Inicio > Poesía > Un poema inédito de Antonio Ferres

Un poema inédito de Antonio Ferres

Un poema inédito de Antonio Ferres

Antonio Ferres (Madrid, 1924), es un novelista que pertenece a la llamada Generación del 50, de la que forman parte, entre otros, escritores de la talla de Juan García Hortelano, Ana Mª Matute, Caballero Bonald, Rafael Sánchez Ferlosio, Ignacio Aldecoa, Carmen Martín Gaite…

Exiliado a mediados de los años 60 en Francia, México y Estados Unidos, en 1956 obtuvo el Premio Sésamo por su cuento Cine de barrio, y en 1971 fue antologado por Félix Grande en 22 narradores españoles de hoy.

Su importante obra comienza con la novela La piqueta, en 1959. Dos años después Carlos Barral intenta publicar Al regreso del Boiras, prohibida por el régimen franquista, que ve la luz en Venezuela en 1975 y no se reeditó en España hasta 2002. Lo mismo le ocurrió con Los vencidos, que publicó Feltrinelli en Italia (I vinti, 1962); en España no llegó hasta 2005 por la editorial Gadir. Premio Ciudad de Barcelona, 1964 por Con las manos vacías, Ferres fue profesor de Teoría Literaria (1965-1976) en universidades de México y Estados Unidos y desde 1976 vive en Madrid. Publica poesía: La inmensa llanura, 1997; La inmensa llanura no creada, 2000, y La desolada llanura, 2005). La primera parte de sus memorias apareció en 2002 con el título de Memorias de un hombre perdido y sus relatos están recogidos en el libro El caballo y el hombre… (2008). Han tratado su obra historiadores de la literatura tan importantes como Martínez Cachero y Domingo Ynduráin.

Zenda publica un poema inédito de Antonio Ferres.

 

AÑO 2020

 

Por las arboledas del Tamarit

han llegado los perros de plomo

                                 F.G.L.

 

Habíamos olvidado

que a pesar del buen augurio

de los idus de marzo

ese día asesinaron a César.

 

Pero sobre todo habíamos olvidado

que era el equinoccio de primavera

—cuando las noches se hacen iguales

a los días—

 

Sabíamos que en los parques cerrados

no podían entrar los niños

por la gran epidemia del coronavirus

que parecía asolar el mundo

 

pero que dentro retoñaban los árboles

y revoloteaban las mariposas.

 

Teníamos miedo

aunque en lo hondo de la memoria

sabíamos todos los hombres

que pronto triunfaría la vida

 

y que las ciudades arderían  de festejos.

 

A.F. Marzo, 2020

4.4/5 (25 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)