Inicio > Actualidad > Bajo el volcán > AMLO y el narco
AMLO y el narco

Tras recopilar decenas de testimonios entre 2020 y 2024 en diversos países, buceando en expedientes judiciales de cortes federales de Estados Unidos y mexicanas, documentos internos de la Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York y la DEA relacionados con una investigación realizada en 2010 y 2011 sobre la campaña presidencial de Andrés Manuel López Obrador en 2006, la periodista mexicana Anabel Hernández García ha llegado a una conclusión cuanto menos inquietante: en las tres campañas presidenciales de López Obrador hubo apoyo económico u operativo del Cártel de Sinaloa, con el conocimiento del ahora presidente. Autora de obras de referencia sobre el mundo del crimen organizado en México como Los señores del narco, México en llamas. El legado de Calderón o El traidor. El diario secreto del hijo del Mayo, Hernández García (1971) ha puesto patas arriba el gallinero sociopolítico mexicano con la publicación de su nuevo libro: La Historia Secreta. AMLO y el Cártel de Sinaloa (Grijalbo), donde relata sus pesquisas y ofrece no solo el testimonio de funcionarios estadounidenses que le revelan algunos hallazgos importantes, sino el de 20 personas clave del círculo más cercano a AMLO que lo ha acompañado en su carrera política desde la jefatura de gobierno de la Ciudad de México a comienzos del siglo XXI y como miembros de su equipo de campaña en 2006, 2012 y 2018. Pero la cosa no queda ahí y esta investigación cuenta con la voz de cinco exmiembros del Cártel de Sinaloa, a quienes la autora entrevistó en distintas ciudades y años, en su mayoría testigos colaboradores de la justicia de Estados Unidos en diversas investigaciones en curso y algún otro en la cárcel pagando su condena. Las versiones de los entrevistados, sostiene Hernández García, coinciden y se complementan entre sí, y todas apuntan en la misma dirección: las campañas presidenciales de AMLO recibieron el apoyo del narco. ¿A qué precio? Se dice que a cambio de permitirles operar y estar involucrados en la designación de funcionarios clave para que la DEA no interviniera en sus negocios. Y solo basta echar una mirada panorámica a México para constatarlo: el crimen organizado campa a sus anchas en muchas regiones. Y no hay quien le haga sombra. Así pues, a lo largo de sus quince capítulos, en este libro van desfilando los nombres de narcotraficantes como Sergio Villarreal Barragán «El Grande’»; Jesús Zambada García «El Rey», hermano de Ismael Zambada «El Mayo», uno de los líderes del Cártel de Sinaloa; Roberto López Nájera «El Diecinueve» y Dámaso López Nájera «El Mini Lic»; así como personajes cercanos a López Obrador como Nicolás Mollinedo Bastar «Nico», exchofer y excoordinador de campaña del hoy presidente; Mauricio López Nájera, Mauricio Soto Caballero y Omar García Harfuch, actual candidato a Senador y quien siendo Secretario de Seguridad de la Ciudad de México fue atacado por miembros del Cartel Jalisco Nueva Generación, atentado del que salió con vida. Como se ha dicho, la DEA ya había investigado en su momento los sobornos del narco a las campañas de AMLO y aunque el trabajo de los agentes gringos no prosperó, Hernández García ha podido rescatar muy valiosa información que confirmaría las entregas de dinero ilegal a López Obrador, lo que según la periodista explica por qué el sistema criminal en México se ha mantenido “intacto e impune». Para Anabel ha sido siempre impostergable la divulgación de los vínculos de las autoridades, cualquiera que sea su rango y filiación política, con el crimen organizado, cuando en México estas complicidades han dado como resultado la muerte, desaparición o sufrimiento de miles de personas todos los días. Por eso, afirma, ha querido contar esta historia secreta, que se suma al negro historial de infamia que bulle en México.

LAS FOTINSKIS DE MORDZINSKI EN EL CORAZÓN DE LA CIUDAD DE MÉXICO

"Un cruce de miradas en el que el fotógrafo muestra sus inigualables piezas, ese Atlas humano de la literatura iberoamericana "

En pleno corazón de la Ciudad de México, en el camellón lateral de Paseo de la Reforma, entre la Diana Cazadora y la Estela de Luz, los paseantes se sorprenden al encontrarse con los magníficos retratos de escritores como Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosa, Jean-Marie Gustave Le Clézio, Derek Walcott, Gioconda Belli, Rosa Montero, Elena Poniatowska, Brenda Navarro, Emiliano Monge, Octavio Paz o Héctor Abad Faciolince, entre otros, los cuales forman parte de la exposición al aire libre de Daniel Mordzinski titulada América y Europa. Un cruce de miradas en el que el fotógrafo muestra sus inigualables piezas, ese Atlas humano de la literatura iberoamericana que ha logrado construir a lo largo de más de tres décadas, donde atrapa las almas y los sueños de sus fotografiados siempre desde una óptica inusual, sorprendente y traviesa. Dice Daniel que en cierto modo él se considera un lector que culmina, o empieza, su lectura literaria fotografiando a los autores que admira y que de alguna manera busca la alegoría de la página en blanco del escritor para escribir con imágenes cargadas de talento, emoción y sensibilidad, sus propias historias infinitas. Un regalo para los paseantes.

4.9/5 (8 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest

1 Comentario
Antiguos
Recientes Más votados
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios
Manuel González Ledesma
Manuel González Ledesma
2 meses hace

Otro panfleto más de este periodista (?). La supuesta relación del presidente de México con el narco que relata Anabel, es una serie de sandeces. Dado que rebatir cualquier mentira o bulo cuesta al menos dos veces inversión en tiempo (principio de Brandolini), consideremos solo un poco de información previa. La misma periodista del libro señaló en 2006 que nunca había encontrado evidencias de relación del presidente con el narco. Su serie de sandeces no tienen sustento en nada (evidencias como documentos, grabaciones, depósitos de dinero, etc.), lo de me contaron o le contaron, etc. es basura. Lo ejemplifica muy bien otro periodista, este si serio, mexicano: escribió un libro sobre García-Luna (el narco que estuvo al frente de la Secretaría de Seguridad Pública Federal), donde relata que desde joven era un delincuente, no por que se lo contaron, sino porque fue a recuperar documentos de acusaciones y sentencias de esos años. Para no perder el tiempo en este pobre y limitado periodista que cuenta lo que cuenta otra periodista mentirosa, que solo recoge chismes, va, el resumen del otro periodista de investigación que escribió el libro sobre García-Luna: «es un libro escrito sin fundamentos para chilangos de derecha pendejos, que no tienen pensamiento crítico y que solo están esperando que les digan lo que quieren oír.»