Inicio > Libros > Narrativa > Vuelve el ángel caído

Vuelve el ángel caído

Vuelve el ángel caído

Con su aire de comedia humana, Vernon Subutex 1 (Random House) de la escritora francesa Virginie Despentes, podría valerse por sí sola pero ahora que acaba de editarse la segunda parte, podemos ver que la continuación, como en una buena serie de televisión, está a la altura. Se ha abusado del término enfant terrible a la hora de hablar de ciertos autores pero en este caso, no sería demasiado exagerado calificar así a esta escritora (autora también de Fóllame y La teoría King Kong). Con un lenguaje a veces cercano a lo barriobajero y sin pelos en la lengua pero sabiendo claramente a dónde quiere llegar, Despentes, en Vernon Subutex 1, te arrastra mediante un ritmo trepidante e intenso, hacia la vida de Vernon, un tipo seductor en decadencia y sus amigos, exadictos a la cocaína, burgueses venidos a menos, hijas de actrices porno convertidas al islam y dependientes de H&M que por la noche juegan a ser neonazis. En la primera parte teníamos un Vernon que trabajaba en una tienda de discos y era un triunfador y fucker Sin embargo se queda sin casa y tendrá que tirar de agenda y pedir asilo en los sofás de las casas de sus amigos. Una radiografía de una sociedad desencantada que acaba lanzándose en brazos del Frente Nacional pero que no ha perdido el sentido de la amistad. Dejamos a Vernon en la calle, habiendo perdido todo contacto con el mundo real y continuamos en Vernon Subutex 2 en el parque Buttes-Chaumont, al nordeste de París. Este es ahora su nuevo hogar, y allí convive con otros vagabundos, sin ser consciente de que se ha convertido en una especie de celebridad en Internet y de que sus antiguos amigos, un heterogéneo grupo de individuos socialmente muy dispares, lo buscan desesperadamente. Todos quieren conocer las grabaciones que la fallecida estrella del rock Alex Bleach, dejó en manos de Vernon antes de morir. Emilie, Sylvie, Patrice, Xavier y unos cuantos más le buscan desesperadamente y cuando lo encuentran, gracias a dos vagabundos, alrededor de Vernon se organiza un pequeño grupo que le escucha como si se tratara de un maestro budista o de un mesías. Cierto es que Vernon tiene algunas lagunas ligadas a su vida en la calle, a un fuerte catarro o tal vez a un tripi demasiado fuerte.

"Si en el primer tomo, Emilie y Xavier se sentían huérfanos de los años del rock y del punk, en el segundo tomo, descubriremos que son huérfanos de una sociedad que les ignora en muchas ocasiones y hasta los esconde debajo de la alfombra."

Los personajes que reencontramos en el segundo volumen, se han ido transformando de una forma notable: Vernon Subutex 2 ya no es una crónica sobre la decadencia de los representantes del París de los 80 y además está mucho menos marcada por las reminiscencias rockeras que formaban parte imprescindible del volumen 1. El trío sexo, drogas y rock and roll ha sido reemplazado por un sentimiento de armonía y de plenitud pero no nos llevemos a engaño, no pensemos que Vernon Subutex 2 va a ser una novela angelical.

Si en el primer tomo, Emilie y Xavier se sentían huérfanos de los años del rock y del punk, en el segundo tomo, descubriremos que son huérfanos de una sociedad que les ignora en muchas ocasiones y hasta los esconde debajo de la alfombra sin ningún tipo de complejos. Esta segunda parte, repleta de indignación y melancolía, es un fresco social de un mundo que ha cambiado alrededor de Vernon. Lo que cautiva de esta segunda parte es cómo la escritora observa la realidad social, su forma de describirla. Nos habla de la sociedad de la arrogancia, de las redes sociales, de la manipulación de los medios de comunicación… Un retrato en el que la denuncia más constante es la que se refiere a las clases sociales y a los eternos rencores entre estas clases.

"Despentes, con gran talento, sabe adentrarse en los límites del submundo urbano del siglo XXI, habla claro y no esconde sus filias y fobias."

Humano, directo y hasta más impredecible, este volumen tiene un mínimo latido de esperanza para unos personajes que han descendido a los infiernos de la marginalidad. Despentes ha escrito unas novelas complejas, trágicas, satíricas, absurdas a ratos y tremendamente realistas al mismo tiempo. Es difícil no reconocerse en la sociedad que nos dibuja en sus extremos, en sus crueldades y también en su humanidad.

Despentes, con gran talento, sabe adentrarse en los límites del submundo urbano del siglo XXI y espero con ganas, la tercera parte porque Despentes habla claro y no esconde sus filias y fobias.

 

Autora: Virginie Despentes. Título: Vernon Subutex 2. Editorial: Random House. VentaAmazon y Fnac.