Inicio > Poesía > Sentí un funeral en mi cerebro, un poema de Emily Dickinson

Sentí un funeral en mi cerebro, un poema de Emily Dickinson

Sentí un funeral en mi cerebro, un poema de Emily Dickinson

En su obra hay misterio, profundidad y sensibilidad. Esta poeta ha sido reconocida como una de las más grandes de todos los tiempos en habla inglesa. Aquí puedes leer Sentí un funeral en mi cerebro, un poema de Emily Dickinson.

Sentí un funeral en mi cerebro, de Emily Dickinson

Sentí un funeral en mi cerebro,
los deudos iban y venían
arrastrándose — arrastrándose — hasta que pareció
que el sentido se quebraba totalmente —

y cuando todos estuvieron sentados,
una liturgia, como un tambor —
comenzó a batir — a batir — hasta que pensé
que mi mente se volvía muda —

y luego los oí levantar el cajón
y crujió a través de mi alma
con los mismos botines de plomo, de nuevo,
el espacio — comenzó a repicar,

como si todos los cielos fueran campanas
y existir, sólo una oreja,
y yo, y el silencio, alguna extraña raza
naufragada, solitaria, aquí —

y luego un vacío en la razón, se quebró,
caí, y caí —
y di con un mundo, en cada zambullida,
y terminé sabiendo — entonces —

Traducción de Silvina Ocampo

4.3/5 (32 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios