Inicio > Firmas > Romanzas y donaires > San Sebastián niega a Pío Baroja

San Sebastián niega a Pío Baroja

San Sebastián niega a Pío Baroja

Había en casa de los padres de éste que les escribe una colección de clásicos a la que le debo más de lo que he podido demostrar. Apenas dos docenas de libros, no más, adquiridos por mi madre en una de esas colecciones por fascículos del quiosco. Entre las Rimas de Bécquer y El sombrero de tres picos de Alarcón, hallé un título que leí y releí varias veces siendo todavía un adolescente: se titulaba Zalacaín el aventurero, y lo firmaba un tal Pío Baroja. Todavía puedo imaginar mi cuerpo enclenque a los catorce aupado a las murallas de la villa de Urbia, al otro lado las huertas, más allá Francia. Todavía puedo refugiarme en el pueblo de Zaro, próximo a San Juan del Pie del Puerto. Puedo escuchar aún las aguas claras del Ibaya, puedo deleitarme con la naturaleza de los altos del monte Larrún. Puedo alzarme, claro, por la Cuesta de la Agonía rodeado de carlistas, puedo tomar el camino de Logroño. Puedo recordar también las canciones en euskera, un idioma del que poco sabía yo a esa edad. Puedo decir, en suma, que, si la literatura idealiza lugares, en las páginas del Zalacaín yo reconocí como propia, conquistada por la narrativa ya para siempre, aquella extraña cultura vasca tan hermética.

"La proposición se ha denegado por mayoría aplastante: 24 de 27 votos en contra"

Este año se cumplen 150 años del nacimiento del propio Pío Baroja, y para conmemorar la efeméride se expuso en el pleno del ayuntamiento de su ciudad natal, San Sebastián, la posibilidad de otorgarle la Medalla de Oro de la ciudad. La proposición se ha denegado por mayoría aplastante: 24 de 27 votos en contra. Esgrimen desde el consistorio el siguiente argumento para negarle la distinción: la Medalla no es la mejor opción para resaltar su aporte a la cultura, lo mejor es leerlo. Deduzco, entonces, que este mismo argumento no era válido cuando se distinguió con el galardón, por ejemplo, a Eduardo Chillida. Nadie dijo entonces que no era la mejor opción para resaltar su aporte a la cultura, que lo conveniente era visitar sus obras. Triste hipocresía.

"Es difícil encontrar la razón por la que niegan a Baroja. Como todas las mentes libérrimas, su pensamiento recorre una arista y la contraria"

Lo cierto es que es difícil encontrar la razón por la que niegan a Baroja. Como todas las mentes libérrimas, su pensamiento recorre una arista y la contraria, visita lo blanco y lo negro para resaltar, casi siempre, el poder de los grises. Por tanto, un nacionalista vasco cerril, seguro, puede encontrar en la vasta obra y en la extensa vida de las que goza don Pío alguna sentencia que le moleste, algún razonamiento que le escueza. Ídem con un nacionalista español, con un concejal animalista, con un votante de los enredados en la barba de Marx o con un nostálgico carlista. Es lo que tiene la libertad, personalizada en un escritor mayúsculo: su falta de dogmatismo le permite no anclarse a tal o cual ideología. Ahora bien, si se trata de difundir cultura, pocos como Baroja para divulgar el espíritu vasco. Se lo dice uno que se empapó de él, de montes y ríos, de idiomas y costumbres, con sólo pasear por unas cuantas de sus páginas. Subsanen el error. Están a tiempo.

4.7/5 (317 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
5 Comentarios
Antiguos
Recientes Más votados
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios
Orestes
Orestes
4 meses hace

Politicastros dogmáticos y paniaguados.

Pepehillo
Pepehillo
4 meses hace

Sectarismo, el resultado de la educación sectaria. Hala, ahora a reclamar al maestro armero.

Ernesto Falconi
Ernesto Falconi
3 meses hace

¡Tu artículo es el homenaje!

Bixen
Bixen
3 meses hace

Yo acabé COU en el instituto Pío Baroja de la villa de Irún (a 19 Km.), donde desde el 2006 tiene una escultura en lo más céntrico. Su política era el escepticismo, que sepáis.

Bixen
Bixen
3 meses hace

Es que el 10-11-21 JMS de VOX soltó en el Congreso la perla de: «Dudo que pueda ser más estúpido que ser republicano, a no ser que sea socialista o demócrata», con palabras de Azaña y a su vez, de Pío Baroja. Con Odón Elorza (PSOE) e Iñaki Azkuna+ (PNV), los mejores alcaldes, todo habría sido diferente; con un par.