso no debería cambiarse. A ver si va a ser que tanta violencia en nuestras vidas reales se debe a que ya no hay válvula de escape para ésta como es el cine, la literatura o el teatro.

Odio el adoctrinamiento.

Sergio Borrallo
Sergio Borrallo
1 año hace

¡Muchas gracias por su artículo D. Arturo! Estoy hasta las mismísimas gonadas de la actual moda de destrozar personajes clásicos para «adaptarse» a los nuevos tiempos. Me parece una absoluta falta de respeto al creador del personaje y a sus seguidores.

Me parece genial que hagan un nuevo agente 069 que sea mestizo africano-asiático, homo-transexual de género fluido, obeso y calvo con melenilla, y le den una trilogía de películas, pero por favor no destrocéis MITOS como James Bond, un personaje clásico con sus bondades y defectos, que es parte de mi vida y mis memorias.

Por cierto, debo confesarlo, mi Bond favorito es Roger Moore, y mi peli favorita es «La esp´´ía que me amó». Lo siento, soy consciente de mis pecados 🙂

Basurillas
Basurillas
1 año hace

¡Menuda visita! Y eso que se les olvidó señalar a don Arturo que también cambiarán lo del vodka y vermú blanco, agitado, por una bebida isotónica con sabor espurio a lima. Y nada de expresiones revertianas como la de «picar el billete a las señoras estupendas», no. Lo más que se permite en la aséptica sexualidad actual, sin intercambio pecaminoso de fluidos de todo tipo y sin empotramientos de lujuria contenida, sería un sibilino mensaje, etéreo, diluido, de promiscuidad consentida por acta notarial.
En definitiva, un personaje que deja de ser lo que encandila a los hombres y a, tal vez, a un buen círculo de mujeres, a las que tampoco amarga un dulce de vez en cuando; que para un soso con tripa cervecera y calvicie ya tienen a su marido o al emplumado vecino del cuarto, que le pregunta por la salud de su perrita en el ascensor todas las mañanas.
Señoras y señores censores intimos de nuestra sociedad ¡vayanse de una vez a hacer puñetas! que ya sabemos lo que hacen ustedes todas las mañanas, encerrados bajo mil capas y secretos, tras consultar las novedades de su página de pornografía preferida.

Sergio Pérez
Sergio Pérez
1 año hace

¡Me parto! Genial, de verdad, sublime, Cera, Cera, Sieta, es que no se puede ser más gamberro. Ains, que me duele la tripa de reír.

ike
ike
1 año hace

Que gente, no respetan nada

«lo natural es que Bond sea un asesino, un mujeriego y un hijo de puta con ático, piscina y balcones a la calle, como lo concibió su autor. Un tipo peligroso y duro, y eso es lo que en él buscan sus seguidores, entre los que me cuento desde hace sesenta años»

Por esto vamos a verlo

Gabriel Fernández
Gabriel Fernández
1 año hace

Hace años pensé que la película Demolition Man era un tanto exagerada de como sería un posible futuro, últimamente pienso que no sé si será peor.

Lucas
Lucas
1 año hace
Responder a  Gabriel Fernández

Estaba pensando justo lo mismo, que además el 007 sepa coser y bordar

Pepe Cuervo
Pepe Cuervo
1 año hace

Para la nueva versión del Quijote, Don Alonso Quijano y su servidor Sancho Panza, serán pareja fluida no binaria, con connotaciones pansexuales. ¿Qué no?… Dadles tiempo.

Alexander
1 año hace

No puedo estar más de acuerdo ! Lo auténtico no se cambia, por éso es auténtico…
Reverte fantástico, como casi siempre…

Josu
Josu
1 año hace

Absolutamente genial. Tengo la poca fortuna, o no, de haber nacido en la generación «millenial». Y digo «poca fortuna, o no» porque gracias a los medios que disponemos podemos sumergirnos en el las películas de los Bond de verdad o novelas sin editar para no herir a los lectores. Reafirmando que, en ciertas cuestiones, cualquier tiempo pasado fue mejor.

Desheredado
Desheredado
1 año hace

Esto no puede acabar bien. No puede. Es filosóficamente imposible que la estupidez al uso se filtre por todas partes de esa manera. Culpa nuestra, claro, que, en vez de levantar la voz y entonar el «cagontó» (punto com) tragamos como idiotas. Hacemos una mueca despectiva y decimos «esto no puede acabar bien»
«Return»

David Puente Domingo
David Puente Domingo
1 año hace

Totalmente de acuerdo; ya te mandé este poema que cabreado escribí al ver eso, que no era un Bond
Bond, James ¿Tú también?
Acaso lo héroes no mueren,
acaso las leyendas no son eternas,
acaso varias caras no eran lo mismo,
acaso luchabas contra el mal no con la muerte,
que te amaba, cómo no,
a la que servías, usabas, burlabas;
entonces, Bond, James Bond
¿quién te ha traicionado?
¿quién ha osado, mito, hombre, amante,
ponerte a hacer un desayuno?
¿quién te ha otorgado, asesino, el don de la vida?
Porque te ha matado,
por traicionarla a ella,
a la muerte,
que te quería vivo,
tenías licencia para matar y vivir,
tiempo para huir siempre
y
amarla a ella, cualquiera, bella
por un instante,
y dejarla
luego
para seguir matando,
para seguir viviendo.
Ahora
te has ido
¿tu también, Bond?
No
tu no, no era tu,
era otro
otra cosa,
uno poniendo un desayuno

Enrique Liñan Calvillo
Enrique Liñan Calvillo
1 año hace

Genial.

Javi
Javi
1 año hace

Creo que en realidad lo que estaban proponiendo es hacer una película sobre Tintin.

Ricarrob
Ricarrob
1 año hace
Responder a  Javi

Que no, que tampoco, que el capitán Haddock es trans y Tintín se ha declarado mujer…

Beatriz
Beatriz
1 año hace

El artículo me parece sublime y suscribo todo lo que dice el señor Pérez-Reverte. Menos mal que nos quedan tantas buenas películas de James Bond, porque no me fio nada de lo que vayan a hacer a partir de ahora.

Jorge
Jorge
1 año hace

Me recuerda a los batidos de brócoli y a la gente tarareand jingles de publicidad de la pelicula «Demolition Man» de Stallone

José Alfredo Salazar
José Alfredo Salazar
1 año hace

Pues qué bueno que no lo es.

Angel
Angel
1 año hace

La sociedad ha perdido el norte, los burros vuelan y son de color de rosa, aparte de ser lector de todas sus obras y por tanto no demasiado imparcial en mi opinion sobre lo leido, lo suscribo totalmente, las cosas son como son y no como pretenden ciertas personas, que con su poder e influencia intentar crear una «nueva sociedad» que nadie demanda, pero que «oculta» muchas verguenzas que se producen en otros muchos ambitos. Bond es Bond y punto. Ahi se deberia quedar este asunto y muchos otros. Pero los medios son un poder descomunal y estan haciendo que personas de toda indole, no demasiado fuertes mentalmente esten empezando a ver burros volar y ademas verlos de color rosa.
Un saludo a mi escritor mas admirado.

Medina Cristian Medina
Medina Cristian Medina
1 año hace

Definitivamente no es el Bond que queremos. Mejor dejenlo muerto pero conservando su dignidad. Los que somos admiradores de las películas de 007 somos de una época diferente a la de los tiempos que corren. Con gustos, intereses y perspectivas diferentes. Yo no me siento parte de esta «nueva sociedad» que a su vez tiene sus gustos particulares. Por eso opino que mí generación es la consumidora de las películas del agente y sus clichés. Nosotros somos consumidores de ese «producto», es algo pensado para nosotros no para ellos. Si en algún momento, por ésas vueltas de la vida, un productor lee ésto. Le pido que deje muerto al personaje que tantas veces nos hizo vibrar de emoción, antes de llevarlo a ser parte de esta sociedad que se cree mejor, pero que con el paso de los años se va a terminar destruyendo por la incapacidad de sostener su propio discurso.
Yo no iría a ver una película nueva con un James «distinto». Ya es demasiado digerir un James Bond padre…. Qué sigue James Bond llevando a la escuela a su hija? Su hija presentándole el novio? James Bond peleando l custodia en un juzgado?…

Hector Jorge DjivarisHE

Bien explicada , la estupidez , que estamos viviendo …

Gabriel
Gabriel
1 año hace

jajaja. No puedo estar más de acuerdo.
Y el resumen de todo está en esta pregunta:
«¿Por qué en vez de manipularlo no se inventan otro agente secreto y dejan a ése en paz, tal como a sus lectores y espectadores nos gusta que sea?»
E igual que pensamos en James Bond hagámoslo con Superman, Batman, etc…

Daniel Jacques
Daniel Jacques
1 año hace

Brillante , como siempre

Alberto
Alberto
1 año hace

Anda y que les den! Tontos del culo!

Beatriz
Beatriz
1 año hace

Brillante! Come siempre.

Enrique Liñan Calvillo
Enrique Liñan Calvillo
1 año hace

Parece que nadie se atreve a comentar que el artículo refleja el pensamiento de muchos, del mismo modo que la propuesta de la parejita, también es el pensamiento de muchos …quizás deberíamos hacer un referéndum y si gana que se mantenga tal cual fue creado, y es y ha sido, con sus dos ceritos pues estupendo…y si el referéndum lo ganan los otros lo proclamamos independiente, sólo dependiente del pendiente de esa gente.
Esto es la modernidad? El progreso? El Futuro? Pues vaya mierda!
Ahora que se acerca la Semana Santa podíamos prohibir las imágenes de las diversas procesiones de este país, que dan mucha pena…. y sacamos a los apóstoles, a Jesús, a los judíos y a los romanos , y hasta a la Virgen, todos de fiesta, bebiendo Heineken y pasándolo de puta madre mientras unos quieren reivindicar el 8M y otros ser independientes, y otros…bla bla bla .
No comment.

Eneas
Eneas
1 año hace

El otro día un tipo me llamó racista por escribir en un foro que si Dumas, que por cierto era negro, no puso mosqueteros negros en «Los tres mosqueteros» sería porque no había en esa época en Francia, y que ahora no pinta nada un mosquetero negro en la película. Y hasta dijo que era su deber moral luchar con la gente como yo (que se ha leído los libros) para que no triunfara el racismo.

Y cuando dije que Javier Bardem no debería hacer de freemen en Dune porque los fremen son negros (piel «olivacea», que es el eufemismo de los anglosajones para decir «negro» porque no saben que hay aceitunas verdes) otro en cambio me llamó fascista porque me estaba metiendo con Javier Bardem.

Es que no sabe uno cómo acertar…

Pepe Cuervo
Pepe Cuervo
1 año hace
Responder a  Eneas

Digas lo que digas o hagas lo que hagas, siempre habrá un gilipollas ofendido, así que, sé tú mismo.

Alberto
Alberto
1 año hace

Imagino que esto es un relato no real, una licencia literaria del autor, una forma resumida y amena de hacernos ver el nivel de gilipollez imperante al que hemos llegado, de ignorancia y de incultura; porque si fuera un relato basado en hechos reales…pues lo que decía antes más acalorado: Anda y que les den a los tontos del culo!

Gabriel Pedrero
Gabriel Pedrero
1 año hace

¡Genial, don Arturo!

enrique garcia
enrique garcia
1 año hace

Joer que panzada a reir…..

Rigel Miron
Rigel Miron
1 año hace

Hola, he tenido la oportunidad de leer está columna y no tengo el gusto en conocerlo, pero si le digo con todo respeto que estoy TOTALMENTE DE ACUERDO CON USTED, está ola, moda o el adjetivo calificativo que se le quiera dar, ya es insoportable; entiendo muy bien que los tiempos cambian y que hay que adaptarnos, pero ¡NO MÁS!, por estar de acuerdo y hacer feliz a esta «nueva sociedad» no permitamos que se sigan destruyendo las cosas, debemos entender los momentos y los tiempos en qué se hicieron, eso es todo, porque mi pregunta ahora es ¿debemos modificar ahora toda la literatura, películas, obras de artes, etc, para no molestar a nadie? Ya veo haciendo los cambios en la Hilada o la Odisea, en mi caso, soy Mexicano y muy orgulloso de serlo y que se prohíba ver las películas del Inmortal Pedro Infante… Ojalá y esto ya tenga un freno. Al igual que usted, Sony fanático de James Bond y hacer lo que le pedían hacer es prácticamente matar y acabar con el personaje. Le agradezco mucho su columna. Un saludo desde la Ciudad de México. Atentamente, Rigel Mirón

Pedro Vallejo
Pedro Vallejo
1 año hace

En “paritarios”, juro que me pareció leer por un momento “parasitarios”.

Elena García
Elena García
1 año hace

Evidentemente no era la persona adecuada.Pa morirse, no sé si de risa o de asco. Qué catetez mental la que nos toca en estos años.

Josey Wales
Josey Wales
1 año hace

En el fondo, la culpa sería suya, por dejar entrar en casa a unos perturbados.

Ricarrob
Ricarrob
1 año hace
Responder a  Josey Wales

Perturbados. Lleva usted razón, sr. Wales. Pero es una definición fina. Locos de atar, quizás sería más correcto. Y, entre todos, los hemos dejado entrar en casa y han tomado el poder. Y como imagen gráfica, que tanto gustan, el cuadro de El Bosco, «La nave de los locos». Por favor, deleitense ustedes viendo despacio este cuadro ya que es premonitorio del gobierno que tenemos ahora y alguno de los del pasado reciente.

Saludos.

Josey Wales
Josey Wales
1 año hace
Responder a  Ricarrob

Exacto, lo ha visto usted muy bien. Todos los políticos actuales pertenecen al mismo partido, aunque las siglas cambien. Estos trágalas vienen de arriba.

Maria
Maria
1 año hace

Si hombre si. No sería para el guión de anacleto?

Luis Jesus
Luis Jesus
1 año hace

D. Arturo, nosotros ya tenemos a nuestro 007 patrio….se llama «Falcó»…. a si que a ver cuando nos deleita con su siguiente aventura.

Pepe Cuervo
Pepe Cuervo
1 año hace
Responder a  Luis Jesus

Amén, lo suscribo.

GUILLERMO
GUILLERMO
1 año hace

Excelente

Xoan
1 año hace

Muchas gracias Sr. Reverte `por proporcionarme tan estupenda ocasión de reírme a mandíbula batiente. Mi imaginación desatada se ha puesto a perfilar un Freddy Krueger bonachón y sonriente, luciendo una impecable manicura y cantando «Jenny yo te quiero, Jenny yo te adoro, como la salsa del pomodoro».
Por otra parte, hace décadas que el genial Francisco Ibáñez deconstruyó el mito Bond (y sus imitaciones) cuando les encontró un puesto de trabajo en la TIA a Mortadelo y Filemón. Cierto es que Ibáñez rebosa sentido del humor, imaginación y un muy saludable escepticismo. Virtudes de las que carecen, obviamente, sus impertinentes visitantes.

PACOL
PACOL
1 año hace

Estando mayoritariamente de acuerdo en todo lo que dice el señor Pérez-Reverte me gustaría señalar que la última película de James Bond, intitulada «No time to die», (en español «Sin tiempo para morir») es, a mi humilde juicio, una obra maestra de cinematografía, planificación , iluminación, argumento, acción trepidante, el villano perfecto y si, ¿por qué no? tiene su puntito sentimental lo cual humaniza al espía y nos ofrece un digno y épico final.
No es lo que Fleming quisiera, pero es un peliculón. Y si, si no cae el meteorito antes , vayámonos preparando para el 007 descafeinado y megapolíticamente correcto que se avecina. Saludos y gracias!!

Juan Canosa
Juan Canosa
1 año hace

Tal y como viene la cosa, y en son de la corrección política y social, habrá que reescribir toda la mitología griega, y aún más, hasta la biblia. Como decía un colega gallego: acojonante macho

Pachi
Pachi
1 año hace

Y lo jodido Don Arturo es que la visita y propuesta serán reales, aunque lógicamente tendrá sus matices, pero será real.
Mientras no le hayan pedido que reescriba sus novelas del Capitán Alatriste, ni tan mal.

Helena
Helena
1 año hace

A mi o que me llama la atención es que no haya más literatura censurada, Macbeth y Hamlet adecuados a los tiempos ? Gracias por hacerme reír, el Bond original se extraña

Javi
Javi
1 año hace

No he dejado de reír mientras lo leía, pero que grades verdades y cuánta tontería hay en este país

Trulymay
Trulymay
1 año hace

Gracias, muchas gracias, señor Reverte, es usted el único hálito de aire fresco, que aún podemos disfrutar… Ayer, en una comida familiar, me hacía una pregunta un joven de 42 tacos, ¿qué te parece lo de la Obregón? ¿Desde hace años procuro mantenerme a salvo de la curiosidad / cotilla, y del afán de etiquetar al interpelado, como cuando otra criatura, me pregunto por lo de sacar a Franco de su tumba? Al primero, interesado en la vida de Ana Obregón, un joven de 42, con salario mileurista y permanentemente cabreado con el sistema, que confía que se lo cambie Pablo ex-coleta o similar, le respondo… Apenas me entero de lo que pasa en mi casa, así que te puedes imaginar de lo de casa de esa señora…!! Insiste, pero, no te parece una barbaridad…? Me escapé como pude de su interés en saber si acertaba en mi opinión con la que él manifestaba, y a otra cosa. A la otra criatura preocupada por la exhumación del viejo dictador, le comenté que no me interesaba en absoluto lo que hicieran con los restos de ese sujeto, y como no parecía quedarse satisfecha, le explique lo que era un bledo, y su «importancia» en mi vida. Estoy cansado de conversaciones a golpe de titular, o de calificaciones personales en función del manual político sugerido por sus admirados líderes ocasionales. Su desconocimiento es casi absoluto, y su interés en adquirirlo., es más absoluto todavía. Contaba la “anécdota”, de un discurso del dictador, que pronuncio una perorata en la que decía, una vez acabada la P… guerra. “Españoles, hace tres años, estábamos al borde del abismo., hoy hemos dado un paso al frente…!! Pues eso.

Jose
Jose
1 año hace

Madre mía, a la de tonterías que estamos llegando. Cada día peor.

Guillermo Portillo Guzmán
Guillermo Portillo Guzmán
1 año hace

Como no tengo el placer de conocerle personalmente, usaré el tratamiento para desconocidos. Si sucediese esa hipotética situación, y hoy en día ha dejado de ser hipotética pues la han convertido en plausible, le ruego rechace la oferta sea de la cantidad que sea y deje a cero cero siete tal y como está. Y al que no le guste, que no vaya al cine.