Inicio > Actualidad > Bajo el volcán > Amigas Íntimas, arte y literatura
Amigas Íntimas, arte y literatura

Con la idea de resaltar el vínculo entre arte y literatura, las argentinas Milagros Rojas y Catalina Berarducci, radicadas en México, han creado un sello editorial de singulares características, Amigas Íntimas, mediante el cual están realizando desde 2018 una labor encomiable publicando textos creados por artistas visuales, ya sean novelas, ensayos, poemas, relatos o conferencias. Hasta el momento Amigas Íntimas cuenta con tres colecciones: Mensaje Original, LIT y Libro Colectivo. El tercer título de esta última colección, In memoriam, acaba de presentarse en la Ciudad de México y en él doce artistas y personas relacionadas con el arte han escrito sobre un amigo o colega ya fallecido, a manera de homenaje. De esta manera, Sofía Garfias escribe sobre Carla Herrera Prats; Vania Macías Osorno sobre Felipe Ehrenberg; Caitlin Donohue sobre Alan Balthazar; Ana Gallardo sobre Sara Minter; Carla Rippey sobre Muna Imady; Manolo Larrosa sobre Emiliano Yoshigei Gutiérrez Nakatani; Zoe MG habla de Omar Gutiérrez Noriega; Gustavo Bruzzone sobre Pablo Suárez; Melquiades Herrera sobre Rubén Valencia; Dulce María de Alvarado sobre Melquiades Herrera; Mónica Nepote sobre Grace Quintanilla, y Patricia Ruzzo sobre Alfredo Londaibere. Rojas y Berarducci han declarado recientemente que los artistas, en general, no escriben o no tienen el hábito de una escritura literaria. Sin embargo, con esta propuesta han logrado conseguir textos luminosos donde resplandece un registro de lo cotidiano de gran belleza, en los que se refleja la convivencia entre dos artistas que al mismo tiempo revelan aspectos de su práctica artística y su manera de moverse en el mundo, aunque en muchos de ellos asoman la tristeza y la melancolía, porque hay un dejo de recuerdo sobre el artista del que se escribe, dicen. In memoriam, explican, ha surgido del interés por realizar semblanzas de artistas desde una perspectiva íntima que brinde al lector un panorama distinto al de las biografías tradicionales, pues las editoras son fieles creyentes del vínculo afectivo entre el arte y la amistad. “Los amigos, los colegas, son —especialmente en el arte— indispensables para alimentar la práctica personal y colectiva”, afirman. El libro se puede conseguir por catálogo en la cuenta @amigas_intimas de Instagram.

ENRIQUE SERNA Y LAS ALMAS PERDIDAS

"Serna dice que en los cinco cuentos y dos novelas cortas que componen el volumen buscó mostrar los conflictos de diversos personajes que entregan el timón de sus vidas o descubren que alguien se las arrebató"

Tras arrasar con su última novela, El vendedor de silencio, que le hizo merecedor del Premio Xavier Villaurrutia 2019, Enrique Serna (1959) se ha metido en la piel de un puñado de seres que de alguna forma han entregado sus almas al perder el control de sus vidas, olvidando sus principios o su identidad, hundidos en el consumo de drogas, a la deriva en el amor, el deseo, una relación adúltera o el odio a sí mismos. Lealtad al fantasma (Alfaguara) es el título de esta magnífica obra que vuelve a situar en la cúspide de la creación literaria mexicana al autor de obras como El ocaso de la primera dama (1987), Ángeles del abismo (2004) o Genealogía de la soberbia intelectual (2013). Serna dice que en los cinco cuentos y dos novelas cortas que componen el volumen buscó mostrar los conflictos de diversos personajes que entregan el timón de sus vidas o descubren que alguien se las arrebató, así como también evidenciar la otra cara de la moneda, donde aparecen los invasores de almas para reflejar cuáles qué les mueve a hacerlo. Escritos durante la pandemia, excepto el relato que le da nombre al libro, varios de los textos de esta obra están narrados por mujeres, una perspectiva que, dice el narrador, le ha permitido un cierto desdoblamiento para sacar a la mujer que todos los hombres llevan dentro; una experiencia liberadora y un acto de travestismo literario, muy bueno como terapia, agrega.

LAS NACIONALIDADES CONFUSAS

Posible candidata a la presidencia de México en los comicios de 2024, la actual jefa del gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, debería saber que la atribución de una nacionalidad solo es posible cuando se refiere a un Estado reconocido jurídicamente por sus pares; es decir, una persona es de nacionalidad mexicana y no yucateca, michoacana o jarocha, digamos. Esto viene a cuento porque al responder a unas preguntas sobre la contratación de un asesor de comunicación de origen catalán, doña Claudia dijo que Antoni Gutiérrez-Rubí (el susodicho), era “una persona de nacionalidad catalana” que les iba a ayudar “desde lejos” en temas de Comunicación Digital, visto que Gutiérrez-Rubí, el catalán que hasta ahora solo ostenta la nacionalidad española, había hecho un trabajo estupendo en la campaña que llevó a la presidencia de Colombia a Gustavo Petro. Y lo quiere en su equipo. Ojalá cuando la señora Sheinbaum llegue a la jefatura del ejecutivo mexicano, si es que López Obrador al fin la destapa como su sucesora, no acabe instalando una Embajada de México en Cataluña. Volvería a hacer el ridículo.

4.2/5 (5 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios