Inicio > Libros > No ficción > Así se hizo «Maestras de vida»

Así se hizo «Maestras de vida»

Así se hizo «Maestras de vida»

Para contar cómo y por qué he escrito Maestras de vida: Biografías y bioficciones, debo remontarme al año 2001. La escritura de este libro comenzó, sin yo saberlo, el día en que recibí el encargo de hacer una biografía de Ramón del Valle-Inclán. Acepté, es decir, me tiré a la piscina. Pero, en verdad, no sabía nadar. Había leído biografías, conocía las que había merecido hasta entonces don Ramón, tenía una idea intuitiva del género, pero no había escrito ni pensado escribir ninguna, y por tanto desconocía los principios que regían su creación y las dificultades que hay que afrontar para hacerlas. Con más entusiasmo que oficio conseguí publicar Valle-Inclán: La fiebre del estilo (Vidas de escritores/Espasa, 2002).

No quedé del todo insatisfecho del resultado, pero en este primer ejercicio me contagié del «virus» biográfico, pues la biografía es una escritura que está sembrada de atractivos peligros y efectos laterales. Decidí seguir buscando qué había de verdad tras las leyendas y mitos que proliferaban en torno al personaje, y cómo era verdaderamente la persona que se escondía detrás de las máscaras. El resultado fue una biografía que me atrevo a calificar de canónica, al menos en su planteamiento, pues aspiraba de manera desiderativa a recabar toda la información documental del escritor para darle una nueva interpretación, más atada a los hechos. El resultado de este segundo intento fue La espada o la palabra: Vida de Valle-Inclán (Tusquets, 2015), Premio Comillas de Biografía.

"Una biografía es casi siempre el fruto de una cadena de biografías"

A ambas biografías me refiero con frecuencia en Maestras de vida, y a los escollos que tuve que sortear y la manera en que resolví ciertos problemas, o intenté resolverlos. En el libro se decanta mi experiencia de biógrafo —lo digo sin presunción—, porque aprendemos equivocándonos y porque, perdón por la autocita, “una biografía es casi siempre el fruto de una cadena de biografías, que mejora la anterior, incorporando los avances en la investigación y beneficiándose incluso de los errores de las biografías precedentes”.

He tenido además una motivación extra para escribir este libro. Ahora que está próximo el final de mi etapa docente, he creído que podría servir a estudiantes, lectores o biógrafos potenciales la publicación de este libro, mezcla de ensayo y manual, en el que se recogen también las lecturas y reflexiones sobre la biografía realizadas en los últimos años. El resultado es, creo, una útil y amena síntesis del género biográfico que comprende los aspectos teóricos, críticos, epistemológicos e históricos, todo ello tratado en un tono amable y ensayístico. También añado una extensa guía con sugerencias y consejos —la llamo “la cocina del biógrafo”—, para aquellos que quieran emprender la escritura de una biografía.

He simultaneado estos trabajos biográficos con el estudio de los diarios personales, autobiografías, novelas autobiográficas y autoficciones, a los que dediqué tres libros. Aunque son géneros autosuficientes, distintos y más recientes históricamente que la biografía, todos ellos se relacionan estrechamente con el bimilenario género biográfico, origen y pilar del género autobiográfico. Las obras autobiográficas convierten al lector en un biógrafo intuitivo que, al leer estas, aplica procedimientos de comprobación propios del biógrafo y realiza por fuerza una interpretación y un cribado de las informaciones del autobiógrafo. Su lectura fue, en mi caso, una especie de entrenamiento o de preparación para la biografía.

"La biografía misma se ha convertido en una productora de ficciones"

En las últimas décadas, “lo biográfico” ha experimentado una proliferación excepcional que ha contagiado a la literatura en general. Por ejemplo, a partir de la mezcla de autoficción, crónica y biografía ha nacido un nuevo registro narrativo con el nombre de “bioficción”. Para decirlo en pocas palabras, la bioficción se define como una variante biográfica-ficticia en la que lo biográfico no es ya necesariamente lo opuesto a la ficción. Es decir, la biografía misma se ha convertido en una productora de ficciones, y por tanto los recursos constructivos de la ficción sirven y enriquecen lo biográfico. A este novedoso registro o sub-género biográfico en boga le presto una atención especial en el libro.

En Maestras de vida he querido también reivindicar que, aunque la biografía es un género peculiar, híbrido de historia y literatura, constituye, sin embargo, una rama esencial de la gran literatura de todos los tiempos, como demuestran las obras de Plutarco, Lytton Strachey, André Maurois o Stefan Zweig. Además, ha sido alimento de la literatura universal en ejemplos tan dispares como las tragedias de Shakespeare, la dramaturgia de Bertold Brecht o los relatos de Virginia Woolf.

—————————

Autor: Manuel Alberca. Título: Maestras de vida: Biografías y bioficciones. Editorial:  Pálido Fuego. Venta: Todostuslibros y Amazon

5/5 (8 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)