Inicio > Firmas > El bar de Zenda > De mujeres, truhanes y caballeros

De mujeres, truhanes y caballeros

De mujeres, truhanes y caballeros

Las mujeres, o algunas de ellas, se casan con los caballeros pero se enamoran de los truhanes. Leí eso hace muchísimos años, ya no recuerdo dónde, y se me quedó en la cabeza. O tal vez no lo leí de nadie, sino que lo escribí o lo dije yo mismo. Cualquiera sabe, a estas alturas. Lo que importa es que mía o de otro, como todas las generalizaciones, supongo que también esa resulta falsa, o inexacta, o exagerada. Pero esto no le quita, de algún modo, su puntito de verdad. Cuando vives lo suficiente, acabas comprendiendo que todo en la vida, hasta las mayores contradicciones o barbaridades, tiene ese puntito de verdad. Su lado por donde agarrarlas.

Me acordé de eso ayer cuando, mientras ordenaba o destruía papeles viejos, encontré una hoja con membrete del hotel Bristol de Buenos Aires, donde me alojé al llegar a esa ciudad en mi primer viaje como reportero a la Argentina, a mediados de los años 70. El Bristol era un hotel agradable con vistas a las palmeras y sauces de la plaza San Martín, y en él nos instalamos un periodista francés, al que llamaré Philippe, y yo, mientras preparábamos un viaje a la zona más austral del país. Nos acompañaba, alojada en el mismo hotel, una señora muy atractiva, funcionaria del Estado en Ushuaia, que debía guiarnos en el viaje. El papeleo y la burocracia nos retuvo una semana en la ciudad, y no teníamos otra cosa que hacer que comer, cenar, tomar copas oyendo tangos, e irnos a bailar de vez en cuando.

A la señora la llamaré Mirta. Era morena, simpática, muy agradable. Treintañera y casada con un militar o un marino. Yo tenía veintipocos años y no era insensible a su atractivo. Cuando salíamos a cenar o bailar los tres, ella me prestaba cierta atención. Yo estaba en la edad adecuada, era un chico razonablemente educado y cortés, mientras Philippe, por su parte, era un marsellés maduro, simpático pero vulgar. Grosero, incluso, en cierta clase de bromas. Le decía a Mirta inconveniencias que me sonrojaba escuchar. Cuando bailaba con ella la apretaba de modo tan inconveniente que la hacía sentirse violenta. Incluso le manoseaba el culo. Y una vez, estando ella de pie y él sentado, la agarró por un brazo y la hizo de un tirón sentarse en sus rodillas, lo que hizo que Mirta se enfureciera. Aquel día, lo recuerdo bien, estuve a punto de arrimarle una hostia al franchute. Yo estaba indignado con su actitud. Alguna vez se lo dije a solas, pero él encogía los hombros y se reía. Le importaba un carajo.

Me debatía entre contradicciones. No era tímido en absoluto y llevaba tiempo rodando por el mundo; pero había reflejos automáticos, fruto de la educación y de lo que entonces yo consideraba sentido común, que se imponían. Cuando bailábamos, cuando conversábamos, Mirta me mandaba señales adecuadas, o así lo entendía yo. Pero era una señora casada, pensaba al mismo tiempo, y además formaba parte de mi trabajo. Me parecía inconveniente mezclar las cosas, violentar lo que yo creía eran las reglas; así que todo el tiempo procuraba mantenerme en los límites del decoro y no ir más allá. Portarme como un caballero, o como entonces yo suponía que era eso. Ni siquiera una noche que ella y yo paseábamos por la Costanera después de cenar, cuando le di fuego a un cigarrillo y acercó mucho el rostro a la llama del encendedor y al mío, no hice otra cosa que deslizarle un beso suave en la comisura de la boca, que ella acogió con una sonrisa dulce. Al día siguiente, tras pensarlo mucho, me disculpé como un idiota. Mi padre estaría orgulloso de mí, concluí satisfecho. Una señora casada, elegante, respetable y tal. Funcionaria del Estado. He quedado como un caballero.

Dos noches después, subiendo a mi habitación, me encontré con Philippe saliendo de la de Mirta. Se sorprendió al verme, pero de inmediato compuso una sonrisa canalla, muy de las suyas, y me guiñó un ojo. «Salut, mec», dijo, y se alejó riendo. Saludos, chaval. Casi cincuenta años después recuerdo bien aquel guiño humillante, aquella risa y aquellas palabras. Fue una de las muchas lecciones que me iba ofreciendo la vida, y creo que resultó útil. Nunca volvieron a guiñarme un ojo ni a reírse de mí de aquella manera. Quizá de otras, claro, pero no de ésa. Cuando vives rodando por el mundo mochila al hombro, entre Philippes y Mirtas, acabas aprendiendo rápido. Comprendes, al fin, a qué se refiere Gloria Swanson en la película Esta noche o nunca cuando, tras pasar la noche con el apuesto Melvyn Douglas, susurra con un suspiro feliz a su mejor amiga: «Es un caballero… pero no es un caballero».

____________

Publicado el 23 de abril de 2022 en XL Semanal.

4.8/5 (670 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
37 Comentarios
Antiguos
Recientes Más votados
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios
David Sepúlveda Pérez
David Sepúlveda Pérez
7 meses hace

¡A la mierda! Yo no comulgo con eso: se han reído de mí y lo seguirán haciendo en el futuro, tal vez, pero, como Cyrano, mi penacho seguirá incólume y sin mancha (Y alguien entenderá, como yo entendí, a qué se refería Ronsard con ese último verso de su poema).

Última edición 7 meses hace por David Sepúlveda Pérez
Tommy
Tommy
6 meses hace

Rostand, no Ronsard.

Bixen
Bixen
7 meses hace

Te volvería a pasar: El hombre -ya como caballero*- es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra.
*Como dama se multiplica.

Bixen
Bixen
7 meses hace
Responder a  Bixen

¡De qué te arrepintieras o arrepintieses, o te arrepintieres?

Basurillas
Basurillas
7 meses hace

Aquí no hay género que valga. A toda la gente se le puede aplacar la canción de Julio Iglesias: Soy un truhán, soy un señor. Soy una truhana, soy una señora.

Rafael
7 meses hace

Yo, cubano, llegué a Alemania siendo un caballero. Soy hijo de viejos y por eso he mantenido la compostura.

Con el tiempo y después de haberme perdido algunas aventuras que habrían valido la pena, me he deshecho de ess fardo pesado.

¡Y Ay! Debía haberlo hecho antes

Pepehillo
Pepehillo
7 meses hace
Responder a  Rafael

Pues yo no fui un caballero y ¿de qué me sirvió? Posarse en muchas mujeres es una mentira cochina (nunca mejor dicho), avejenta el alma y la llena de recuerdos viciosos que sólo sirven para estorbarla en la madurez, aún cuando uno haya encontrado finalmente el amor definitivo.

Carlos
Carlos
7 meses hace

Como me recuerda mi juventud.Cuantas oportunidades así deje pasar por la educación recibida,que a veces debí ignorar.

Última edición 7 meses hace por Carlos
silvia
silvia
7 meses hace

A como dice q era el otro yo me hubiera quedado con usted !!!!!

Ricarrob
Ricarrob
7 meses hace

Cruenta historia nos cuenta y no nos cuenta usted, don Arturo. No queda claro quien era el canalla: el francés, usted o… quizás el marido. Mirtas haberlas haylas y, como de la peste, huir se debe, aunque uno sea un canalla o no lo sea. A generalizaciones contrario soy por principio.

Raulmanny
Raulmanny
7 meses hace

asi como esa no, pero otras cuantas veces me ha pasado!

Ramón
Ramón
7 meses hace

Lo único bueno que tienen los lunes son los artículos del amigo, y éste no es una excepción. Y que no dure lo que dura dura! Un abrazo!

Isabel Miralles
7 meses hace

La mayoría de las mujeres se casan con un caballero que, al final, resulta ser un truan.

Isabel Miralles
7 meses hace
Responder a  Isabel Miralles

Perdón, me he olvidado la H.

Pepehillo
Pepehillo
7 meses hace
Responder a  Isabel Miralles

No generalice. Será el caso de su padre, no del mío.

Antonio A. Clemente
Antonio A. Clemente
7 meses hace

Ciertamente, es una generalización y, como todas, incluso ésta, peligrosa, pero tampoco está falto de razón, a mí, como a muchos, que vamos por la vida de caballeros, nos ha pasado algo así.

agustin macias pajas
agustin macias pajas
7 meses hace

respetable funcionaria casada? respetable de que ?las casadas que trabajan fuera tienen mas peligro que una gitana en el Pryca.Una golfa

Ada
Ada
7 meses hace

No me lo creo.

Ada
Ada
7 meses hace

Pero esa señora habrá recordado ese beso toda su vida.

Agustin Macías pajas
Agustin Macías pajas
7 meses hace
Responder a  Ada

Y una mierda

Dedalo
Dedalo
6 meses hace
Responder a  Ada

Sí, el beso y el polvo del francés

Pepehillo
Pepehillo
7 meses hace

No ha descubierto nada. Era una golfa y pasó por las manos de un golfo, como consecuencia de que el caballero no transigió. Quien esté libre de pecado, que tire la primera piedra, cierto, pero al pan, pan, y al vino, vino. Una cosa es pasar una noche rúbrica y otra compartir las cargas del matrimonio y la crianza. Para lo primero se elige al caballo o yegua mejor enjaezado; para lo segundo, hay que buscar un camarada que sepa que va a la guerra, no a un asqueroso banquete con derecho a roce. Vamos, lo que han dicho toda la pta vida los curas de pueblo -los de antes-, sin demasiado éxito.

Daniel
Daniel
7 meses hace

Recuerdo al mejor de todos los caballeros, tratando a prostitutas como señoras y lo prefiero ciertamente, prefiero perder

Pepehillo
Pepehillo
7 meses hace
Responder a  Daniel

Me too.

Juancorvis
Juancorvis
7 meses hace

Por ser pragmático :
ella ya estaba dispuesta a ser infiel, si no hubiera sido con usted, al final fue con otro.
(sí, a todo hombre que se considera un poco digno nos ha pasado, es parte del aprendizaje).

Pepehillo
Pepehillo
7 meses hace
Responder a  Juancorvis

Ella sabía latín y el otro era filólogo. No hace falta tener canas. Sería interesante conocer qué conclusión sacó ella entonces, y qué pensará hoy. El tal Philip era el típico ‘live fast, die young’. Yo prefiero llegar a viejo y pisar charcos con los nietos.

Jaime
Jaime
7 meses hace

Ya lo dijo Madonna, al cumplir los 60: «Uno llega a cierta edad en que prefiere quedarse con la culpa que quedarse con las ganas»

Francisco Brun
Francisco Brun
7 meses hace

La vida nos da sorpresas, sorpresas nos da la vida. Ante estas situaciones los hombres podemos actuar de dos formas, dejándonos llevar por nuestros impulsos cazadores, o nuestros impulsos como caballeros; pero ambos, para los que no somos salvajes, tienen sus consecuencias; todas nuestras decisiones en la vida tienen consecuencias, no son gratuitas.
Definir qué es lo correcto o incorrecto, nadie puede afirmarlo, porque dependerá del tiempo siguiente, que pueden abrir múltiples caminos impensados. No obstante, la vida solo nos permite transitar un único camino, que puede ser: bueno, malo o regular, no lo sabemos, porque es el único e incomparable.
Pero permítanme contar mi experiencia: más de una vez, cuando joven (que es el momento en donde no se piensa mucho en las consecuencias) algunas oportunidades me convertían en cazador… pero mi mujer me esperaba en casa. Y entonces, alguien o algo, transformaban mi ímpetu de cazador, en padre y esposo.
Con seguridad digo: que no creo haberme equivocado de camino, y hoy ya grande, poseo una mujer, la mía, y un hogar, el mío. Pero esta es solo mi experiencia, aún no se escribió un manual que enseñe: «Cómo vivir», por lo cual, cada uno posee la libertad de elegir el camino; pero también debemos comprender que muchas veces, elegir aquello que nos gusta y reconforta, puede lastimar a aquellos que nos acompañen y nos quieren.
Es frecuente observar a mujeres u hombres que viven su vida sin interferencias, es decir, los primeros a considerar en todas sus decisiones son ellos; después vendrán los demás.
Son formas de ser y proceder; tanto en el mundo; como también, allí, bajo las sábanas, en donde no se habla de literatura, ni de buenas costumbres, allí el lenguaje corresponde solo a la milenaria atracción salvaje, que satisface en el momento, que en el mejor de los casos no queda nada, y por lo general dejan solo lastimados, tanto ausentes como presentes.

Roger
Roger
7 meses hace

Pues yo debo confesar que tengo vetada la entrada en el reino de los cielos, rehusé unirme en carnal ayuntamiento con dos damas a la vez cuando éstas me lo propusieron, estaba perdidamente enamorado de una de ellas, a la que sorprendí un par de meses después con un amigo no tan escrupuloso. Lo peor fue oir aquello de «no es lo que parece».
Ya veis, que triste relato y que cierto aquello de: polvo que no se echa, polvo que se pierde irremisiblemente.

Basurillas
Basurillas
7 meses hace
Responder a  Roger

Esto ha sido como lo de las bodas de Caná: los mejores vinos al final. Muy buenas las contestaciones y argumentos, cada uno de una postura al parecer opuesta, de Roger y Francisco Brun.

Bixen
Bixen
7 meses hace

«Prefiero una tarta compartida que una mierda para mí solo.»
Salvador Dalí

prop1
prop1
7 meses hace
Responder a  Bixen

Xavier Cugat decía algo parecido cuando le preguntaban por la diferencia edad con sus esposas, por si éstas, sobre todo conforme envejecía, le ponían los cuernos: «Es mejor un bombón para dos que una caca para uno».

Bixen
Bixen
6 meses hace
Responder a  prop1

Es que… yo dije lo que escuché de lo que me dijeron que dijeron. Muchas gracias por enseñarme a tomar más en cuenta a internet, que a mis amigos fachas, como Dalí.

Damiselo
Damiselo
6 meses hace

Alguien me dijo una vez “el hombre/mujer solo se arrepiente de lo que no se atreve a hacer”

McAnyway
McAnyway
6 meses hace

Hay quienes hacen de todo, incluido el sexo, una aventura al más puro estilo Indiana Jones. En lugar de caerte un alud o que te ataque un cocodrilo pues te puedes cargar una relación, causar dolor, perder un trabajo o estar incómodo en él… etc todo por subir una montaña, cruzar un río desconocido…

Luego estamos nosotros, los jueces de los comportamientos ajenos: esto si, esto no, cuando encima lo que haga cada quien en un hotel no nos impide hacer nuestra vida.

He entendido el mensaje, lo he vivido muchas veces por no decir todas, pero elegí ser dama, no se es o se deja de ser, es una elección, pues ni por asomo significa ser aburrida, o encerrarme en un corset, ni he estado con caballeros que lo fueran o encerrados en un sombrero de copa. Pero es que hay algo que me gusta mucho y que es diferente a la aventura o al placer, que sabe a gloria y a honor: reírme la última.

El truhan y la truhana de facto u ocasionales tienen cosas que vivir y entender juntos, se necesitan, por tanto se encuentran. No son peores, pero cuando se ríen de los demás, solo son algo tontos porque también y para colmo nos juzgan, ni se imaginan lo bien que lo podemos llegar a pasar y encima sin graves consecuencias. Adrenalina también es llegar a los confines de otro ser humano o que lleguen a los tuyos, y eso no se consigue en un rato o saltando de persona en persona.

Pero valientes y pacientes no somos todos, ni falta que hace.

paul feo
paul feo
6 meses hace

Creo que fue en una novela de Javier Marías que leí algo más o menos parecido a esto: «la mayoría de las parejas que perduran en el matrimonio, nunca olvidan a sus verdaderos amores imposibles»…

Lorena
Lorena
6 meses hace
Responder a  paul feo

¿y??? ¿ por qué hay que olvidar? no hay necesidad, es muy distinto del amor verdadero, el que sea queda, esto es: el real.