Inicio > Poesía > Yaraví para cantar bajo los cielos del Norte, Juan José Rodinás

Yaraví para cantar bajo los cielos del Norte, Juan José Rodinás

Yaraví para cantar bajo los cielos del Norte, Juan José Rodinás

Juan José Rodinás es un poeta nacido en Ambato, Ecuador, en 1979. Ha publicado  los libros de poemas Los rastros (2006), Viaje de la mansedumbre (2009), Barrido de campo (2010), Cromosoma (2011), Los páramos inversos (2014),  Cuaderno de Yorkshire (Premio Internacional de Poesía Margarita Hierro, Pre-Textos, 2018 y Premio Jorge Carrera Andrade) y Un hombre lento (Diputación de Salamanca, 2019). Además, ha reunido su trabajo en antologías personales como Los páramos inversos (2014), 9 grados de turbulencia interior (2014) y Koan Underwater (traducción al inglés de Ilana Dann Luna, Phoenix, 2018). Presentamos una selección de poemas de Yaraví para cantar bajo los cielos del norte (biografía no autorizada de un Banksy sudamericano), libro con el que obtuvo el Premio Casa de las Américas, 2019, reeditado por la editorial Sudaquia en 2020 y en el que, en palabras del escritor Kevin Cuadrado, dentro del estudio Arquitectura del lugar. Poéticas de la espacialidad, el tiempo y el poeta en Juan José Rodinás y Pablo García Casado, «nos encontramos  con  una  descripción  y  visualización  de  la  obra de Banksy que sirve  de invitación para que el lector  sea el que coteje, no en búsqueda  de rastros  parciales  o  completos  de  la  obra  de  partida,  sino  como  una  mirada  reflexiva sobre  el  acto  de  leer  y  de  mirar:  leer  una  obra  visual  o  mirar  un  poema.  Se  convierte  en un  ejercicio  de  miradas,  de  ver.  Rodinás  se  encarga  de  reordenar  y  usar  a  su  gusto  los elementos  iconográficos  que  Banksy  usó  en  un  inicio,  incluso  percibiendo  que  este artista  urbano  crea  su  discurso  visual  a  través  de  un  ready  made,  donde  utiliza  objetos cotidianos  y  no  artísticos  para  crear  su  propia  obra.  Esta  apropiación  sucede  también  en Rodinás,  pero  de  una  manera  más  subjetiva,  pues  lo  que  es  una  clara  práctica  del  culture jamming  en  Banksy,  en  el  poema  se  convierte  en  un  discurso  al  yo  otro;  no  como sabotaje  cultural  en  su  totalidad,  sino  como  un  desafío  de  las  reglas  del  territorio  tanto del  mundo  como  del  propio  poema,  pues  configura  su  sentido  en  tanto  los  elementos  de su mundo se  le revelan.» El autor, entonces nos sitúa ante una canción desesperada y rota, que habla de todos los que tanto se querían y de aquellos que nunca se quisieron, un mapa a través del cual nos enseña el significado de habitar poéticamente los espacios y la vida.

 ******* 

Northumbria yaraví
(Por qué el niño cobrizo llora en Inglaterra?

 

2

Es que me parecía
que
viste los árboles
nacer.
Pero
¿viste los árboles?
Crecían.
Eran lo que nos parecía
que
eran,
hermosos esqueletos de realidad
bajo
la brisa.
Frágiles
monumentos
de
la naturaleza
como instrumento
de propaganda
de sí misma.
Eran, pensabas
¿como tú?
Los árboles
cuidan
un sol
para existir.

******* 

Historia universal de un hombre que hablaba con las cosas
¿Por qué Borges no manejaba una Harley Davidson?)

 

1

Y empiezo a creer que soy
los objetos
que
no puedo
mirar:
un lápiz me contiene,
el grafito de su punta
es
mi casa.

******* 

Los hombres de verdad son lentos como las flores
(¿Para qué la lentitud es un ejército de alucinaciones?)

 

3


¿Recuerdas esta imagen?
Sobre mi ojo izquierdo, un código de barras.

Sin embargo, estoy vivo.
¿Cuántas historias hay en mi interior?

¿Hay en tu corazón varios cometas Halley?
Pesadillas, moléculas, triste mundo del alma.

Soy algo similar a un frasco:
estoy dentro de mí, pensando, asceta del vacío.

Afuera, esas hojas de almendro son el apocalipsis.
Afuera, los hombres de verdad son lentos como las flores.

******* 

 ¿En qué consiste ser un don nadie ligeramente místico?
(¿Banksy también inspecciona las flores?)

 

3


No me dejes solo: medítame
pero
estoy
solo
pero
estoy
entre las tazas por lavar.
Hallo
límites para esta figura.
Soy un vaso despedazado.
Soy un vaso desproporcionado.
Mi desesperación
es
de figuras firmes.

******* 

Los instantes más terribles se transmiten en directo
(¿Qué se puede pintar cuando caes al abismo a gran velocidad?)

 

4


Te hubiese dicho que nos amemos siempre,
pero eso hubiera sido una película siniestra.

Improvisamos el guión
en lados diferentes del ilegible gesto.

Aquí estamos, ilegibles: celebrando la ilegibilidad.

¿Qué habrá sido de aquellos que tanto se querían?
¿Qué habrá sido de aquellos que bla-bla-blá?
¿Qué habrá sido de aquellos que nunca se quisieron?

3.7/5 (10 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios