Inicio > Libros > No ficción > Cazaré al monstruo por ti, de Manuel Marlasca

Cazaré al monstruo por ti, de Manuel Marlasca

Cazaré al monstruo por ti, de Manuel Marlasca

Hace unos años un amigo me regaló un libro donde entrevistaba a supervivientes de campos de exterminio nazis. Recuerdo leerlo subyugado, apartando la mirada varias veces, sintiendo muy de cerca cada una de las barbaridades que allí se contaban. Cuando se lo comenté al autor, me dijo que era normal. “No dejes que te afecte, tú no lo hiciste, fue hace mucho tiempo: guarda la distancia con los testimonios”.

El último ensayo de Manuel Marlasca, Cazaré al monstruo por ti, (Sinficción, Alrevés Editorial 2019) camina por terrenos parecidos. Desde las primeras páginas se muestra el horror que se vivirá a lo largo de todo el volumen. Hablamos de la busca y captura del conocido como “pederasta de Ciudad Lineal”, que implantó un estado de psicosis total el tiempo que estuvo suelto. Marlasca no es explícito en ningún momento, no se recrea en el horror: eso lo deja a la mente del lector, quien siempre completará el dibujo por sí mismo.

"El libro se lee contagiado por el mismo ímpetu que empuja a los agentes para capturar al pederasta"

Las películas que adaptan novelas de James Ellroy suelen ser mediocres porque los cineastas son incapaces de trasladar a la pantalla la obsesión que desprenden los libros. Manuel Marlasca hace el camino inverso y sale victorioso. Logra de forma muy efectiva transmitir todo lo que sentían y padecían los policías que iban tras el monstruo. Marlasca hace que las obsesiones de ese grupo operativo sean las tuyas propias. El libro se lee contagiado por el mismo ímpetu que empuja a los agentes para capturar al pederasta. Mientras dura el relato, el criminal está libre, te acompaña allí donde vayas, necesitas seguir la investigación y atrapar al culpable. La obra te empuja a pasar páginas y páginas para darte a ti mismo un final.

La llamada “Operación Candy” fue muy compleja, intervino mucha gente y tuvo cientos de líneas de investigación, dificultades y callejones sin salida. Todo ello lo lleva Marlasca con sorprendente y admirable facilidad, haciéndolo muy digerible para el lector no habituado a términos policiales. El autor muestra ya no solo las tablas de años de trabajo como periodista, sino una increíble capacidad de documentación y una prosa concisa y clara que es pedagógica cuando debe serlo. La cantidad de información, lugares e implicados es enorme y en ningún momento se pierde el hilo. Un pulso narrativo a prueba de bombas.

"El pederasta de Ciudad Lineal fue un criminal serial y cualquiera podía haber sido su víctima. Eso es lo que hace esta obra universal"

Al principio comentaba que no es un libro agradable, pero sí muy necesario. Una lectura así es tan dura como recomendable. El puzle final nos muestra que existen monstruos por el mundo, pero también mucha gente dispuesta a atraparlos. Y lejos de otros investigadores de ficción, estos son tan reales que cometen fallos, que gastan bromas a destiempo, que se olvidan de su vida privada y hasta descuidan su alimentación. El tapiz que pinta Marlasca del Grupo Candy va más allá de un puñado de policías, y que nos muestra a seres humanos, tridimensionales, con sus momentos de euforia y frustración.

Hay que leer este libro. Ahora que el llamado true crime está de moda, hay que acercarse al abismo y devolverle la mirada. Esta obra no trata de un asesinato, no es un ajuste de cuentas, ni una venganza. No puedes cerrar las páginas y pensar: “Esto nunca me ocurriría a mí”. El pederasta de Ciudad Lineal fue un criminal serial y cualquiera podía haber sido su víctima. Eso es lo que hace esta obra universal. No importa que la leas hoy o dentro de cinco años, porque seguirá igual de vigente. Y cuando acabes, verás cómo te ha cambiado la mirada. Tanto hacia los monstruos como hacia quien los caza sin hacer ruido.

—————————————

Autor: Manuel Marlasca. Título: Cazaré al monstruo por ti. Editorial: Alrevés. Venta: Amazon, Fnac y Casa del Libro

5/5 (3 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)