Inicio > Poesía > 1 poema de Octavio Gallardo
1 poema de Octavio Gallardo

Octavio Gallardo es un poeta nacido en Puerto de San Antonio, Valparaíso, Chile, en 1974. Fue becario de la Fundación Pablo Neruda y ha sido publicado en diversas antologías, además de recibir premios e incentivos para el desarrollo de su obra. Destaca su profusa labor de promoción de la creación literaria chilena y latinoamericana. Actualmente dirige el periódico literario Carajo, uno de los más importantes medios de difusión literaria chilena. Ha publicado los libros Octubre, Cordillera, Especies en cautiverio y Último poema. Se encuentran en preparación el libro Derecho al olvido, edición a partir de textos no poéticos de Carlos Cociña, y la recopilación de su obra Contra sí.

***

VIAJE A TAUB

(Un viaje al menos imaginario que pretende reducir al máximo la experiencia del viaje, disminuirlo hasta el lenguaje. Tocar la puerta del poeta y músico chileno David Rosenmann-Taub en Estados Unidos donde vive en una vejez incomparable e irracionalmente productiva. Me he reunido con los responsables de la fundación que lo representa, dicen que lava una copa durante dos horas, que es exclusivo, que no recibe visitas. Comparo el viaje a la búsqueda del padre que nunca he hecho; un viaje torpe. Un des-homenaje. Es razonable dudar de su existencia real, una jugarreta que la crítica chilena ha exaltado. Nadie lo ha visto en años, quizá nunca, o quienes lo hicieron han desaparecido, también. El poeta que escribe poemas cuyo respaldo es una partitura. Así que los poemas suenan, se cantan en piano, esa cosa rara pero que sí es constituyente en la poesía. Casualmente Taub en alemán es sordo. Mi oído izquierdo no existe. Y Rosenmann podría interpretarse como el hombre de la rosa, en inglés. Nada es azar)

Hangar

Esperando el viaje a Taub
*
Tengo un pico amarillo
Susurro fonemas endecasílabos
Que van cayendo al agua
Como círculos
*
Pronto un pájaro amarillo
Recabará en la fuente
Para beber
Del entorno gris

La fiesta

Todos vinieron a la mesa a saludarme
Me besaron en la cara.
*
Comimos nueces
Las cáscaras quedaron flotando.
*
Barcos en el océano blanco
Del humo
*
Pronto atardecerá
Caerá el sol amarillo
Y quedará colgante
Como una lámpara vacía.
*
Nadie sabe a que ha venido exactamente.
Se frotan las manos,
Hablan in extenso;
Babas del habla
*
-Me abriré paso entre los cielos
-¿Quién es Taub?
-Un viejo sentado al piano
En lejanas estirpes de la lengua.

Lejanas estirpes

“N o e s t o y
A c o s t u m b r a d o”
Los versos son botes oscuros
Navegando a solas en la noche,
iluminados por velas encendidas
*
Ancla el manuscrito
En el fondo.

Chile
(Ronda)

Tengo un gato a mansedumbre
Tiene una amante que va con él y no regresa de la fiesta
*
Mi gato apesta a tórridos lamentos
Y aburguesados chillidos, nada lo consuela.
*
Pobre muñón!,
Recuerda a una isla en el sur de Chile
mojada en descanso
*
Es paisaje. Tiene árboles tupidos
y agrestes en el lomo.
*
Acaricio a Taub, mi gato enamorado.

León

-Buscas a tu padre!
*
-No, no busco a mi padre.
*
-Entonces porqué emprendes tras un hombre
Hundido en sus tribulaciones?
*
-Porque es un león con el hocico dormido

Los ardores

Y si te preguntaras si acaso te ama? ¿Te amaría?
*
Fumas Taub? – yo sí
*
Horado mi sangre con la estela encendida del cigarro
*
¿Dolería tanto en esos años como duele en estos años, el agua negra?

Baldío

En la mazmorra de la fe,
Debajo de los puentes,
Un pequeño vaho arrastra
Un cauce de agua pura
*
-Puedes oírlo?
*
-No
*
La muerte es un caracol de fierro

Babo

No babea porque no tiene boca

Inmigrante absoluto

En el cuarto ha entrado el mar y ha vaciado el aire
*
Tiene los ojos abiertos en el profundo oscuro
agita los pies, chasquea los dedos (en el aire)
*
La oreja puesta en la rasa de la puerta
No se escucha el mar
*
Es un pez denso que atrae al coral
*
La luz troquela el velo en la ventana
y ondea hasta él; sucedáneo del fuego.
*
Recuerdo de su madre que lo citaba a comer
*
Luego levita
Fabulosamente curvo
Y se deja caer

Final de viaje

(El lenguaje se absorbe y se anula en lo higiénico
Pero es pedestre y pretencioso absorber y anular en lo higiénico
los símbolos precarios, más aun
desde lugares que parecen tan bien ubicados en el espacio
Tanta sinonimia sobre uno mismo
Que al final se transforma en un altercado
Que conduce a una zona donde los gallos se pelean,
Con público que apuesta, pero que no termina en muerte
Sino en daño)

3.5/5 (15 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)