Inicio > Blogs > Ruritania > Cibercircus (VI): Totalitarismo: la amenaza fantasma…. o no

Cibercircus (VI): Totalitarismo: la amenaza fantasma…. o no

Cibercircus (VI): Totalitarismo: la amenaza fantasma…. o no

El 26 de enero de 2021, un año antes del asalto al Capitolio estadounidense, Netflix estrenó el documental El dilema de las redes. Básicamente está compuesto de una serie de entrevistas a extrabajadores de Twitter, Google, Instagram, e incluso a uno de los co-creadores del botón «Me gusta» de Facebook, y una parte recreada desde la ficción. Está dirigido por Jeff Orlowski y en él se nos muestran algunos de los peligros que presentan este tipo de plataformas, tales como la adicción, el lado oscuro de los algoritmos, la frustración que genera en muchos usuarios, la vigilancia constante, la explotación de las debilidades humanas y un largo etcétera que incluye algunas de las cuestiones que han sido abordadas en este ensayo.

No era la primera vez que leía o escuchaba cómo algunos de los participantes en la creación de este tipo de plataformas entonaban una suerte de mea culpa, si bien me llamó mucho la atención un momento en particular de ese trabajo: aquel en el que Tim Kendall —ex director de monetización de Facebook y ex presidente de Pinterest—, al ser preguntado por los riesgos de los peligros de las prácticas de estas plataformas (en especial Facebook y la polarización a la que somete directa o indirectamente a la población), respondía que, a corto plazo, podría estallar una guerra civil en Estados Unidos.

"La efímera toma del Capitolio estuvo a punto de confirmar las intuiciones de Kendall y de otros participantes en el documental"

Espero que comprendas que una guerra civil en el seno de, en teoría, la democracia más avanzada del planeta supondría un grave problema para todos nosotros. Esto es así porque legitimaría aún más el descrédito de un modelo de gobierno que, a pesar de sus fallos y vaivenes, se ha demostrado como el más justo y más capaz a la hora de aportar mayor estabilidad a la población.

Un año después, la efímera toma del Capitolio estuvo a punto de confirmar las intuiciones de Kendall y de otros participantes en el documental.

Por suerte para todo el mundo la profecía no se cumplió, al menos en ese momento. Y en su lugar el espectáculo al que el resto del planeta asistió se limitó a una performance cutre —con cinco muertos, no lo olvidemos—, en otra muestra de gamificación inquietante de la política, pero sin llegar a alcanzar las dimensiones que podía haber alcanzado.

Mucho se bromea en las redes sociales diciendo que Los Simpson, la popular serie de animación, se ha anticipado a prácticamente todo. Pero no es que Los Simpson se adelanten, ¡es que el mundo se esfuerza por parecerse a un capítulo infinito de Los Simpson!

Son las consecuencias lógicas de la sociedad del espectáculo y del hiperindividualismo egocéntrico, narcisista e irresponsable. ¿O qué otro motivo puede llevar a un ser racional a fotografiarse cometiendo un delito y a difundir unas imágenes que podrían ocasionarle graves sanciones o conducirlo directamente a prisión?

"Resulta pertinente preguntarse si no estamos abriendo la puerta a un totalitarismo de nuevo cuño, fruto de la polarización y alentado por las noticias falsas y los bulos vertidos en la Red"

Lejos de limitar el impacto de este tipo de maniobras a la esfera de la «ficción», cabe señalar que el ideario de QAnon, el movimiento ligado a la teoría de la conspiración y muy vinculado a Donald Trump, fue respaldado por dos congresistas elegidas democráticamente durante las elecciones estadounidenses de 2020. Asimismo, es posible constatar el auge de populismos ligados a la extrema derecha en gran parte del planeta.

En este sentido, resulta pertinente preguntarse si no estamos abriendo la puerta a un totalitarismo de nuevo cuño, fruto de la polarización y alentado por las noticias falsas y los bulos vertidos en la Red.

Se entiende por totalitarismo, a diferencia de otros regímenes autocráticos, dirigidos por una sola persona, aquella forma de gobierno ejercida por un único partido político. Ésta es la definición clásica, aunque personalmente considero que la diferencia es meramente terminológica, dado que, a efectos prácticos, el poder último y la autoridad residen en el líder (el dictador). Véanse los conocidos casos de Hitler en Alemania o Stalin en la Unión Soviética.

Este detalle también nos permite señalar que un totalitarismo puede ser, por emplear la terminología coloquial, de izquierdas o de derechas. Puesto que no es mi intención abundar en esta cuestión, te sugiero revisar los libros de Historia —o Wikipedia, si vas justo de tiempo— para ampliar el número de ejemplos. En cualquier caso, sí me gustaría recomendarte la lectura de la novela de George Orwell Rebelión en la granja, aguda e ilustrativa.

Lo que deseo transmitirte es que, más allá de los matices y el sesgo ideológico, el esquema básico se reproduce en ambos enfoques.

Cierto que a casi nadie le gusta verse sometido por una autoridad despótica sea del tipo que sea, pero tenemos que ir más allá y cuestionarnos qué nos ofrece este tipo de interpretación de la política.

En otras palabras, ¿qué aparentes ventajas nos ofrece el totalitarismo?

"Los totalitarismos, sean del signo que sean, ofrecen una suerte de homogeneización; parecen tratarnos a todos por igual"

De no ser por el hecho de que algo debe aportar, hace mucho que todos ellos habrían desaparecido de la faz de la Tierra, sobre todo teniendo en cuenta que la violencia directa, la censura y el uso de la fuerza bruta ya no resulta seductor (si es que en algún momento fue así). Pero lo cierto es que no deja de actualizarse una y otra vez, con distintos disfraces pero con el mismo espíritu.

Los totalitarismos, sean del signo que sean, ofrecen una suerte de homogeinización; parecen tratarnos a todos por igual. Ofrece respuestas simples, aunque yo diría «simplistas», a problemas complejos. También aportan un sentido de pertenencia al grupo y una aparente seguridad, apoyada en gran medida en la tradición. El líder/partido/Estado «te cuida», razón por la que se les suele atribuir connotaciones paternalistas.

¿Y cuáles son las desventajas?

La más evidente es que todos ellos nos quitan la libertad a diversos niveles. Además, la supuesta homogeneización que prometen se revela como algo falso e irreal al considerar la existencia de una clara jerarquía. Insisto en este punto en la lectura de Rebelión en la granja, pues no deja lugar a dudas y lo explica de un modo claro y sencillo.

Por mucho que se haga hincapié en los peligros de un totalitarismo de izquierdas, como el comunismo, lo cierto es que en un mundo claramente marcado por el capitalismo, movimientos como el comunismo de corte clásico aparecen como una reliquia del pasado, como una utopía trasnochada. Incluso en los ejemplos tradicionales, como Cuba, y sobre todo China o Rusia, con independencia de las opiniones que tengas sobre dichos regímenes, comunismo y capitalismo parecen cohabitar. Dejo a tu criterio si lo hace a un nivel superficial o profundo.

"Las redes sociales, o sus abusos (como de costumbre), están consiguiendo que dejemos de ser empáticos con los demás"

Desde mi punto de vista, el sustituto de los modelos clásicos del totalitarismo de izquierdas se ha diluido y transformado en un nuevo moralismo. ¿O crees que una revolución llevaba a cabo a través de un iPhone o un Mac es muy coherente?

Éste es el aspecto que me gustaría discutir contigo, y es algo que ya ha ido apareciendo a lo largo de estas páginas: la «talibanización» de la moral, la reducción de lo justo o injusto a nuestros parámetros individuales, es lo que está llevando a la descomposición de la democracia.

Las redes sociales, o sus abusos (como de costumbre), están consiguiendo que dejemos de ser empáticos con los demás, ya convertidos en objetos de supermercado, en sospechosos de propagar bulos, mentiras y falsedades, en perfiles y avatares despojados de su naturaleza humana. En ello reside parte de su peligro potencial.

Y, tal vez, llegados a este punto, te estés preguntando: «¿Hay algo que podamos hacer al respecto?».

Dedicaré la próxima y última entrega, «Luditas de baja intensidad», a tratar de ofrecerte algunas sugerencias en ese sentido.

4.9/5 (21 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios