Inicio > Poesía > Poemas de ‘decir bóveda’, de Inmaculada Lara Bonilla

Poemas de ‘decir bóveda’, de Inmaculada Lara Bonilla

Poemas de ‘decir bóveda’, de Inmaculada Lara Bonilla

UNA LUZ INESPERADA

Decir bóveda es, al mismo tiempo, entender la bóveda y crearla. Eso es, en cierto modo, la palabra poética: una visión que aterriza la existencia. El verbo de la mirada, el verbo de un saber instantáneo, se hace verbo de lenguaje, migaja de idioma, idioma desmigajado que se aglutina en la estructura del verso.

Inmaculada Lara Bonilla oficia ese modo de existir y de crear en este libro. Inmaculada dice con autenticidad y alcance esa palabra poética, más escasa de lo que parece en nuestro tiempo, más escasa de lo que afirman libros, revistas y blogs, enciclopedias. Dice la bóveda. 

(De prólogo de Ernesto Pérez Zúñiga “Una luz inesperada”)

Zenda reproduce unos poemas de Inmaculada Lara Bonilla, de su libro decir bóveda.

*******

CATWALK

Claman sobre escalones en coro humano, ondean con aire

de esqueleto pájaro, exhalan aliento

como si un viento vivo besara

el filo de sus picos, como si

sus pies de caucho

no caminaran como sogas

suspensivas en punto y coma

suspensivos, pasajes

de vidrio suspendido,

sacrificios de ojos

cristalinos

solamente

incisos

en breve

pasarela

de metal

***

TROPICAL

no es sabia la zozobra ante lo bello

bajo la mirada del suelo que busca raíz

 

La tierra convertida en limonero

es una tundra dorada, palmeras tecnicolor

 

para quienes observan

anchos, mecidos por una brisa témpera

 

qué hacer con el sí empecinado del hábito

de este mundo a tu servicio,

bebedor de aguas saladas. alza tu copa colmada de

corazón hirsuto

pegadas las sílabas azules a una lengua atrás

 

Si salieras a la mar,

o a esta playa serena,

es posible que encontraras

el lamento desgarrado de quien cosió siete camisas

el roce pesaroso de la arena que acogiera las rodillas

de tu cautivo fiel.

***

SOL

Los labios de Marte

entreabiertos

a dos gotas del limón

de la mañana

y tus dientes

vestidos de oro.

 

Sobre tu boca roja

se roció el vaso colmado

de romero crecido

para tus ojos.

 

La mano áurea de Juno

te amansó la frente:

 

cuando abandones tu casa

llorarás dos ramos de agua y

un caño de tierra fresca

para poder morder, para poder pisar,

para poder beberlo todo de nuevo.

 

El tiempo depositó

la estela de tu llanto

 al filo de mi puñal

y de tu espada.  

***

BREVE CADENA

Una cadena candente

atraviesa el aire

fresco

roza los labios

de océanos

sin linde:

dos naufragios,

cuatro niños.

 

Hecha de piel y carne

de metálicas olas

y sonidos consonantes,

nos recuerda

contenida

ojos negros

sobre mejillas radiantes,

dos latidos

seis tambores

y los platos

de este níquel

sumergidos en

el fondo

de las aguas.

 

Se pierde

la cadenita

bajo la noche

de las olas

aconsejando

silencios candorosos,

benévolos olvidos.

—————

Inmaculada Lara Bonilla es escritora, editora y académica. Su poesía, escrita en inglés y español, ha sido recogida en el poemario decir bóveda (2022), en antologías literarias como Luna y panorama en los rascacielos (Nueva York 2019, Madrid 2021), Viento del norte. (Madrid 2021), y en revistas como Stone Canoe, Literal Magazine, Híbrido literario, Enclave, ViceVersa, o Nueva York Poetry Review. Es profesora en la Universidad de la Ciudad de Nueva York (CUNY), donde también dirige el Instituto de Escritores Latinoamericanos de Hostos College (LAWI) y edita su revista literaria bilingüe Hostos Review / Revista Hostosiana.

3.3/5 (18 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios