Inicio > Libros > No ficción > Una historia del mundo en algunos retratos

Una historia del mundo en algunos retratos

Una historia del mundo en algunos retratos

Emprender un libro como el de Simon Schama sobre la historia de los judíos es adentrarse en una civilización clave en la historia de la humanidad, porque va mas allá del dato y los hechos, tiene que ver con memoria, con la creencia, con la tensión frente al otro. Occidente, como señalan Mendelssohn y Hannah Arendt, es a la vez Atenas y Jerusalén. Condenados a un extraño diálogo, a una continua influencia, Occidente ha expresado su odio y admiración a lo diferente a través de los judíos, a quienes ha culpado de la peste negra primero, de coacciones políticas, económicas y caídas de gobiernos después, atribuyendo al otro un poder imaginario que muchos hubieran deseado para impedir las grandes matanzas cometidas en nombre de la fe, y recientemente el terrible genocidio  provocado para “salvar” la raza aria.

Porque lo cierto es que la culpa que se arrastra no va a desaparecer:

“Ningún pueblo es más difícil de comprender que los judíos. Están repartidos sobre la tierra habitada, su país de origen estaba perdido […]. De los pueblos antiguos son el único que hace ya tanto tiempo que migra. Tuvieron el tiempo más dilatado para desaparecer sin dejar huellas, y a pesar de ello hoy están más presentes que nunca”. (Elías Canetti).

Como confiesa el autor de este libro, Simon Schama: “Hace cuarenta años acepté completar una historia de los judíos que había quedado inacabada a la muerte de uno de esos eruditos, Cecil Roth, que dedicó toda su vida a este tema.”

"El arte, la ciencia, la religión, la literatura se van edificando sobre el interior de uno y del otro sin que se pueda distinguir el comienzo"

Cecil Roth lo hace además fijando sus hechos fundacionales, dándole una perspectiva esencial de conjunto y de modo divulgativo. También lo es el libro, La historia de los judíos, de Paul Johnson, que hace un análisis histórico enlazando esta historia con la historia general, matizando las influencias y relaciones que llegan hasta la actualidad. Frente a estos recorridos, el de Schama encuentra un tono y una perspectiva que lo hace llegar a la historia de un modo diferente. Su propuesta trata de enfocarse más en personajes que en hechos y siempre manteniendo un tono irónico que hace que el texto se lea de una manera fluida, con pasajes descriptivos muy literarios. Una historia de miles de años que ha ejercido una influencia fundacional en el mundo moderno.

En los inicios dice el autor:

“Durante unas cuantas horas después de cenar, un grupo de sabios, falsos mesías, poetas y agitadores venía a visitarnos mientras cascábamos nueces y desgranábamos chistes, bebíamos vino y apurábamos la rebosante copa de las palabras judías.”

Esos falsos mesías, falsos o poetas, poetas o soñadores que le visitaron le dieron la fórmula secreta para esta historia. Como en el poema de Amijai que se cita al principio del libro —dentro de mi corazón, un museo. Dentro del museo, una sinagoga; dentro de ella estoy yo—, la historia judía se encuentra dentro de la historia mundial y esta a su vez está dentro de la judía, que aparece en el fondo del rostro de personajes que sintetizaron el mundo. El arte, la ciencia, la religión, la literatura se van edificando sobre el interior de uno y del otro sin que se pueda distinguir el comienzo.

"Este segundo volumen comienza aproximadamente en el siglo XV, un tiempo de turbulencia, germen de expulsiones posteriores, donde surgen fascinantes personajes"

Como se va describiendo en el libro, la formación del pueblo judío en la diáspora sustenta la idea de la ética del exilio tras la expulsión del paraíso. Como señala Raphaël Draï, el pensador judío francés recientemente fallecido, el pueblo judío nace en el desierto: allí recibe la ley, donde señala un mandato esencial: “Trata al extranjero como a ti mismo, no olvides que extranjero fuiste en la tierra de Egipto”. ¿Por qué en el desierto? La razón es que es desde allí donde debe partir la conciencia, un no lugar, desde la extranjeridad. Esa extranjeridad que es a la vez su fuerza y su calvario. Y si la esencia del ser es el ser extranjeros y la extranjeridad es lo que lo conforma, es para señalar que ese es el origen desde donde debe partir una ética que sustente a toda la humanidad responsable. Responsabilidad de la que el mesianismo es su expresión individual, un salvador redentor de la humanidad.

Este segundo volumen comienza aproximadamente en el siglo XV, un tiempo de turbulencia, germen de expulsiones posteriores, donde surgen fascinantes personajes que deciden recibir el mandato y la misión. Es una historia de diásporas y de persecuciones en la que los personajes se van entrelazando, como Samuel Usque, que veía a los judíos “salir de aquellos barquitos en Amberes, con los rostros desencajados a causa del mareo y del miedo, a menudo expoliados y privados de la bolsa”; o Francisco Mendes, de la casa de los Affaitati y de los Mendes, dueño de bancos y naves, heredero de una de las mujeres más fascinantes de su siglo, Doña Gracia Mendes, la señora a quien Cecil Roth dedica un ensayo, un personaje de novela. Todos ellos van encontrándose en un paisaje que el autor sabe muy bien describir, una línea sutil que le lleva hasta el siglo XIX, con la aparición del cine, el nuevo antisemitismo y un personaje que trasformó la historia judía, Theodor Herzl. El libro contiene un glosario de términos imprescindible.

La historia judía es además parte esencial pero acallada de la historia de España. Hay que empezar a ver a muchos de estos singulares y fascinantes personajes como españoles que llevaron en el interior de su destierro el pálpito de varias pertenencias, entre las que estaba la española.

——————————

Autor: Simon Schama. Título: La historia de los judíos, II. Editorial: Debate. Venta: Amazon