Inicio > Actualidad > Noticias > A Florencio le pica la cabeza, un libro lleno de piojos

A Florencio le pica la cabeza, un libro lleno de piojos

A Florencio le pica la cabeza, un libro lleno de piojos

Vuelve el colegio y ¿quién vuelve también? Pues los piojos, esos bichitos incómodos que cuando colonizan la cabeza de cualquier niño o niña saltan las alarmas de compañeros y padres, una situación que no hace ninguna gracia, pero de la que nos vamos a reír después de leer A Florencio le pica la cabeza.

La pediculosis, al igual que cualquier otro drama, siempre tiene un lugar para el humor, y ese espacio para las risas es el que ha utilizado para su primera obra la autora Sara Fernández, quien firma el texto y las ilustraciones de este libro publicado por la editorial Milrazones. Vecina desde 2011 de la localidad segoviana de Aldeanueva del Monte —con tan solo ocho habitantes— esta madrileña de nacimiento (1976) creó al león Florencio, el portador de los «pipis», en un viaje en tren a Barcelona, pero no nació la idea al completo hasta que recibió el «típico papelito» del colegio en el que dice que hay un problema de pediculosis en las aulas, según cuenta a Efe.

En el libro, Florencio, un león con cara de bonachón y una gran nariz roja, no sabe el motivo ni la solución para frenar esa desagradable sensación y acepta con amabilidad y desesperación la ayuda del babuino, la serpiente, los tábanos e incluso los cocodrilos y el elefante para frenar el picor. Y en cada una de esas generosas acciones su frondosa melena irá sufriendo los avatares de esos socorristas que, en cualquier otra situación, bien podrían ser auténticos enemigos. Por eso, aunque el objetivo fundamental de la autora era que los pequeños se «rían», también aprenderán valores como la amistad o la solidaridad entre seres vivos de razas diferentes aparentemente enfrentadas.

Según desvela Fernández, cuando tuvo terminado este libro de ilustraciones hechas con acuarelas y lápices de colores, los encargados de pasar el «filtro» fueron sus dos hijos y una amiga que va al pueblo los fines de semana. «Se lo di y me escondí, y cuando los oí reír me dije «esto ya está» «, recuerda esta autora recién llegada al mundo de la literatura infantil.

5/5 (4 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)