Inicio > Actualidad > Entrevistas > “Consecuencias”: una iniciativa literaria, gastronómica y gamberra de Zoko Madrid

“Consecuencias”: una iniciativa literaria, gastronómica y gamberra de Zoko Madrid

“Consecuencias”: una iniciativa literaria, gastronómica y gamberra de Zoko Madrid

Llega la Feria del Libro. El Retiro, si Eolo y Zeus lo permiten, se transforma en un campamento cultural, en una bibliópolis bulliciosa de libreros, autores y lectores. En este gran cocido, en este carnaval de celulosa, converge todo dios: escritores consagrados y noveles, periodistas y poetas, cantantes y tuiteros. También acuden youtubers, famosos sin sus negros y simples peregrinos. Firman libros, imparten conferencias, sonríen cuando se hacen fotos, dan las gracias.

Al lado del Hyde Park castizo, en la Avenida de Menéndez Pelayo, se encuentra Zoko Madrid, un restaurante que, con glamour gamberro, ofrece una cocina “con fusiones de Cádiz, México, Perú y Tailandia” y que apuesta por el atún salvaje de Almadraba como “producto estrella”. Su tribu está compuesta por el fundador y director general del Grupo Zoko, Peter Alexander; el chef ejecutivo, Javi Álvarez; el dibujante Mikel Urmeneta, director artístico del local, y el periodista Jon Sistiaga.

Zenda conversa con los dos últimos a propósito de “Consecuencias“, una iniciativa literaria que, como la Feria del Libro, arranca el viernes 19 de mayo y finaliza el domingo 10 de junio. Nos acompaña, en calidad de “socio espiritual”, Joe Pérez-Orive. Urmeneta dice que se le parece a El Nota de El gran Lebowski y que la grabadora es “un tritón”.

P: ¿Qué papel ejercen en Zoko?

Urmeneta (U): Nosotros somos socios agitadores. Somos súper fans de la cocina de Zoko, que abrió su primer restorán en Zahara de los Atunes. Tanto Jon como yo, por separado, no como pareja (risas), veraneamos en Zahara desde hace muchos años. Éramos adictos a la comida de Zoko, que abrió más restoranes en Zahara y en Sevilla. Al venir a Madrid, al pionero, Peter, se le ocurre que Madrid es una plaza difícil. Tiene bastante amistad con nosotros, también por separado. Y tiene la idea de unir talentos, amistad, para que nosotros también pongamos nuestro grano de arena. Defendemos la tribu que compone Zoko. Hay un trato excepcional, casi único en el mundo de la hostelería.

"Que te guste comer bien no tiene nada que ver con las etiquetas, con el vestir, con el qué dirán"

Sistiaga (S): Este es un lugar que no tiene clientes cautivos, que vienen constantemente, sino que somos cautivos de los clientes, de alguna manera. Viene mucha gente que, cuando prueba, repite. Es una tribu de gamberros de morro fino. Que te guste comer bien no tiene nada que ver con las etiquetas, con el vestir, con el qué dirán. Además, vas a tener siempre buena música sonando: David Bowie, Serrat, Lou Reed

P: Y quieren darle un barniz literario.

S: Tenemos muchos amigos que vienen a comer porque les gusta el sitio. Mucho escritor, mucho cantante, mucho poeta, ingeniero, encofrador… da igual. Aprovechando la Feria del Libro, queríamos hacer algo que nos apetezca. Sin postureos.

"Esta idea del cadáver exquisito no se trata de que hables de qué bueno está el atún, sino que sigas la idea original que se ha planteado"

P: Ahí es donde encaja “Consecuencias”.

S: Sabemos que van a venir muchos amigos a los que les toca firmar y se nos había ocurrido esta idea del cadáver exquisito, y a ver qué sale. Es un juego. A lo mejor no sale. Dentro del surrealismo está también que no salga.

P: Una alucinación colectiva.

S: Sería la hostia. Entroncaría mucho con nuestra forma de entender el negocio y nuestra relación con la gente. Ojo, no se puede exigir a nadie cosas. Esto tiene que salir si te apetece escribir algo. Esta idea del cadáver exquisito no se trata de que hables “qué bueno está el atún”, sino que sigas la idea original que se ha planteado: hay un yo escritor, que escribe desde la primera persona, y que ese yo somos un poco todos los que venís aquí, y cada uno tenemos nuestra forma de vivir la vida y ver el mundo. Que cada uno plasme su propio mundo.

P: “Consecuencias” empieza y termina con la Feria del Libro.

S: Sí. Queremos que los clientes habituales o la gente que viene a comprar libros y que se pasa por aquí participe en esta idea frankenstiana. Va a ser cosa por partes: uno aporta un brazo, una rótula… (risas). Ese pequeño cadáver exquisito es un pequeño Frankenstein comible y legible.

"Si el libro es brillante, especial, original, intentaremos que lo conozca cuanta más gente mejor"

U: Aunque haya mucha anarquía dentro de este local, cuidamos mogollón las cosas: tanto la comida, como los murales… “Consecuencias” es algo que no sabemos cómo va a salir: igual sale como Frankenstein, igual sale una maravilla. Intentamos que salga un Frankenstein brillante. Que haya un montón de firmas y gente anónima.

S: Y que no sepas detrás de quién escribes, delante de quién vas.

P: Finalmente: cuando termine la Feria del Libro, ¿qué harán con la criatura que surja de esta iniciativa?

U: A ver qué sucede. Sobre la marcha pueden suceder cosas. Si el libro es brillante, especial, original, intentaremos que lo conozca cuanta más gente mejor.

S: Ni Zoko ni nosotros veríamos un puto euro. Tenemos un par de ideas importantes para destinar la recaudación.