Inicio > Poesía > 15 aforismos de G.K. Chesterton
15 aforismos de G.K. Chesterton

Gilbert Keith Chesterton fue un escritor y periodista británico nacido en Londres en 1874. Cultivó el ensayo, la biografía, la poesía, la narrativa, el teatro y el libro de viajes entre otros géneros. Su obra de ficción detectivesca lo sitúa como uno de los narradores más brillantes e ingeniosos de la literatura en lengua inglesa. Se caracterizó por sus paradojas, comenzaba sus escritos con alguna afirmación que parecía de lo más normal y hacía ver que las cosas no eran lo que parecían. Su personaje más famoso es el Padre Brown, un sacerdote católico de apariencia ingenua, cuya agudeza psicológica lo vuelve un formidable detective, y que aparece en más de cincuenta historias reunidas en cinco volúmenes publicados entre 1911 y 1935. Entre algunos de sus textos más destacados están la novela El hombre que fue Jueves (1908), una obra maestra del absurdo en la que un investigador se infiltra en una sociedad anarquista para descubrir al fin, sorprendido, que esta sociedad está enteramente formada por espías infiltrados en ella, incluido su mismo presidente; el libro de poemas La balada del caballo blanco (1911) o las biografías y estudios literarios dedicados a Charles Dickens (1906) o Bernard Shaw (1909). Las obras de Chesterton han sido elogiadas por autores como Ernest Hemingway, Jorge Luis Borges, Gabriel García Márquez, Agatha Christie, Julio Cortázar, W. H. Auden, Orson Welles, Franz Kafka o Slavoj Žižek. La novela The Napoleón of Notting Hill era una de las favoritas de Michael Collins, quien luego sería uno de los líderes del movimiento independentista irlandés. Ingmar Bergman consideraba la pequeña obra de teatro Magic como una de sus favoritas y afirmó que se inspiró en esta obra para su película The Magician (1958). En España se publicó una recopilación de aforismos del autor bajo el título Un buen puñado de ideas (Editorial Renacimiento, 2018).

***

Las falacias no dejan de serlo por estar de moda.

***

Las costumbres en general no son egoístas. Los hábitos casi siempre lo son.

***

Los cuentos detectivescos describen por regla general a seis hombres que discuten sobre cómo es que un hombre ha muerto. Las historias filosóficas modernas describen a seis hombres muertos que discuten sobre cómo es posible que un hombre viva.

***

El pasado no es lo que era.

***

Los hombres que realmente creen en sí mismos están, todos, en el manicomio.

***

La imaginación sirve no para hacer común lo extraño, sino para hacer extraño lo común.

***

La literatura es un lujo, la ficción una necesidad.

***

El primer deber del hombre enamorado es ponerse en ridículo.

***

A algunos hombres los disfraces no los enmascaran, sino que los revelan.

***

La única educación eterna es ésta: estar lo bastante seguro de una cosa, para atreverse a decírsela a un niño.

***

Dios hizo el sexo. Los sacerdotes el matrimonio.

***

El optimista cree en los demás y el pesimista sólo cree en sí mismo.

***

Si no te metes con la política, la política terminará metiéndose contigo.

***

A universo regalado no le mires el diente

***

El silencio es la réplica más aguda.

4.7/5 (98 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)