Inicio > Libros > Narrativa > Ser, con todas las consecuencias

Ser, con todas las consecuencias

Ser, con todas las consecuencias

Desde que descubrimos a Vivian Gornick en Apegos feroces, hemos sabido —¡por fin!— cómo es de maravillosa, insoportable e intensa la relación entre madres e hijas. Siglos de literatura contada por hombres nos habían hurtado una realidad ciertamente “feroz”. Ahora, después de editar también La mujer singular y la ciudad, Sexto Piso nos trae otra colección de textos de Gornick, siempre autobiográficos (¿y qué?), siempre certeros.

Lo que hace Vivian Gornick en sus libros es un ejercicio despiadado de honestidad. No solo mira el mundo, el cercano, el de amigos, colegas, familiares y vecinos, sino que mira a alguien mucho más complicado de ver: se mira a sí misma. Y se juzga tal cual, sin más compasión que la que aplica a los otros.

"El ser humano es complejo cuando se lo observa de cerca y, aunque la mirada del observador cambia el objeto de estudio, Gornick se incluye en el examen y acaba contándonos a todos"

Habla aquí de feminismo, de su exaltación y su desgaste. Habla de la soledad en compañía (esos contextos de primeros trabajos, de puestos universitarios, de entornos aparentemente afines que resultan en un aislamiento extremo). Habla de los conocimientos casuales, de la rutina y de algunas cosas que nunca se cuentan: las amistades que arrastramos, o que dejamos evaporarse, o que no cuidamos, o que rehuimos, o que…

El ser humano es complejo cuando se lo observa de cerca y, aunque la mirada del observador cambia el objeto de estudio, Gornick se incluye en el examen y acaba contándonos a todos. Porque sabe escuchar a los demás y porque sabe escucharse a sí misma. Porque todo le interesa. Porque ha decidido ser (y estar) con todas las consecuencias.

————————

Autora: Vivian Gornick. Título: Mirarse de frente. Traducción: Julia Osuna Aguilar. Editorial: Sexto Piso. Venta: Amazon, Fnac y Casa del Libro

1/5 (1 Puntuación. Valora este artículo, por favor)