Inicio > Actualidad > La aventura, por Augusto Ferrer-Dalmau

La aventura, por Augusto Ferrer-Dalmau

Augusto Ferrer-Dalmau

Tener a Augusto Ferrer-Dalmau como ilustrador oficial de Zenda Aventuras es un privilegio singular. Pintor autodidacta, su técnica minuciosa y una habilidad innata para entender la pintura clásica le ha llevado a desarrollar una carrera exitosa jalonada de condecoraciones, títulos y admiradores de su trabajo en los cinco continentes.

Ferrer-Dalmau siempre ha dicho que su capacidad narrativa en el plano de lo pictórico es una deuda que tiene con su madre, lectora empedernida de libros de Historia. Y precisamente por eso, por su manera literaria de narrar, su aportación a Zenda Aventuras era imprescindible.

"El diamante de Moonfleet cumple con los requisitos de la novela de aventuras: acción, misterio, traición, amor, lealtad"

Diseñar una buena portada de libro no es fácil: en una sola imagen se han de contar muchas cosas; tiene que haber seducción, atracción, misterio, sugerencia y algo que resulte inolvidable y haga que el lector la reconozca desde lejos al otro lado del cristal de una librería. Ferrer-Dalmau lo ha logrado.

El diamante de Moonfleet cumple con los requisitos de la novela de aventuras: acción, misterio, traición, amor, lealtad… Augusto Ferrer-Dalmau sin embargo, a la hora de construir la portada no ha querido contar, sino retratar. Por eso de entre todas las imágenes icónicas posibles, él eligió la de los protagonistas de la novela: Elzevir y John a bordo de un barco y una vida.

"no se puede mirar la portada de El diamante de Moonfleet solo como un dibujo"

Pero además, al trazar sus rostros imaginados, estos se han ido  mezclando en la paleta con su propia memoria juvenil y con aquellos fotogramas en blanco y negro del cine de aventuras de su infancia, cuando los anhelos del joven Augusto se fraguaban en biografía preparándolo para plasmar en pintura las historias que vendrían después.

Por tanto no se puede mirar la portada de El diamante de Moonfleet solo como un dibujo porque es mucho más que eso; es el espejo que el pintor despliega ante el lector; un trozo de aventura personal que añade más aventura a nuestras lecturas y nuestras vidas.

Él mismo nos lo cuenta en este vídeo.

4.5/5 (2 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)