Inicio > Libros > Narrativa > Walden ya no vive aquí
Walden ya no vive aquí

Siglo y medio después de la publicación del Walden de Thoreau, Walden ya no existe. Esta es la tesis central de esta novela que es, pues, una narración sobre la huida a la naturaleza cuando la naturaleza ya no está. A ella se va Anne, una joven inglesa de 15 años, que ya no soporta más a su familia. No puede vivir rodeada de su indiferencia, su solipsismo y su cacharrería. Se diría, por tanto, que su familia no es sino un trasunto de la civilización urbana. Y Anne, que antes lo ha frecuentado ocasionalmente, un día se escapa al bosque cercano para instalarse definitivamente en él. Es un lugar muy poco virgen ya, asediado por las prácticas agropecuarias, los guardabosques y los turistas y que hasta tiene un punto limpio en los márgenes, un vertedero al que van a parar todas las sobras de la civilización urbana que, por cierto, Anne aprende a aprovechar evidenciado así la utilidad que, en el fondo, les otorga.

"El estilo con el que Laura Beatty nos arroja a todo esto es, tal vez, uno de los mayores aciertos de la novela, que está escrita como en un jadeo continuo, asfixiante, ansioso"

En todo caso, más significativo es el aprendizaje que la lleva a extraer lo que necesita de la naturaleza, hasta el punto de que llega a cuestionarse su propia actitud: “Piensa en su huerto, arrancado al claro que tiene a su espalda. ¿En qué se diferencian de la carretera esas incursiones? ¿Está mal lo que está haciendo? Si es solo una cuestión de grado, ¿también ella acabará al final en el mismo sitio? Porque, en conjunto, le gustaría pensar que ella ha mejorado el bosque en el que vive”. Y es significativo, porque en esa duda reside la originalidad de esta novela, una que nos empuja a cuestionarnos una y otra vez si tiene sentido hoy la huida al campo cuando el campo ya no existe. Porque en el fondo lo que aquí se plantea de nuevo, aunque desde un prisma más áspero, más desolado y, también, por qué no —y aunque resulte paradójico— más ardiente, más urgente, es si alguien tiene derecho a arrogarse ese privilegio: el de disfrutar de una naturaleza, de un mundo salvaje, que ya poco tiene que ofrecernos en realidad, porque poco es lo que le hemos dejado conservar.

El estilo con el que Laura Beatty nos arroja a todo esto es, tal vez, uno de los mayores aciertos de la novela, que está escrita como en un jadeo continuo, asfixiante, ansioso, con frases cortas pero de adjetivo certero, como si alguien, en lugar de haber llegado, estuviera huyendo aún, porque en el fondo no se trataría tanto de huir al bosque, a lo primigenio y puro y, por lo tanto, salvífico, como de escapar de uno mismo, y eso ya resulta mucho más difícil.

———————

Autor: Laura Beatty. Título: La poda. Editorial: Impedimenta. Venta: Todostuslibros y Amazon

4/5 (7 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios