Inicio > Actualidad > Libroesfera > El inefable diamante de la juventud
El inefable diamante de la juventud

A continuación reproducimos el texto publicado en el diario La Nación de Argentina por Verónica Chiaravalli. Un artículo en el que escribe de la primera publicación del sello editorial Zenda Aventuras, El diamante de Moonfleet. 

En los años lejanos de la primera infancia, pasar de los hermosos libros de la editorial Sigmar, profusamente ilustrados y coloridos, a los compactos volúmenes de la colección Robin Hood (texto abigarrado para el ojo niño, escasa concesión al alivio del dibujo) suponía acceder a una cierta mayoría de edad como lector. Además, los suculentos libritos amarillos, no bien abiertos, regalaban una postal del paraíso. En la retiración de la portada y la primera página se desplegaba -en blanco y sepia- una escena de perfecta placidez hogareña, en la que una mujer joven y bonita (¿la mamá?), cómodamente instalada en el que imaginábamos su sillón preferido, disfrutaba junto a sus cuatro hijos la variedad de títulos (para todas las edades, parecía querer promocionar la editorial Acme sus productos) que cada uno era libre de tomar con entusiasmo de la surtida biblioteca familiar.

La imagen, además, prenunciaba un delicioso contraste con lo que nos aguardaba a la vuelta de la hoja. Una burbuja cálida y protectora desde la que podríamos zambullirnos, ávidos de emociones fuertes, en mares borrascosos, junglas peligrosas, castillos tenebrosos y melodramas lacrimógenos, según tocara la historia del día. Era la maravilla de soltar amarras rumbo a la aventura. Y ahora, mucho tiempo después, algo de aquella felicidad límpida vuelve al cuerpo con las páginas de El diamante de Moonfleet.

Ya hemos mencionado aquí que la novela de John Meade Falkner inauguró la flamante editorial Zenda Aventuras. Lo que no se ha dicho es qué encontrará en ella quien se le acerque por primera vez. La acción transcurre en 1757, en el pueblo imaginario de Moonfleet, hervidero de contrabandistas próximo al Canal de la Mancha. El narrador es el protagonista, John Trenchard, que cuenta, ya adulto, los extraños sucesos que le tocó vivir cuando apenas era un adolescente de 15 años. Conveniente a la empatía necesaria con el lector, John es un muchacho solitario e incomprendido; ha quedado huérfano y al cuidado de una tía hosca y rígidamente moralista, que en la inquietud y curiosidad del joven solo ve la torva herencia espiritual de su padre estraperlista.

El diamante de Moonfleet, de John Meade Falkner

Pincha en este enlace para leer el artículo completo en La Nación

5/5 (1 Puntuación. Valora este artículo, por favor)