Inicio > Firmas > Libros y susurros > Demasiado tiempo muerto
aniversario de Tres Tristes Tigres

Llevo demasiado tiempo muerto. Mejor dicho, sin resucitar. No vuelvo del siglo XIX desde hace cuatro meses, cuando se celebró el lanzamiento de la nueva novela de Carlos Ruiz-Zafón, el último cañonazo editorial de 2016.  Si me he resistido es, acaso, por el empacho que produce en ocasiones una industria de cuyos detalles, en principio, estoy obligado a informar. A pesar de eso, no me basta la tumba. He atendido a distintos compromisos a los que ahora paso revista como para levantar un mapa, acaso un croquis, del primer trimestre del año.

Tras el acierto de conceder a Care Santos el premio Nadal —aquella noche ocurrió la penosa muerte del argentino Ricardo Piglia—, siguió en el calendario la tradicional comida del premio Biblioteca Breve, concedido este año por tercera vez consecutiva a un autor masculino: Antonio Iturbe, con A cielo abierto, una novela dedicada a la figura de Saint-Exupéry. De vuelta en el tren de Alta Velocidad desde Barcelona, mientras Rosa Montero borraba correos en su tableta y Manuel Vilas charlaba con Marcos Giralt Torrente, yo —que como buen melancólico soy dado a la cavilación— sólo podía pensar cómo un sello tan militante en su vocación de heterogeneidad como Seix Barral podía incurrir en tan patriarcal costumbre. Asumid mis cursivas como una ceja alzada, por favor.

"De Javier Cercas hay que decir que su más reciente novela, El monarca de las sombras, puede que sea la mejor de cuantas haya escrito."

Pero no ha sido ése el único convite. En tan poco tiempo, el 2017 ha acogido distintas celebraciones literarias: desde el regreso de Enrique Vila-Matas con una novela —¡al fin!— divertida que presentó en Madrid junto a Ray Loriga en la Central de Callao —no pegan el uno y el otro y sin embargo funcionan a la perfección—,  hasta los 25 años del Corazón tan blanco de Javier Marías, un autor por el que siento especial aprecio en su faceta personaje. Marías es un decimonónico al uso. Un hombre  en ocasiones completamente oxoniense, dueño de un buen gusto tan olvidado que parece incluso estropeado, y con quien compartí mesa en ocasión de la presentación de la edición aniversario de su novela publicada por Alfaguara. Al evento concurrió toda la prensa cultural madrileña, un acontecimiento señalado. Unas bodas de plata.

Javier Marías. Fotos: Victoria R. Ramos

A aquel siguieron otros eventos más: el regreso de Javier Cercas, que anduvo concediendo entrevistas rudas por Madrid —hay que decir que su más reciente novela, El monarca de las sombras, puede que sea la mejor de cuantas haya escrito—. Pero hay más. Acaso con la intención de repetir el éxito de Tú no eres como las otras madres, el libro de 2016 según los libreros, Errata Naturae & Periférica han anunciado la publicación de Regreso a Berlín, de Verna B. Carleton, una novela que ofrece una visión del Berlín de finales de los años cincuenta. La historia comienza en un buque repleto de pasajeros. Tras un largo viaje por el Caribe, el londinense Eric Devon, su esposa Nora y una lúcida periodista estadounidense deciden viajar a un Berlín que se recupera de los desastres de la última guerra y de los perversos efectos del nazismo. Entre los escombros y la reconstrucción, el lector encontrará –aseguran sus editores- una mirada inédita y poderosa tan personal y potente como la de Angelika Schrobsdorff.

"Llevo mucho tiempo muerto, tanto que hasta ocasión he tenido de recordar los doscientos años del nacimiento de José Zorrilla, aquel jovencillo que aprovechó mi funeral para hacerse notar."

Entre las noticias de lo que está por llegar,  me llega el dato de que cuatro libros del mexicano Ignacio Padilla verán la luz en 2018. Tras la muerte del novelista del Crack Mexicano, su amigo Jorge Volpi se ha convertido en el albacea de su obra, de la cual se publica una parte en Páginas de Espuma, el sello de Juan Casamayor, y del que Volpi será un más que propicio vigilante. También, y entre pasillos, me ha llegado noticia de que la nueva novela del norteamericano George Saunders —a quien muchos han encumbrado— será publicada en España no por el sello al que correspondería (Literatura Random House), sino por Seix Barral.

Escritor George SAunders

De momento, y entre los asuntos más próximos que están por ocurrir, doy parte de la próxima presentación, el 29 de marzo de Clavícula, la nueva novela de Marta Sanz que parece reafirmar que, aunque Sesé ya despacha en plenitud de funciones de su cargo como editora de Anagrama, las elecciones de Herralde todavía forman parte del catálogo de novedades. A esa publicación se suma, además, lo nuevo de Ignacio Martínez de Pisón, cuya más reciente novela, Derecho natural (Seix Barral), se presenta el próximo 20 de abril en Madrid. A eso se suma, por supuesto, el anuncio del Premio Alfaguara de Novela el próximo 5 de abril. En esta ocasión —la vigésima edición— concurren un total de 665 manuscritos procedentes de España y Latinoamérica. El jurado, presidido por la mexicana  Elena Poniatowska, estará formado por Marcos Giralt Torrente, Andrés Neuman, Santiago Roncagliolo, Samanta Schweblin, Eva Cosculluela, Juan Cruz y Pilar Reyes.

Llevo mucho tiempo muerto, tanto que hasta ocasión he tenido de recordar los doscientos años del nacimiento de José Zorrilla, aquel jovencillo que aprovechó mi funeral —por cierto— para hacerse notar y al que se le ha dedicado pocas y fugaces actividades. En un año de fechas señaladas (el medio siglo que cumplen Cien años de soledad y Tres tristes tigres, el centenario de Rulfo o Gloria Fuertes) sobran las citas y ocasiones.  Pero ése, claro, ya es otro asunto.  Llevo demasiado tiempo muerto, el suficiente para poner en remojo los entusiasmos y afilar la pluma. Que os atraviese o no con ella, ese ya es otro asunto.

Accede al foro de Zenda