Inicio > Blogs > #Mibiblioteca > Dómenico Chiappe
Domenico Chiappe. Foto: Jeosm

Conocí a Doménico Chiappe por temas de trabajo, cuando coordinó mi libro de fotografía Guerreros urbanos. Además de este proyecto, nos unió la cuestión fotográfica, el mundo del libro, los perros… por supuesto, surgió la amistad.

Es polifacético como muchos, pero único en su visión de contar las cosas. Es un tío peculiar, siempre con una sonrisa y con muchas ganas de compartir. Por esto le he invitado a formar parte de #mibiblioteca, para que nos abra esa parte de su vida, tan íntima y personal, que se encuentra en su biblioteca.

Doménico Chiappe nació en Perú en 1970, se crió en Venezuela, donde ejerció como reportero, y desde 2002 vive en España. Es pionero en el ámbito de la literatura multimedia con las obras Tierra de extracción (1996-2007) y Hotel Minotauro (2013-2015), la primera elegida para la antología ELC2 de Electronic Literature Organization y la segunda, en Ciberia Project. Mantiene el espacio independiente Me Permito Disentir y es doctor en Humanidades por la Universidad Carlos III de Madrid.

Es autor de varios libros, como la novela Tiempo de encierro o el ensayo Tan real como la ficción, y hace unos meses publicó Largo viaje inmóvil.

Aquí nos habla de este volumen de crónicas

Como se recurre a la memoria, busqué los artículos sobre Venezuela publicados desde 1995, los apuntes a mano y las fotografías de viaje para extraer y reescribir un retrato de mi país de adopción donde viví tres décadas. Quería contar qué ha pasado con la nación donde se erigió un régimen totalitario a partir de procesos en principio democráticos, y evaluar el legado de Chávez sin centrar el foco en el caudillo, para dar voz a la gente de la calle, los que creyeron o no en el “proceso bolivariano”.

Gracias a una estrategia de fragmentos donde cada eslabón rompe el punto de vista anterior, enhebro crónicas, reportajes y semblanzas que hacen que el lector avance y retroceda en el tiempo, se sumerja en la actualidad comprendiendo el contexto, encuentre a una sociedad dividida y empobrecida, que, sin embargo, resiste y sobrevive.

Pretendo así rebatir el discurso oficial del régimen venezolano y sus acólitos a sueldo, promover un debate sobre el caso Venezuela desde el pensamiento de izquierda, profundizar en un tema tratado en ocasiones con excesiva superficialidad. En este libro, por otra parte, se encuentra la técnica literaria aplicada a la no-ficción, pero también un relato sentimental hacia un lugar de la niñez y la adolescencia. Del despertar y el acecho que revisito constantemente pero sin nostalgia.

En esta edición, que cuenta con el prólogo de Sergio Ramírez y las fotografías de Oscar B. Castillo, se incluye, como epílogo, un diálogo con España, a partir de la experiencia del extranjero, el emigrante que trae consigo un bagaje y una experiencia que contrasta, y de alguna forma también se asemeja, con lo vivido hace casi dos décadas en el lugar al que retorna y que abandona una y otra vez.

Autor: Doménico Chiappe. Título: Largo viaje inmóvil. Editorial: Círculo de Tiza. Edición: Papel

Su recomendación para #Mibiblioteca es ésta:

Hiroshima. ¿Por qué nos recomiendas el libro Hiroshima?

La crónica sirve para contar la historia de un suceso desde la humanidad de sus protagonistas. A pie de calle, la realidad es otra. Y un buen material de no-ficción recurre a la polifonía, a la variedad de voces, para contar esos hechos desde varias miradas. Más aún, busca la pluralidad: que esas miradas choquen entre sí, sirvan de contrapeso, equilibrio. Y dejen al lector la última palabra. Al menos así lo creo.

Si alguien solo pudiera leer un libro de crónicas en su vida, uno solo y no más, le recomendaría que fuera Hiroshima de John Hersey. Este periodista llegó al lugar donde se lanzó la primera bomba nuclear sobre un núcleo urbano, habitado por civiles de toda condición y edad, a los pocos días de la devastación y habló con los supervivientes.

Hersey eligió seis y a partir de sus testimonios y sus impresiones de campo escribió este largo artículo para New Yorker, que le dedicó un monográfico ya histórico. En esta edición de Turner (agotada y sólo disponible en librerías de viejo), traducida por Juan Gabriel Vázquez, se incluye el trabajo que hizo el autor cuarenta años después, cuando volvió a buscar a sus protagonistas.

Hiroshima John Hersey. Foto: Jeosm

Una de las mayores virtudes de este reportaje literario, que significó una dura crítica a su país, Estados Unidos, justo cuando festejaba la victoria en la Segunda Guerra Mundial, es que el autor asume con integridad la enorme responsabilidad de convertir a personas reales en personajes de su relato. Se impone el respeto en un texto de acción que carece de adjetivos y efectos vacíos del lenguaje. Hersey dedica todo el espacio a quienes realmente merecen el protagonismo.

______