Inicio > Libros > Narrativa > Un árbol perdido testigo de nuestra memoria

Un árbol perdido testigo de nuestra memoria

Un árbol perdido testigo de nuestra memoria

Las playas de Chipre son doradas, sus aguas turquesas, los cielos luminosos, huele a lavanda de día y a jazmín de noche. Pero la isla se encuentra desgarrada por un conflicto que dura ya muchas décadas y separa a los hermanos chipriotas por su idioma, religión y pasado. En otra isla, más fría y oscura, una higuera se encuentra perdida lejos de sus raíces y de las personas que amó. La isla del árbol perdido, de la escritora y activista turca Elif Shafak, es un libro sobre la memoria de los árboles, el horror de la guerra, la pertenencia y el amor como única fuerza regeneradora.

"La cuestión de Chipre no es un conflicto sencillo de entender para alguien ajeno a él, pero Shafak lo pone fácil al contextualizar su libro con pequeñas píldoras históricas"

La cuestión de Chipre no es un conflicto sencillo de entender para alguien ajeno a él, pero Shafak lo pone fácil al contextualizar su libro con pequeñas píldoras históricas que nos hablan del colonialismo británico y de la oposición que provocó por parte de la organización nacionalista griega conocida como EOKA. Como defensa, los británicos acentuaron los enfrentamientos entre turcos y griegos y, aunque la independencia se consiguió en 1958, para entonces las diferencias eran irreconciliables y se agravaron aún más con el intento de invasión turca en 1974. Precisamente en este año, como si se tratara de una versión chipriota de Romeo y Julieta, dos jóvenes se aman al resguardo de una higuera: ella, Defne, es turca musulmana; él, Kostas, griego cristiano. Su amor es arriesgado, pero también supone la esperanza de una unión posible entre dos mundos que no son tan diferentes.

Sin embargo, la guerra los separa y no se volverán a ver hasta mucho tiempo después. Será en el año 2000 cuando Kostas regrese a su tierra y encuentre a Defne trabajando en el Comité de Personas Desaparecidas, un equipo de arqueólogos, forenses y otros profesionales —algunos llegados de España y de otros lugares donde la tierra aún esconde las vergüenzas de la guerra— cuyo objetivo es proporcionar paz a los familiares de las personas que fueron asesinadas durante el conflicto. Kostas también encontrará a la higuera, medio muerta después del abandono y las consecuencias de la guerra, pero aún guardando la memoria de las personas, mucho más fielmente de lo que ellas lo harían, pues no pertenece al bando que suele escribir la historia.

"La llegada de su tía y el encuentro con sus tradiciones y creencias ayudarán a sanar sus heridas y a darle un sentimiento de pertenencia"

Un esqueje de la higuera y la pareja ponen rumbo a Inglaterra; Defne con una nueva vida en su interior, aunque aún no lo sabe, una niña a la que llamarán Ada (un nombre que significa «isla» en turco) y a la que no transmitirán su historia para ahorrarle todo ese sufrimiento y odio. Sin embargo, y ya en el presente, descubrimos que Ada no ha conseguido escapar de su herencia cultural y que un pasado de silencios y mentiras solo ha servido para aumentar su sensación de desarraigo y soledad. La llegada de su tía y el encuentro con sus tradiciones y creencias ayudarán a sanar sus heridas y a darle un sentimiento de pertenencia.

El libro de Shafak es un hermoso alegato en favor de la naturaleza —que siempre sufre por las guerras de los hombres— y de un amor que no conoce barreras culturales ni de género, que trasciende el tiempo y queda para siempre grabado en la memoria de los árboles.

—————————————

Autor: Elif Shafak. Título: La isla del árbol perdido. Editorial: Lumen. Venta: Todostuslibros  

4.6/5 (7 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios