Inicio > Blogs > #Mibiblioteca > Antonio Rubio
Antonio Rubio

Siempre me ha interesado mucho la labor del periodista, pero sobre todo su oficio de investigación para destapar y contar la verdad.

Veo muchos símiles con mi trabajo fotográfico en esto de contar la verdad. Antonio Rubio es una de esas personas que me da cierta envidia, y no sana, yo creo que esa no existe, es un invento de los “guays”. Envidia, por vivir todo lo que ha vivido, hacer todo lo que lo ha hecho y trabajar como lo ha hecho y lo sigue haciendo: luchando por un ejercicio de veracidad, independencia, autonomía y sobre todo realizándolo con agallas.

Un gran referente del periodismo de investigación, del de verdad, del de los que se la juegan.

Me recibe en su casa y charlamos mucho sobre fotografía, su evolución e importancia periodística y modelos de cámaras. Me enseña su bonita colección y su joya: una Leica m6 negra.

Me muestra antiguas portadas de periódicos y me da su versión sobre el periodismo actual con una opinión avalada por la experiencia y los años.

Aquí podéis saber más sobre Antonio:

Dirige el Máster en Periodismo de El Mundo/San Pablo CEU y el Máster en Periodismo de Investigación, Datos y Visualización de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC)/El Mundo.

También es doctor-tutor del Máster en Reporterismo de la Universidad Ramón Llull/Blanquerna.

Y está doctorado por la Universidad Complutense con la tesis “Periodistas españoles en la Guerra del Rif (1921-1923). Origen del Periodismo de Investigación en España”.

Exsubdirector del diario El Mundo.

Comenzó en el diario Tele/eXpres (Barcelona) en 1970. Después recaló en el Periódico de Cataluña y en Interviú.

En 1986 se traslada a Madrid: primero en Interviú, más tarde en Cambio 16 y finalmente, en 1993, en el diario El Mundo. Dejó este medio en 2012, cuando era subdirector

Sus revelaciones periodísticas se han convertido en “notitias criminis”: GAL, Fondos Reservados, Luis Roldán, escuchas y papeles del CESID, Caso Zabalza, ETA, Francisco Paesa, 11-M, Gil y saqueo de Marbella, padre Ellacuría, Operación Sofía, Teodoro Obiang, Monzer Al Kassar, etc. Sus investigaciones provocaron la dimisión de Alonso Manglano y Alberto Sainz, directores del CESID y CNI.

Libros: Quini, del  secuestro a la libertad (1981); El caso Interior (1995); El origen del GAL (1997); Lobo. Un topo en las entrañas de ETA (2003) y Tramas políticas y urbanísticas al descubierto (2011), Luis de Oteyza, el oficio de investigar.

Premios: “Club Internacional de Prensa”, “León Felipe”, “Lumbreras” y APEI.

También ha sido director de los “Encuentros entre el Periodismo de Investigación y la Historia”, que se celebran en la URJC en homenaje al periodista Ryszard Kapuscinski.

Director de los cursos de verano curso de verano “Terrorismo y Justicia” (2012 en la URJC); “Periodismo y literatura” (2013); “Cien años de soledad. Una caravana de historias”. Sobre la obra de Gabriel García Márquez (2017) y “Periodismo de Investigación” en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (2017).

Además es  el coordinador de las colecciones de la editorial Libros.com, aquí nos cuenta sobre este bonito proyecto:

Libros.com

Cuando uno entra al enlace de la editorial se encuentra con una pestaña, entre otras, que dice: “Qué es Libros.com

Y entonces se puede leer: “Somos una editorial que apuesta por un modelo más democrático de la industria del libro. Utilizamos el crowdfunding para desarrollar nuestros proyectos editoriales, y establecemos una relación más justa y transparente con nuestros colaboradores”.

Después tenemos otra pestaña con el apartado “El equipo” y allí me encontrarás y verás que me encargo de coordinar las “Colecciones”.  Antes de llegar a la editorial, hace algo más de dos años, ya había algunas colecciones en marcha, pero no había una interrelación o coordinación entre todas ellas.

Así que nos pusimos manos a la obra y decidí que uno no puede saber de todo, como si fuera un todólogo o tertuliano al uso. Motivo por el que consideré que primero había que definir las colecciones y después poner al frente de cada una de ellas a un experto en la materia y que, además, le encantará emprender y la idea de formar parte de un proyecto joven y con futuro.

Para ello lie, engatusé o convencí a gente como Julio Rey, ilustrador, que se ha hecho cargo de la colección “Pantone” (ilustración y fotografía) y que junto a Rodrigo Sánchez han hecho un excelente libro de Ricardo Martínez: “Animal ilustrado”. Mariano Sánchez, periodista y escritor de novela negra, dirige “Calibre 44”; Cristina Morató, escritora y referente en libros de historia y viajes, está al frente de “Ciudad invisible”; en “Fábulas”, dedicada a la narrativa realista, está como cabeza visible un experto en literatura como Miguel Ángel Villena (director de Tinta Libre); “Compromiso”, que está enfocada a temas sociales, la dirige Javier Bauluz, premio Pulitzer y director de Periodismo Humano; Santiago Carcar, periodista especializado en trabajos económicos, va al frente de “CuentaCuentas”; Eduardo Madina, político y con una gran base intelectual, lleva “Galileo”, que se dedica al mundo del ensayo. Y yo me encargo de “Contraluz” e “Investigación”, que se mueven por el universo del periodismo, y de coordinar y trabajar mano a mano con cada uno de los directores de las colecciones de libros.com.

 

Nos recomienda este libro:

Gabo periodista sería el libro que recomendaría a todos aquellos que quieran estudiar y practicar “el mejor oficio del mundo”, como mantenía el maestro Gabriel García Márquez. Y también a los que amen la literatura y tengan adicción al buen periodismo, al de verdad.

No es un libro cualquiera, es una antología de los mejores trabajos de Gabo, como llamaban sus amigos a García Márquez. Junto a sus textos están los análisis y comentarios de los estudiosos del Nobel como Gerald Martin, Juan Villorio, María Teresa Ronderos, Jon Lee Anderson, Alex Grijelmo, Martín Caparrós, Antonio Muñoz Molina, Juan Cruz, María Elvira Samper, Alma Guilllermoprieto y Jaime Abelló, director de la Fundación García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano, entre otros.

Al principio de la obra del Nobel de literatura se recupera una entrevista que mantuvo en 1991 con el periodista Darío Arizmendi en Radio Caracol donde recuerda: “Soy un periodista, fundamentalmente. Toda la vida he sido un periodista. Mis libros son libros de periodista aunque se vea poco. Pero esos libros tienen una cantidad de investigación y de comprobación de datos y de rigor histórico, de fidelidad a los hechos, que en el fondo son grandes reportajes novelados o fantásticos, pero el método de investigación y de manejo de la información y los hechos es de periodistas”.

Gerald Martin, uno de los biógrafos de García Márquez, refleja en esta obra que el Nobel se ha dedicado a tres pasiones culturales a lo largo de una vida intensa y comprometida: “Sus obras de ficción (novelas y cuentos), el cine (guiones, adaptaciones y producciones), su periodismo (con estilo y géneros diferentes, desde crónicas hasta trabajos de reportero de investigación)”.

Juan Villoro, uno de los mejores escritores y analista de la literatura iberoamericana, hace una excelente radiografía del Gabo periodista: “El cronista tiene dos modos esenciales de aproximarse a la experiencia: con la autoridad de quien ya conoce lo que va a escribir o con el deslumbramiento de quien escribe para conocerlo”.

Y va más lejos cuando indica que “en Cien años de soledad, El otoño del patriarca y El amor en los tiempos del cólera, García Márquez asume el tono legendario de quien narra de nueva cuenta una historia que ya ha sido contada, refutada y reivindicada”.

En este trabajo de recopilación de la obra de García Márquez también se recuperan reflexiones y pensamientos del Nobel que nos hace meditar sobre nuestro quehacer cotidiano y profesional:

“El periodismo me ha ayudado a establecer un estrecho contacto con la vida y me ha enseñado a escribir. La obra creativa, de fantasía, ha dado valor literario a mis trabajos como periodista” (El Tiempo. 29 Abril 1979).

“La mejor noticia no es siempre la que se da primero sino muchas veces es la que se da mejor” (Los Ángeles. 7 octubre 1996).

“Cuando uno se aburre escribiendo, el lector se aburre leyendo…Es más fácil atrapar a un conejo que atrapar a un lector” (El País. 13 Diciembre 1998).