Inicio > Poesía > 4 poemas de Alberto Guirao

4 poemas de Alberto Guirao

4 poemas de Alberto Guirao

En Ulises X se produce el encuentro entre la fijación contextual a lo contemporáneo y la madurez estilística de un autor que ha crecido pausadamente, de forma paralela a los circuitos que aquella agitada generación proponía, y que ahora se presenta habiendo asimilado también otras tradiciones y alcanzando un lenguaje distinto y propio.

Zenda reproduce 4 poemas de Alberto Guirao incluidos en esta obra.

¿Quieres decirme qué haremos con tanta herencia?

I (Grupo familiar)

Resolución del pecado: la fotografía compartida nos hizo mendigos a las puertas del grupo familiar.

No importa quién se es, sino quién ha sufrido mejor: un mapache reciclando cócteles con los que embriagar el certamen del mártir.

No sorprende el silencio basal, sino preferir suciamente distancias y que el emoji nos salve el dialecto.

Al final, lo borroso en la descarga iguala ostracismos y sonrisas, el bautizo y la piscina, el resort eufemístico.

El consuelo del ególatra: cuando lo atiendes también estás (salvajemente mirando) hacia un lado muy prudente de tu vida.

II (Isla roja)

Un mal asesina anualmente a las palmeras. Mi padre vomitó después de la promesa varada en la isla roja. ¿Cuánto cormorán avistaríamos (la supuesta alegría de los demás)?

Buceé anonadado: el auténtico coral carece de caribes, convendría conocerlo en claro fotográfico. La ceguera me fue ajena; sufrida, en los ojos de mi madre.

¿Hasta cuándo costearán los viajes estivales? A cada esfinge un foro desinforma: los hijos de los hijos de la hidra.

¿Cíclica la edad de la poda y su cuidado? Esa iguana lo sabe: cómo deslumbra aquello que no quieres pensar. Un insecto que carga como tú con su horror.

Subo solo como en sueños. Una selva luminosa (más allá) la orilla (y después) mis padres en la proa, mareo e invidencia (a lo lejos)

tortugas que mueren avisando.

III (Sargazo)

Si debe ser encontrado, se derrama

Rentable

adjetivo de moda

Vuelve así el templo encogido, emplata bicitaxis en la selva precaria. Sus runas tendidas a idéntico sol, otro tiempo al silencio: exilio de aves, defor-estación. Un quiebro en la piedra es hoy traducido al plot twist: el fin de los mundos a la anchura de tu biblioteca.

También quieres ver aquel río que vuelve a ocurrir bajo otro domin(i)o: influencias fluyendo hacia la predicción. Te hará libre todo contador inexacto, cenote que por refrescar sugiera bisiesto.

¿Y aquello que, intuyes, sabrás de ti mismo no gracias a ti? Si sobre tus manos incienso ennegrece, el chamán va a hacerte sentir algo ofendidito. El mar, tu cuerpo, dan miedo, se encrespan. ¿Qué cruel minoría fondea en ellos?

Sargazo es recurso, el océano sacude hacia ti un cese de acciones y, aun así, dulce ofrenda.

Poema: el blanco pañuelo. Mueves y limpias y tal vez a nadie concierne

y aun así.

IV (Herencia)

El yo-cero se resiente. Quemando el merchandising creí confrontar tópicos (algo a lo que debernos) y luego saltaste tú a la carretera.

Garabateas el plan de los huérfanos: el ser escindido a cambio de mensualidad. Y nos reímos porque acechan desde la encimera (veteranos Happy Meal).

Más allá del maniqueísmo, quizás, los peces del pasado sean ciegos, presa fácil, en esa región primera

solemos irnos a ahogar.

Tomamos de nuestros padres las rezagadas parrillas (flor de VHS) Otras formas de nostalgia y guiones de emergencia Lo aleatorio del rebobinado Prohibido hablar de política

La instrucción en fortuna

(mantenerla-amaestrarla):

herencia que contar como

si pudiese volver a ocurrir.

—————————————

Autor: Alberto Guirao. Título: Ulises X. Editorial: Hiperión. Venta: Hiperión.

2.4/5 (25 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios