Inicio > Libros > Narrativa > Un íncubo, una santa, un convento y la Inquisición peruana tras ellos

Un íncubo, una santa, un convento y la Inquisición peruana tras ellos

Un íncubo, una santa, un convento y la Inquisición peruana tras ellos

El último libro del escritor peruano Santiago Roncagliolo, residente en Barcelona, lleva por título El año en que nació el demonio. Se trata de una historia de ficción que narra una novela negra que se desarrolla en la Ciudad de los Reyes (Lima) en el siglo XVII. Dice el autor que “sus personajes principales son inventados, e incluso los verdaderos, así como algunos hechos y fechas, han sido transformados mediante la imaginación”. En aquellos años, en Lima convivían cuatro culturas procedentes de cuatro continentes: nativos, castellanos, esclavos de procedencia africana y mestizos, convivencia complicada en donde se mezclaban, además de las razas, formas de vida diferentes.

En 1623, en la Ciudad de los Reyes, en una oscura noche, empiezan a suceder una serie de fenómenos paranormales con tintes satánicos. En el convento de clausura de Santa Clara, una novicia da a luz a un ser aberrante: dos cabezas, cuatro brazos y cuatro piernas, y en su boca se aprecia una lengua bífida. Ante el estupor general, la reverenda madre superiora decide que se avise a la Santa Inquisición para que se hagan cargo de la horrible bestia. Alonso Morales, alguacil del Santo Oficio, recibe la orden de investigar qué ocurre en el convento, investigación que choca frontalmente con el estatus de clausura de la orden. Cuando el alguacil consigue que le permitan entrar en el convento, se sorprende con la ciudad que vive tras los muros, donde las monjas, esclavos y siervos viven bajo un régimen liberal, practicando costumbres libertinas que se alejan de las reglas de la orden. Esta forma de vida choca frontalmente con los férreos principios vigilados por los inquisidores. Con este impactante comienzo, el autor empuja al lector a embarcarse en una carrera de fondo, yendo de sorpresa en sorpresa hasta el desenlace; son tantos y sorprendentes los giros que tiene la trama que obligan al lector a continuar leyendo, ansioso por descubrir lo que le deparará el próximo capítulo.

"Siempre logra estar en el lugar adecuado, pero no en el momento idóneo para sus intereses, lo que le provoca que su vida caiga por una pendiente sin fin"

El entrañable protagonista Alonso Morales, hombre de pocas luces, se presenta como un metepatas profesional. Cada vez que cree actuar en una dirección acertada, su comportamiento y decisiones desencadenan desastres, sumiéndolo en situaciones cada vez más complicadas y difíciles. Tras perder su trabajo como alguacil de la Santa Inquisición, y por uno de esos lances afortunados, termina convirtiéndose en el acompañante de las correrías nocturnas del virrey, además de desempeñar el papel de “celestina” del gobernante de Perú.

Desde la oscura noche en que nació la bestia de ocho extremidades, parece que las puertas del infierno se han abierto, dejando salir a sus más terroríficas criaturas; ante esta situación Alonso Morales se convierte en un títere que corre como “pollo sin cabeza”. Siempre logra estar en el lugar adecuado, pero no en el momento idóneo para sus intereses, lo que le provoca que su vida caiga por una pendiente sin fin.

"A lo largo de la trama, el autor logra establecer de manera entretenida una lucha soterrada entre el bien y el mal, aderezando los enredos con comportamientos muy humanos"

En el cuadro que nos retrata Roncagliolo, también hay una mujer peculiar, a la que se le atribuye la santidad y que, supuestamente, habla igual con Dios que con el Diablo. En principio solo en sus delirios, pero más adelante en su realidad, se considera la legítima novia de Jesús, el Hijo de Dios. Rosa, que así se llama esta santa, se dedica hacer supuestos milagros y curar a los enfermos; incluso llega a tener una presunta intervención milagrosa cuando los piratas neerlandeses se disponen a atacar Callao y la Ciudad de los Reyes. El retrato se completa con una banda de cimarrones, esclavos huidos que viven al margen de la sociedad, que aterroriza a los habitantes de Ciudad de los Reyes con su presencia y sus pócimas.

A lo largo de la trama, el autor logra establecer de manera entretenida una lucha soterrada entre el bien y el mal, aderezando los enredos con comportamientos muy humanos. Los diversos protagonistas llevan vidas presididas por conductas hipócritas, donde se percibe un maniqueísmo en el que nada es lo que parece.

"Para concluir debo decir que, al terminar el libro, este dejó en mí una huella que me permitió seguir disfrutando de la sutil ironía con la que el autor impregna su historia"

En los capítulos en que Alonso ejerce de alguacil de la Inquisición, nos sumerge en la descripción de los pecados punibles, cómo los descubre y cuáles son los tormentos que aplica. Con esa peculiar personalidad del alguacil, asistimos a un delicioso enredo donde el cazador termina siendo cazado. En el meollo del embrollo, presenciamos situaciones divertidas impregnadas de una sutil ironía soterrada. Es de tal calibre la incapacidad del protagonista para resolver su vida que cuando su situación empeora, aparecen nuevos problemas que la hacen aún más complicada.

Hay pequeñas intrigas en donde nadie parece ser quien es. La hipocresía domina todos los comportamientos de la sociedad de Ciudad de los Reyes. Los comportamientos del virrey y sus consejeros, del inquisidor general y de la abadesa del convento son tan surrealistas que incluso son capaces de justificar sus comportamientos en nombre de una aparente “piedad herética”.

Para concluir debo decir que, al terminar el libro, este dejó en mí una huella que me permitió seguir disfrutando de la sutil ironía con la que el autor impregna su historia. El año en que nació el demonio es una obra altamente recomendable, donde el entretenimiento está asegurado con esta historia de ficción negra y satánica, llena de supersticiones alimentadas por la credulidad de los infelices ignorantes que vivieron en el Perú del siglo XVII. Personalmente, creo que es necesario felicitar a Santiago Roncagliolo por haber logrado sorprenderme con multitud de giros ocurrentes y acertados.

—————————————

Autor: Santiago Roncagliolo. Título: El año en que nació el demonio. Editorial: Seix Barral. Venta: Todostuslibros.

5/5 (14 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios