Inicio > Firmas > El bar de Zenda > Por qué no escribo sobre política

Por qué no escribo sobre política

Por qué no escribo sobre política

Érase una vez un desgraciado país, violentado por ocho siglos de guerra entre dos maneras de entender a Dios —a mi entender, venció la menos mala—. Una tierra ingrata regada con sudor y sangre, poblada por infelices sometidos a reyes, curas, espadones y sinvergüenzas. Una nación que hizo cosas portentosas para destruirlas después, costumbre secular aquí, donde la envidia siempre fue pecado nacional y donde el rencor, tóxico destilado de siglos, envenenó cualquier intento hecho por hombres y mujeres buenos que acabaron, como no podía ser de otro modo, en el cadalso, la cuneta, la tapia del cementerio o el exilio. Este lugar donde, como escribió Julio Camba, el anhelo de un español no es conseguir un coche como el de su vecino, sino que su vecino no tenga coche.

Tras este simpático comienzo pueden ustedes, con razón, reprocharme excesivo pesimismo en el modo de abordar el asunto. Pero lo veo así y no de otra forma, de manera que no sé por qué debo meterle esperanzas, parajitos y arcoíris. Quizá sean la edad, las lecturas o la vida que uno vivió, pero da lo mismo: en los últimos tiempos, algunos lectores —y un lector es siempre un amigo—, preguntan por qué ya no escribo casi nunca sobre política. Por qué, a diferencia de antes, no repaso la actualidad diaria y después de treinta años en esta página me enroco cada vez más en mi mundo, mis recuerdos, mis amigos, mi biblioteca. Por qué, o sea, acabó el tiempo en que llamaba soberbio arrogante a Aznar, idiota solemne a Zapatero, cobarde acomplejado a Rajoy, pistolero sin escrúpulos a Sánchez, o hijos de la gran puta a tantos golfos, ladrones y sinvergüenzas —en esto ellas no son mejores que ellos— que convierten la política en negocio donde todos trincan y medran.

Estoy cansado, oigan. Muy cansado. El tiempo me ha hecho llegar a ciertas conclusiones poco agradables. Una es la inutilidad del esfuerzo; y no hablo de mí, sino de gente mejor que yo. Si repasan las hemerotecas, verán que unos pocos periodistas y escritores contaron en sus páginas y artículos lo que pasaba e iba a pasar. Hicieron de Laocoontes y Casandras, labor ingrata que nunca sirve para prevenir nada —la gente adora los Titanic aunque se incline la cubierta, sobre todo si oye tocar a la orquesta—, pero sí para ganarse innumerables enemigos. Sin embargo, muchas de aquellas sombrías predicciones se han cumplido. No porque quienes las hacían fueran genios de la anticipación, sino porque era evidente que iba a ocurrir así, y no de otra forma. Y ahora, para justificar su infame gestión, para eludir la responsabilidad, para ponerse de perfil ante la contaminación, desprestigio o demolición de las instituciones y estructuras que hacen posible un Estado, la sucia clase política, liberada al fin de la necesidad elemental de guardar una mínima compostura, nos aturde con un populismo y una demagogia que insultan la inteligencia, desentierran fantasmas olvidados y los agitan sin pudor, olvidando —o ignorando, iletrados como son— que todo eso ya ocurrió muchas veces en nuestra historia y nos llevó a lugares oscuros. A navajeo entre vecinos y hermanos. A bien nutridas fosas comunes.

Rencor, es la palabra. En España, por razones históricas, sociales, culturales, no hace falta demasiado estímulo para resucitar, o utilizar, el viejo e indestructible rencor nacional: el nosotros y ellos, conmigo o contra mí. El no reconocer una virtud en el bando adversario ni un defecto en el propio. Y ese rencor, manipulado por quienes en su limitación intelectual, cobardía o vileza no disponen de otras herramientas, infecta las redes sociales, el periodismo, la vida. Y un público cada vez menos dispuesto a identificar la manipulación y la mentira compra gozoso, sin cuestionarlo, el dudoso producto que esa chusma pregona como si se tratara de crecepelo, recetas milagrosas o muñecas de tómbola.

¿De verdad quieren que emplee los años que me quedan en escribir sobre eso y la gentuza que lo hace posible?… Pues disculpen si no lo hago más a menudo. Es natural que de vez en cuando se me suba la pólvora al campanario, pero prefiero dedicar esta página a otras cosas. A buscar y describir, por ejemplo, pequeños reductos defensivos donde aún sea posible atrincherarse para seguir respetando, aunque se ponga muy cuesta arriba, esta triste España en que vivimos, tan incapaz de respetarse a sí misma. Quisiera mantenerme ajeno, en lo posible, a lo que un periódico republicano, en plena Guerra Civil y refiriéndose al bando propio, definió hace casi un siglo con un lúcido titular en primera página: Cuánto cuento y cuánta mierda.

_________________

Publicado el 2 de junio de 2023 en XL Semanal.

4.8/5 (1387 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest

58 Comentarios
Antiguos
Recientes Más votados
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios
basurillas
basurillas
11 meses hace

No me extraña, Don Arturo, que no desee perder tiempo, líneas o buen humor hablando de política, políticos y su politiqueo irritante, vulgar y vacuo. Porque cansan, frustran e incomodan. Pero en especial porque sobran; sobran todos -y todas, claro- siendo un lujo pernicioso, carísimo, penoso y desproporcionado que no nos podemos permitir, que no nos deberíamos permitir.
Ya me contarán que, para un trabajo donde sólo se necesitaría buena fe (que se presume siempre como establece nuestro Código Civil desde hace más de siglo y medio) y media neurona para discernir lo que está bien y lo que no (aunque muchos políticos no lleguen ni a eso o simplemente lo perviertan y rechacen), se deba montar todo este tinglado de siglas, intereses, ingente número de personas y el caudal enorme de dinero necesario para mantenerlas. Bastaría que se emplease la misma regla que se utiliza para algo tan trascendental como ser miembro de una mesa electoral o de un tribunal del jurado: le ha tocado por sorteo. Sí, fulanito o menganita, diría la notificación, por sorteo celebrado ante fedatario público en tal fecha, le ha corrrespondido ser Presidente del Gobierno , o miembro del Consejo de Estado, o vocal responsable de Las Hurdes por un periodo de dos años, con los los emolumentos preceptivos establecidos, por ejemplo. No me dirán que la cosa no sería extremadamente democrática, económica y eficiente; ya que, en definitiva, nos sobran todos y nos sobran sus permanentes y carísimas mandanguitas. Porque la política es poco más que eso, una mandanguita. Se lo dice uno que ha trabajado con ellos, de todas clases, siglas y condición casi treinta años.

Santiago Ahibe
Santiago Ahibe
11 meses hace
Responder a  basurillas

El discurso antipolitica tampoco es bueno y todos sabemos a quién le abre las puertas…si lo quiere cambiar hay que comprometerse desde adentro…participar ahí!…no señalando con el dedo desde el púlpito.

David Sepúlveda Pérez
David Sepúlveda Pérez
11 meses hace
Responder a  Santiago Ahibe

Respetosamente… Discrepo.
No se puede participar «desde adentro» cuando los que hicieron las reglas te partieron el lomo jodiéndote con ellas y garantizándose ellos mismos las ventajas, el reparto de sillas, el veto final.

Mirta Vazquez
Mirta Vazquez
11 meses hace

Desde adentro de la sociedad civil creo que sí porque en cada acto público de los que habitamos la «polis» estamos definiendo nuestra posición política. Otra cosa son los actos privados de los que somos responsables cada uno.

Ricarrob
Ricarrob
11 meses hace
Responder a  Santiago Ahibe

Sr. Ahibe, siento decirle que sus palabras me recuerdan al dircurso podemita en sus comienzos. Luego ya sabemos donde termina todo: vuajes a Nueva York y violadores a la calle. Si nos quita usted la posibilidad de señalar, con o sin el dedo, nos quita usted nuestro último recurso al pataleo. El día en que no podamos señalar con el dedo, las libertades habrán terminado y Unidos Jodemos estarán al timón, esos que tanto se comprometen.

basurillas
basurillas
11 meses hace
Responder a  Santiago Ahibe

Ante todo, señor, que si hubiese querido señalar algo o a alguien desde el púlpito…hubiera tomado hábitos, y no es el caso. En segundo lugar no es antipolítica, la gran mayoría de las políticas pueden ser defendibles total o parcialmente. Es un discurso el mío antipolíticos, es decir, los partidistas, aborregados, poltroneros, incumplidores de promesas, sin ética y muy similares entre ellos por sus prebendas y carísimos que tenemos por aquí. Y, en tercer lugar y siendo coherente, no voy a mezclarme y unirme con una gente con la que, en esa faceta, no comulgo: demasiada parafernalia, demasiado tiempo perdido en monsergas en lugar de empearlo pensando como solucionar problemas reales de la gente (¿usted, por ejemplo, se ha planteado la cantidad de tiempo que invierte un político en cortar una cinta en una inauguración, o en echarse unos bailes en un mitin, o en preparar y acudir a charlas, entrevistas o programas muchos ya apañados, etc?). ¿Cómo me voy a comprometer desde dentro con toda esa parodia y despilfarro? Es más, ya intentaron en los años ochenta (omito las siglas que seguro supondrán) meterme en la política, y lo rechacé en pos de una carrera de profesional objetivo, aséptico e imparcial. ¿Sabe como intentaron atraerme: llevándome a una casa de lenocinio. Eso es lo que ellos entienden por «comprometerse desde dentro» como usted indica. Sigo diciendo que no cuenten conmigo, póngase en mi lugar. Saludos.

adela torras
adela torras
11 meses hace
Responder a  Santiago Ahibe

En el interior de cada ser está la verdad, allí allamos el camino para la prosperidad y la paz y si entraramos en él muchas mujeres y hombres, otro gallo nos cantara.
La política está perdida. No vamos mejorando a la humanidad sino al contrario. Gracias por estar.

Ricarrob
Ricarrob
11 meses hace
Responder a  basurillas

Esto se intentó ya en época de Pericles y la cosa no salió del todo bien, terminó en fiasco. Eso sí, le doy la razón en que, por sorteo, hay alguna posibilidad de dar con alguna persona mínimamente racional. Con el sistema de partidos pesebrarios que tenemos, llega al poder lo peorcito tanto en sentido ético y moral como en inteligencia. Así puestos, igual nos traía más cuenta poner a chimpances o, como hacen los empresarietes, subcontratar los cargos y que un comité de intelectuales, de los de verdad, mandara al paro, en cualquier momento, a quien no sirva.

Saludos.

basurillas
basurillas
11 meses hace
Responder a  Ricarrob

Si hubiera una ínfima posibilidad de que mi sistema propuesto de elección prosperase, sería un placer comprobar que el azar acertó, eligiendo a personas como usted para un puesto público de responsabilidad. También Saludos.

Charo
Charo
11 meses hace
Responder a  basurillas

Entonces sería como cuando te toca ser presidente de la comunidad de vecinos, que, salvo el sr Cuesta de la serie, o su vecino pescadero, nadie quiere serlo, jijiji

Mirta Vazquez
Mirta Vazquez
11 meses hace
Responder a  basurillas

Los políticos han perdido credibilidad en Argentina y también en España por lo que leo. Sin embargo… Les pido que recuerden los años de dictadura/s en ambos países y elijan el mal menor.

LoQueNoHayasVistoYaTúSolito
LoQueNoHayasVistoYaTúSolito
10 meses hace
Responder a  Mirta Vazquez

Elegir el mal menor es una de las trampas en las que caemos sistemáticamente. Porque es una trampa tendida por ellos mismos, lo advirtamos o no, en la que caemos, por ejemplo, votando. No hay que elegir el mal, ni menor, ni mayor. Lo que hay, en todo caso, es que frenar en seco ante un sistema que, aun no siendo el peor, permite y propicia que convivan muchos males distintos, pero ninguno bueno.

Última edición 10 meses hace por LoQueNoHayasVistoYaTúSolito
Luisa
Luisa
10 meses hace
Responder a  basurillas

No señor!!
No estoy de acuerdo con que un icono de la información comedida, esmerada, ilustrada y tantos otros adjetivos, tire la toalla!!!!
Entiendo que se retire a un rincón solitario, pero la lucha es la pluma o la lengua… Y de momento, esa es nuestra fuerza
Con respecto a la política, si queda esperanza y se llama vox, es mi melón por calar. Fuera complejos!!!!!
No es extrema derecha ni mucho menos. Es simple y sencillamente sentido común.
Si estoy cansada de ppsoe. Basta!!!!
Democracia comedida en vena. Ya está bien!!!!!
Un saludo y, por favor, siga Vd. deleitándonos.

Ricarrob
Ricarrob
11 meses hace

Bueno, don Arturo, nos aproximamos bastante en edad y quizás por ello las sensaciones y las reflexiones se aproximan bastante, eso si, aproximadamente. No sé si estas aproximaciones son aproximadamente una decantación de vivencias repetidas gracias a la edad o como maldición de ella, no lo sé.

Por ejemplo, lo de cosiderar como amigo a un lector, en ello, nos aproximamos. Yo tambien considero que leer a alguien, sobre todo si se hace de forma continuada y a lo largo de años, que un autor es un amigo, aunque no hayamos tenido nunca una charla. La lectura no deja de ser un diálogo, una comprensión, una aproximación. Creo que, aunque el autor no lo crea, no lo entienda, reniegue de ello o no se lo proponga, el lector persistente termina por aproximarse a la idiosincrasia del autor, navegando entre sus letras, sus diálogos (que a veces son diálogos con los lectores), sus excentricidades, sus exabruptos, sus introyecciones y su inconsciente volcado en palabras y frases de su propio inconsciente. Aproximadamente, claro.

Por todo esto pienso que los políticos no leen o lo hacen mal aunque se vanaglorien de hacerlo y de incluso recomendar libros que no han leído. Pero ya se sabe, algunos son marxistas sin haber leído a Marx y otros son neoliberales sin haber leído a Hayek; unos se hacen aconsejar por Stiglitz sin haberlo leído y otros de Friedman y sus boys sin haber leído ni una de sus frases. País. Ni siquiera se aproximan.

Es una pena. En España la política siempre ha sido una materia escatológica. Lo malo es que los salpica a todos. Y, lo peor, es que muchas veces, todo esto ni siquiera es un asunto ideológico, lo que ya sería malo, sino que todo se hace con el único propósito de no dar un palo al agua, de vivir a costa del pueblo, sin aproximaciones.

Dante tiene reservado un infierno especial para los políticos españoles: un inmenso lago lleno de excrementos con todos los políticos inmersos en él y sin poder salir ni tampoco hacer pie; solamente de puntillas. Si Dante no lo escribió, merecía haberlo escrito. De todas formas, tarea imposible, debería obligárseles, sin aproximaciones, para ecceder a un cargo, a leer a Dante. También a Virgilio, a Cervantes (no solo El Quijote sino también las Novelas Ejemplares), a Valle-Inclán, a Homero, a los Baroja, a Gregorio Marañón, a Freud por supuesto, etc. etc. Y los pocos que leen que no lo hagan para reafirmar su pobre ideario solamente. No solo hay que leer a Preston o a Gibson y quedarse ahí; es necesario leer también a Elliot, a Payne y a todos los que se pueda. Las visiones múltiples de la misma cosa enriquecen.

El otro infierno especial es para los periodistas o escritores que se atreven a ensalzar hasta el vómito a cualquiera de estos personajillos políticos. Abrevadero, que se llama. En estas mismas páginas de Zenda podemos leer algunos ejemplos de ello. A estos, les condenaría, por toda la eternidad, a leer una vez tras otra, la tesis doctoral sanchiana y luego comérsela. Todo ello, como digo, una vez tras otra, sin aproximaciones.

Leer, leer y más leer. Y leer de todo. Y comprender. Esta es la solución. Sin aproximaciones. Y capacidad de crítica, como dice don Arturo, ya que en este país nunca se ha comprendido que criticar lo propio, sin paños calientes, es lo más sano. Que es la única forma de mejorar. Pero no, es un tema borreguil, dogmático, fanático y puede que hasta genético por unineuronal, que se dice. Sin aproximaciones.

Hace usted muy bien, don Arturo. Aunque, de vez en cuando, también es sano, bueno para la salud, soltar toxinas, desfogarse y llenar de improperios, invectivas e insultos a toda esa panda. Y nadie mejor para ello que un maestro de la pluma y de la palabra. Los demás solamente nos aproximamos.

Saludos y hasta la próxima aproximación.

Ana V
Ana V
11 meses hace

Bravo capitán. Porque «escribir sobre ello» requiere pensar en ello y es tiempo precioso para: vivir (ikiru), amar, leer, aprender, reir, llorar, cuidar, desear… Lo que toque, pero elegido o generado por uno.
¡Otro jueves que comienza muy bien!

Pedro J. Alcázar-Izquierdo
Pedro J. Alcázar-Izquierdo
11 meses hace

Mi cafetito y primera tostada del día, con pan de apariencia medieval, han sido productivos. Gracias Sr. Pérez-Reverte.

Maria Graña
Maria Graña
11 meses hace

Me gusta su visión de la realidad y la comparto absolutamente, y me da pena que se desperdicie el talento y se prime la ineptitud y desvergüenza de los que se aprovechan de todos los honrados españoles que nos dedicamos a vivir de nuestro trabajo honradamente. Metete en política y vivirás de réditos aunque no valgas una m…!

Jose Delgado
Jose Delgado
11 meses hace

Es una especie de cansancio cuando se llega a entender la naturaleza humana y uno se pregunta ¿Qué sentido tiene perder mi tiempo?
Guardando la distancia con tan ilustre escritor y pensador me pasa lo mismo con mi país de origen, Perú.
Yo seguiré, pero no sé hasta dónde me dé el cuerpo.

Rosa lucas
Rosa lucas
11 meses hace

Don Arturo es usted un romantico
Con toda la razón que leo en su comentario y desde aquí una Valenciana y muy lectora suya le digo que yo cada cuatro años sigo llenado a votar
Todavía no he perdido la esperanza

basurillas
basurillas
11 meses hace
Responder a  Rosa lucas

Buenos días, señora. Yo también continuo votando; pero como mal menor, no como en las primeras elecciones a las que asistes: con ilusión, pensando en maravillosos cambios para todos, con romanticismo y casi en estado de gracia. Ahora, visto lo visto, el mío no es siquiera un voto de ideología, o de ánimo, o de mirar con orgullo al futuro. No, el mío es ya siempre un voto de castigo -por mentirme haciendo lo contrario que postulaban y sentirme por ello engañado- de venganza -por pensar que, nuevamente, mi precioso voto no ha servido para algo verdaderamente positivo- de ultraje -para darles donde más les duele y verlos volver con la cabeza baja a su casita y a la altura del betún. Un voto, en fin, de despecho y hartura. Le doy -ojalá aún la conservara- las gracias y mi enhorabuena por mantener aún un trocito de esperanza. Cordiales saludos.

Mirta Vazquez
Mirta Vazquez
11 meses hace
Responder a  Rosa lucas

¡Bravo Rosa! Es el «arma» de los «de a pie». No lo pudimos hacer durante las dictaduras, pero ahora creo que por allí se empieza para sostener esta democracia lograda y hoy en día tan vapuleada. En Argentina estamos por votar en breve y estoy tan entusiasmada como cuando lo hice en 1983 y retornamos a la democracia.

Ricardo
11 meses hace
Responder a  Mirta Vazquez

Mirta, no se donde estabas en los tiempos de plomo de La Junta Militar, pero aunque la democracia siempre sera preferible a dictadura, la democracia argentina es el reino de la Impunidad. Viviendo allí uno termina -como en todos lados- consumiendo las consignas y propagandas como si fueran verdades. No te quiero convencer de nada, al contrario, que te dure el entusiasmo en cada votación.

Mirta Vazquez
Mirta Vazquez
11 meses hace
Responder a  Ricardo

Ricardo, gracias por leerme y a Zenda por darme la oportunidad de dialogar con algunos lectores. En los tiempos de plomo estaba en Buenos Aires, donde nací, muerta de miedo y con una situación económica precaria y como los colegas con los cuales estudiaba y controlaba se fueron del país ( muchos a España) tuve que hacer psicología laboral porque por decisión responsable dejé de tener pacientes. El reino de la impunidad no lo impuso la democracia sino los sucesivos golpes de Estado del siglo XX y es verdad que la democracia no pudo revertir. El primer golpe fue en 1930 y el de 1943 tuvo como protagonista a Perón quien desde el poder lo extendió aún más hasta el 17/10/1945 cuando ya se había constituido en líder de los trabajadores desde su puesto en la Secretaría de Trabajo. Hace 80 años que hay hegemonía del discurso peronista en Argentina por eso voto con entusiasmo porque es la forma que tenemos de revertirlo. Quizás lleve un tiempo más, los fanatismos y el caudillismo dura mucho tiempo. Uds lo saben. Aclaro que tantos otros trabajábamos como podíamos, no ganábamos mucho y luego por el kirchnerismo fuimos catalogados de cómplices de la dictadura cuando impusieron hablan de ella como «cívico-militar» cuando fue más militar que nunca. La presencia del ejército fue solicitada para «liquidar la subversión» por Estela Martinez de Perón cuando era presidente y luego del golpe fue ejercida por las 3 Fuerzas Armadas conjuntas. Y a ningún ciudadano de a pie nos dieron dinero por los años de dictadura. Ni tampoco a los que murieron en la Guerra de Malvinas. Sólo a los «militantes». Impunidad absoluta.

Ricardo
11 meses hace
Responder a  Rosa lucas

Rosa, también ud. es una romántica. En medio de la cloaca y con ausencia de lideres, lo único que me representa en las urnas es el papel en blanco, único decente entre las listas. Ya ni ideología exijo: transparencia y honestidad, del pelaje que no sean. Pues no son. El voto en blanco es la desesperanza, pero no de la apatía de los que van de picnic o se quedan en casa.

Mirta Vazquez
Mirta Vazquez
11 meses hace
Responder a  Ricardo

Ricardo: a la gente que piensa en positivo se la llama romántica (?).
Ella piensa eso y, sin etiquetas, le digo que con la democracia se tiene la posibilidad de votar en blanco y dar así su opinión acerca de lo que le parecen las elecciones. Y, junto a los que se quedan en casa o van de picnic también definen el resultado en una elección democrática. En las dictaduras de cualquier tipo eso no es posible…

Javier
Javier
11 meses hace

Cuantas veces habré escuchado en mi casa que la envidia a sido el pecado de este país… Y ahora que no soy tan pequeño, es algo que veo en el día a día… Y sobretodo en un ámbito político de según ellos «buenos y malos» de «destructores y salvadores» de prepotencia y de quien se cree con la verdad absoluta… Sin escaparse a los demás ámbitos donde el que intenta algo distinto es el raro, el repudiado y a quien todos animan a fracasar o a callar.
En el fondo, los unos y los otros buscan la unión del fanatismo y de la sumisión. Donde se silencia y se ataque al que opina mal -no opina con ellos- y que todos agachen la cabeza para vivir en un mundo de homosapiens sin sapiens.

Última edición 11 meses hace por Javier
Ricardo Rossi
Ricardo Rossi
11 meses hace

Ánimo Don Arturo, que hay que difundir sus textos a los jóvenes. Hace falta que vean a la humanidad con sus miserias. Usted es de los pocos que disecciona el pensamiento humano, y por sobre todo el español. Soy uruguayo, lo leo y veo de donde venimos, los mismos ruines . Así está hispanoamérica.. Gracias.

Fernando R. Quesada Rettschlag

Señor Pérez-Reverte: leo con complacencia rayana en el deleite todo lo que usted escribe desde que publicó EL HÚSAR. Pero una cosa es la forma y otra diferente el fondo. Y en este artículo, tan bellamente redactado como todos los suyos, discrepo del fondo. Discrepo profundamente. En mi opinión, los españoles no somos más rencorosos ni más envidiosos ni más intransigentes ni más… que el resto de ciudadanos occidentales. Por el contrario, somos menos de todo eso que la mayoría. La gangrena que nos corroe a los españoles son nuestras élites. Unas élites que, desde el siglo XVIII, fueron sometidas por la Casa de Borbón al trágala del afrancesamiento y la ilustración, con su correspondiente dosis de negroleyendismo. Unas élites que antaño fueron afrancesadas, ilustradas, antiespañolas y negrolegendarias, y que hogaño son anglófilas, progresistas, antiespañolas y negrolegendarias. Unas élites que constituyen el auténtico cáncer de España y de las que usted es miembro destacado.

Pilar
Pilar
11 meses hace

Pues estoy pensando irme a vivir a España, empezando por lo bajo y probablemente quedándome en ese nivel. Y tengo muy presente lo de la envidia, así que: bajo perfil, bajo perfil.

Toranaga
Toranaga
11 meses hace

¿Puede decirnos algún país, solo uno, en que no pase lo que ha descrito? Por cierto, para no escribir sobre política… es usted un cínico, jeje.

Ricarrob
Ricarrob
11 meses hace
Responder a  Toranaga

Paises haberlos haylos: Japón, Suecia, Dinanarca, Finlandia, Canadá, Nueva Zelanda, Australia… Son los paises que deberíamos tomar como modelo. El problema es que se toma de modelo a Venezuela, Cuba, Corea del Norte, Irán. Si don Arturo es cínico, cosa con la que precisamente no estoy de acuerdo, ¡qué deja para los políticos!

¡Manda huevos!

basurillas
basurillas
11 meses hace
Responder a  Toranaga

No suele pasar, pero cuando pasa o se dirimen responsabilidades o les entran tentaciones de suicidio. No deje usted de visitar Noruega (e Islandia después, donde se libraron de los bancos malos). Nunca desconfie de los que adoquinaban las calles, en su día, con adoquines de granito a lo alto y no a lo largo, para que duraran; y que desde hace años, las autopistas, al menos las más importantes, las hacen con hilo radiente en su interior, para evitar que se hielen. O donde le será dificil encontrar juguetes de plástico en lugar de madera aún casi en el centro de Oslo. Yo me enamoré de Bergen…

Ivan
Ivan
11 meses hace

«El tiempo me ha hecho….», venga ya!! Eres el más español de todos en esto, en escurrir el bulto, en lavarte la conciencia
Que tiempo, ni tiempo… Has sido Tú!!! TU SÓLITO el que has querido ver en todo el mal!!!

David Sepúlveda Pérez
David Sepúlveda Pérez
11 meses hace

Desde Chile, y creo que vale también para toda Latinoamérica, puedo decir que… Somos hijos de España.

basurillas
basurillas
11 meses hace

Hispanoamérica, con su permiso. Y desde luego que lo son, para lo malo pero también, en especial, para lo bueno, que creo que lo hay y bastante. Aunque siempre tienen la posibildad de solicitar convertirse en la estrella 51 de los Estados de la Unión.

José Luis Pariente
11 meses hace

Estupendo artículo. Nada que añadir, coincido con todo. Felicitaciones

Sebastián Armas Maturana

Será que el ser humano no cambia mucho o lo hace lentamente, que no poco de lo que don Arturo ha escrito de vuestra España lo veo acá en mi Chile, donde aún algunos resistimos contra esa estupidez frente a la que los propios dioses luchan en vano.

Última edición 11 meses hace por Sebastián Armas Maturana
ROBERTO BELMONTE
ROBERTO BELMONTE
11 meses hace

Vaya explicación, la de Pérez Reverte. En pocas, poquísimas, líneas resume sus motivos por los cuáles “no habla de política”. La nota es muy buena. Tanto cómo irónica. Pues, es una perfecta ironía hacer literatura pretendiendo no hablar de política. Como si se pudieran separar ambas cosas. Lo que en verdad hace el creador del “Capitán Alatriste”, es hablar de política en sus magníficas novelas. De lo que no habla, seguramente, es de “partidocracia”, porque él entiende cómo nadie, que lo que ha perdido sentido en la España de hoy (también aquí, en Argentina), es hablar y hablar de partidos políticos, de sus alianzas nefastas para ganar elecciones a cómo sea, cuyo único objetivo, al fin y al cabo, es conseguir una miserable cuota de poder.
Política es otra cosa. Se trata de mejorar la condición humana, de imaginar en todo caso –para eso está la literatura- un mundo que nos contenga a todos en armonía. Cuando Tomás Moro escribió su Utopía, estaba haciendo literatura.

ADA CEBALLOS
11 meses hace

Solamente tendria que copiar y pegar su articulo si quisiera describir la actual situacion de Argentina , digna hija de la España que describe, A nosotros nos bastan con poco mas de 200 años para replicar en un todo lo dicho en este articulo, Juré votar hasta la ultima eleccion , pero ya me he quedado sin voto, era hora , a mis 77 años este pais me ha decepcionado siempre , asi como su gente. Impecable descripcion de un pueblo , los que gobiernan de ahi salen , del pueblo , y se andan enjuagando la boca todo el tiempo con …LA PATRIA !!!, LOS MISMOS MONIGOTES QUE HACE 30 AÑOS LA ESTAN REGALANDO Y MALVENDIENDO HOY SE SACAN LOS OJOS POR NO DEJAR EL GOBIERNO UNOS, Y POR ASALTARLO LOS OTROS , LA CULPA SIEMPRE LA TIENE ALGUIEN MAS…INGLATERRA, O QUIEN MAS ODIEN.
Será el gen ???, mientras todavia la pelea es ROCA O ROSAS, LA BELLA ARGENTINA SE VA CONVIRTIENDO EN UNA TAPERA.

Monica Bernasconi
Monica Bernasconi
11 meses hace

Gracias Perez Reverte!!!!!!!!!!soy argentina, vivo en mi pais y estoy tan cansada

Manuel
Manuel
11 meses hace

Es curioso cómo se perciben en el texto rasgos de la escritura de Javier Marías, especialmente en el tercer párrafo, hablando de Laocoontes y Casandras. Con «sino porque era evidente que iba a ocurrir así, y no de otra forma», por ejemplo. O lo mismo son imaginaciones mías, no sé. Marías era un tipo que predecía acertadamente hasta en las páginas de sucesos.

Segunda frase del segundo párrafo: se nos ha colado un «parajitos» por «pajaritos», aunque conlleva cierta gracia.

Ya que estoy aquí, os comparto un relato que escribí para los concursos en homenaje a JM:

https://debonne.art.blog/2022/09/25/revolver/

Francisco Brun
11 meses hace

A mi me molestan los políticos, últimamente me ocurren cosas que me dan ganas de… no lo voy a decir; por ejemplo, cuando sonríen con su cara de cemento, sin hacerse cargo de las penurias que sufren millones de ciudadanos solo para comer, los detesto, no los soporto.
Hace un par de días estaba frente a un semáforo y una chica de unos veinticinco años, se paró frente a los autos detenidos e hizo piruetas con unos banderines, su ropa era oscura y gastada, después, pidió dinero con una sonrisa fingida. Imaginé la recaudación que conseguirá ese día, y cómo la utilizará, quizás para comer algo, o para alimentar a su hijo, ¿cómo y dónde vivirá?, ¿será drogadicta?, tal vez sí, tal vez no, pero lo seguro es que su futuro no será venturoso. Cuando pienso que en mi país, son decenas de miles las chicas como esta, sin un futuro de vida digno, que serán madres, pero sin una familia consolidada, sin una vivienda, o un trabajo decente; serán las miles y miles de madres que gestarán el futuro de nuestro país, imagino que nuestro futuro es esa chica, un futuro que no será ni bueno, ni luminoso.
No es tan fácil subsistir en una gran ciudad para un joven y menos aún para una mujer, cuando no posee una familia que pueda ayudarla y contenerla. Sin duda siempre han existido aquellos que provienen de cunas muy pobres, pero logran salir a flote, e incluso sobresalir, ¿pero qué cantidad de personas poseen tal atributo de superación?, muy pocas.
Fuente Unicef: «Hay 8,8 millones de niñas, niños y adolescentes Argentinos que experimentan carencias monetarias o son excluidos de algunos de los derechos fundamentales».
Los responsables de este irreparable daño a mi sociedad, tienen nombre y apellido, ahora mismo ocupan importantes cargos, son muchísimos, y están diseminados por todo el territorio como una sarna; Es la dirigencia peronista, kirchnerista, camporista: gobernadores, intendentes, sindicalistas, concejales, diputados, senadores. Muchos se autodefinen ser de izquierda, custodios de los derechos de la mujer, y de los derechos humanos…pero ellos viven en los lugares más lujosos, en seguros barrios cerrados, o en Puerto Madero, el lugar más exclusivo de la Ciudad de Buenos Aires, utilizan los aviones sanitarios como si fueran propios, en lugar de que estén preparados para las emergencias. Se desplazan también en helicópteros, o automóviles de alta gama blindados, cuidan muy bien de sus vidas rodeados de guardaespaldas, en tanto la gente honesta muere asesinada en la calle, por un delincuente, que ellos dejaron libre, para robarle el teléfono.
—Estimado lector, ¿cómo podríamos denominar a estos personajes?…
—Así es, yo pienso lo mismo.

basurillas
basurillas
11 meses hace
Responder a  Francisco Brun

Buenos días o tardes, don Francisco. Se le echaba de menos, o a mi me lo parecía, en estas últimas Patentes corsarias. Temía que usted y algún que otro contertulio más frecuente, hubiese arriado el ilustre pabellón de las verdades como puños del palo de mesana.
Sigo con frecuencia las noticias de los países hermanos y sus coyunturas, algunas tan hondamente similares a las de España.
Paso a contestar a su pregunta de denominación, para esos supuestos padres y madres de las Patrias, que se igualan curiosamente en todas partes en las prebendas, los estipendios desproporcionados, la riqueza inmensa de patrimonio, las mentiras electorales, las ventajas sin freno, los amiguismos y alianzas de rufianes de altos vuelos, en las puertas giratorias de la Administración y las grandes empresas y, en definitiva, en la vida fuelle a costa de los ciudadanos: puede usted perfectamente llamarlos cerdos, marranos, gorrinos, cochos, puercos, y resto de palabras similares del rico léxico hispanoamericano. Yo, de cosecha propia, añadirìa también las lindezas de… mala gente, malas personas.

Francisco Brun
11 meses hace
Responder a  basurillas

«el ilustre pabellón de las verdades como puños del palo de mesana».
En que honroso lugar me ha colocado usted señor Basurillas, ¡muchas gracias!.
Ser parte de esta imaginaria embarcación, cuyo capitán indiscutible es el señor Perez Reverte, me enorgullece; quizás jamás llegaremos al puerto tan soñado, pero al menos sabemos que podemos navegar por estos mares bravíos, con todo el velamen extendido al viento, sin temor a nada ni a nadie; no es acaso eso; estar aún vivos.
Un cordial saludo estimado señor.

Nora Greco
Nora Greco
11 meses hace

Querido amigo , te llamo así porque hace unos pocos días convinimos que conocernos desde hace dieciséis libros creó una larga relación.
Al grano , leí tu jugoso artículo sobre política , según tú española , y me dije que por fin entendía aquello de ser hijos de la madre patria o que la fruta no cae lejos del árbol.
Desde mi Argentina , triste , defraudada , desesperanzada veo que como dice el refrán, de cuna le viene al galgo: que a la madre Patria le ha salido una hijita a su imagen y semejanza.
Tengamos al menos el consuelo de saber que la madre y la hija no están solas
y si Dios ayuda a levantar la voz de los justos y acallar la de los imbéciles algún día soplaran otros vientos para España y esta hija a quien le dio una herencia poderosa y bella : la lengua Castellana.
Te abrazo y nos vemos el próximo jueves.
PD : LA enorme concurrencia de jóvenes que tu y yo vimos en la pasada feria del libro de Buenos Aires alienta esa esperanza

adela torras
adela torras
11 meses hace

Estoy totalmente de acuerdo, no hace falta leer o escuchar las noticias ya que como dice él «Cuanto cuento y cuanta mierda» nos tiran, como si fueran azucenas o petalos de rosa.

Mirta Vazquez
Mirta Vazquez
11 meses hace

Estimado Arturo: mi apellido paterno delata mi origen español aunque nacida en Argentina. Ud. cuenta su verdad sobre los políticos lo que es afín a muchas personas mayores. Pero es que así es el tiempo de la vida… en todas partes. Lo que no comparto es dejar de involucrarse porque, entonces, los malos prevalecerán a sus anchas mientras que si participamos de la «polis» los otros, los buenos , por lo menos tendrían una chance de ser recordados por un lector. Como es su caso. Y no es poco. En psicoanálisis tenemos un apoyo porque analizamos uno por uno. Por lo tanto es lícito escribir y hablar de lo que se desee. Pero en tanto se hace público conviene más bien transmitir el entusiasmo por una causa que aunque perdida (¿ no lo están todas? ) permite afrontar «las putadas» ( ¡es que me hice ciudadana española!) de la vida con mayor entereza. Con el afecto de siempre Lic. Mirta Vazquez de Teitelbaum

Ricarrob
Ricarrob
11 meses hace
Responder a  Mirta Vazquez

Me ha gustado su comentatio, sra. Deduzco, por sus palabras, que es usted psicoanalista. Y me ha venido a la cabeza, no sé por qué, la idea de que sería imprescindible hacer un análisis psicoanalítico, en todos los sitios, a los candidatos a ocupar el poder. Y darlo a conocer a la ciudadanía.

Descubrir, antes de que se manifiesten cuando ya no hay remedio, los graves complejos inconscientes, las psicopatías, incluso las esquizofrenias o las neurosis que les aquejan y que luego podemos observar en bastantes jerarcas. Incluso, quizás, se podrìa descubrir a un imbécil o a un cretino.

Los medios de que disponen las ciencias de la mente, hoy en día y desde hace mucho tiempo, se ponen a disposición para poder acceder a cualquier puesto de trabajo por nimio que sea. No sé por qué no deberían también utilizarse para analizar minuciosamente a los que desean acceder al poder, antes de que lo hagan. Debería ser obligatorio. Y los ciudadanos tenemos derecho a ello. Nos evitaría muchos disgustos.

Pero bueno, quizás los mismos deseos que algunas personas tienen por alcanzar el poder ya son síntoma de psicopatía.

Saludos.

Ricardo
11 meses hace

Duelo a garrotazos o La riña. Francisco de Goya y Lucientes, 1819. Y Nada hay de nuevo bajo el sol.

Raulmanny
Raulmanny
11 meses hace

Don Arturo, al menos acabe la lectura con una carcajada.

Raulmanny
Raulmanny
11 meses hace

Don Arturo, una idea: paseando por Ibiza descubri el grupo escultorico de el Brigadier General Joaquin Vara de Rey y Rubio, natural de esa isla. Se hizo famoso por la defensa de la fortaleza del Caney bloqueando el paso a la ciudad de Santiago de Cuba al masivo contingente del Ejercito americano que lo superaba en una proporcion de 10 a uno. Cayo herido al frente de sus hombres y fue muerto durante el combate cuando lo sacaban en una camilla, Lo invito a que haga una reseña.
Gracias

Gustavo
11 meses hace

Supongo que se llama resignación, al final todo el mundo con un poco de lucidez llega a la misma conclusión, José Ortega y Gasset, Platon y usted mismo don Arturo, supongo que es la evolución lógica de la estupidez del ser humano

Hector Jorge Djivaris
11 meses hace

Lo entiendo y lo comparto . Pedirle a usted compromiso ( veo algún comentario al respecto ) , es no entender que después de una vida , que se lleva en la sentina . De este lado del Atlántico pasa lo mismo o peor …

Maria Isabel Careaga
Maria Isabel Careaga
11 meses hace

Gracias por su charla en la Feria del libro de BS AS , además con la presencia de nuestro querido Jorge Fernández Díaz, fue pura satisfacción a dos puntas…afectuosamente

LoQueNoHayasVistoYaTúSolito
LoQueNoHayasVistoYaTúSolito
10 meses hace

Me irrita y entristece en partes iguales que consagremos nuestra vida a la esperanza. La esperanza será reconfortante, pero puede ser contraproducente cuando es infundada, especialmente cuando pretende ocultar una verdad dolorosa. Cuando un médico te da el diagnóstico atroz, la esperanza está fuera de lugar: lo urgente e indispensable es actuar, y no perderse en ensoñaciones autoengañosas. A partir de ahí, que surja la esperanza -si ha de surgir- cuando las cosas mejoren. Don Arturo, pienso como Ud. A mí me duele horrores, pero prefiero la realidad, siempre la píldora roja.

carlos
carlos
10 meses hace

Bien, el tema permite revision critica; pero sobre todo exige meditacion. De momento yo sugeriría dejar pasar la tarde en silencio tratando de identificar lo aqui vertido. Y luego ya veremos

salvador
salvador
9 meses hace

me gustaría tanto llegar en España a la elección directa del jefe del Estado o del Gobierno, o de ambos

julia
julia
7 meses hace

Magnífico artículo y excelente la frase, muy gallega, de Julio Camba con el que no tengo más parentesco que poseer el mismo nombre. Según parece era peculiar y me habría gustado haberle tenido en mi familia.

Voy a escribir sobre otro tema, aunque no se corresponda con el artículo.
Hace unos días, vi el vídeo sobre la presentación de «El italiano». Garci leyendo su rollo y la señora con preguntas sin sal, ¡qué diferencia con el youtuber! Menos mal que Pérez Reverte es capaz de salvar cualquier situación.

Respondiendo a una pregunta, Pérez Reverte mostraba su interés por lo que sucedía después del enamoramiento,
Resulta complicado responder a esa cuestión. El tema tiene su enjundia y múltiples variables. Cada uno habla de la feria según le fue o le va en ella. ¡Ahí va mi idea!

El amor consta de dos elementos esenciales, profundo afecto y admiración recíproca. Todo lo que no contenga los dos componentes, será otra cosa (respetable), pero no amor.

En los primeros momentos de la relación se deberían seguir tres pasos:
Primero. Autoconocimiento personal y con el alma desnuda afrontar los límites de los defectos y maldades que todos poseemos.
Segundo. Descubrir las deficiencias y virtudes del otro, considerando la imposibilidad de aceptar alguno de los defectos. Según Faulkner: «Se puede confiar en las malas personas, no cambian jamás».
Tercero. Imaginar el peor de los escenarios posibles en la convivencia, y meditar sobre la aptitud y actitud de sobrellevar desventuras, enfermedades, pérdidas humanas y materiales etc…El amor no lo puede todo.

Superados los tres pasos, cabe esperar que la efervescencia de los sentimientos primarios, se transforme paulatinamente en un amor sereno junto con la más profunda y leal amistad.
Todo ello dentro de un marco de veracidad, fiabilidad y un cierto nivel cultural. No es necesario saber de memoria El Quijote como Rajoy, pero juntar una persona culta con otra iletrada, no sé yo…

Y aún así, la historia de amor puede morir.