Inicio > Actualidad > Zenda cumple tres años y lanza un sello de aventuras

Zenda cumple tres años y lanza un sello de aventuras

El diamante de Moonfleet, de John Meade Falkner

Todo lector es, en su corazón, un lector de libros de aventuras, asegura Arturo Pérez-Reverte, que para celebrar el tercer aniversario de la web literaria Zenda acaba de lanzar el sello Zenda Aventuras, cuyos títulos llevarán prólogos inéditos del autor de la saga del capitán Alatriste y portadas de Augusto Ferrer-Dalmau.

Se trata del primer sello editorial que lanza la web al amparo del éxito de Zenda, que se traduce en un millón de usuarios al mes y más de 5.000 artículos publicados de 500 autores, según ha informado a EFE el cofundador del portal, Pérez-Reverte.

"El primer título que sale a la venta, el 12 de abril, es la novela de John Meade Falkner El diamante de Moonfleet"

En Zenda Aventuras, señala, quieren recuperar novelas del género que, por diversas razones, se han ido olvidando o se conocen mal y rescatar a «héroes» que generaron «un referente utilísimo para la formación ética y estética de varias generaciones», y que parecen «hoy más necesarios que nunca».

Todos los títulos tienen en común «el sabor de la aventura clásica» con portadas diseñadas en exclusiva por el «pintor de batallas» Augusto Ferrer-Dalmau.

El primer título que sale a la venta, el 12 de abril, es la novela de John Meade Falkner El diamante de Moonfleet, que Robert Louis Stevenson describió como la que él siempre quiso escribir, fue elogiada por Joseph Conrad por la brillante construcción de sus personajes y que un siglo después tuvo un espejo en los celebres Tintín y Haddock de Georges Remi (Hergé).

John Trenchard, muchacho sediento de aventuras y su compañero Elzevir, el viejo lobo de mar, contrabandista y bebedor de ron, emprenden el largo camino de la aventura en el que encontrarán razones aún más poderosas que la promesa de un tesoro escondido: la amistad, el amor, el miedo compartido, la compañía, el dolor, la valentía, el consuelo o la lealtad.

«Los hombres y los barcos, zagal, deberían hundirse en el mar antes que verse desguazados en tierra», escribe Pérez Reverte en el prólogo de esta novela recordando las enseñanzas de su particular «elzevir» cuando él era el «joven de ojos soñadores» que vuelve a ser cada vez que relee esas páginas de amistad y aventura.

0/5 (0 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)