Inicio > Blogs > #Mibiblioteca > Eduardo Torres-Dulce
Eduardo Torres-Dulce

Tuve la suerte de poder conocer a Eduardo y retratarle para una entrevista que Jesús Fernández Úbeda le hizo para Zenda. Me pareció una persona muy interesante, así que no podía perder la oportunidad de fotografiarlo para este blog. Como todos nuestros invitados, él también nos recomendará libros.

Experto y gran amante del cine, apasionado de los libros y con gran sentido del humor, fue todo un placer poder retratarlo y disfrutar de su gran biblioteca.

Para saber más sobre Eduardo:

Eduardo Torres-Dulce Lifante (Madrid, 1950) es Licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid y fiscal de carrera durante casi cuarenta años. Fue Fiscal General del Estado entre 2012 y 2014, Consejero de Estado en ese mismo periodo, vocal electivo en tres ocasiones del Consejo Fiscal y en la actualidad trabaja como of counsel en J & A Garrigues Abogados.

"Como crítico y escritor de cine ha colaborado en revistas como Contracampo, Nueva Lente, Nueva Revista y Telva, de la que fue crítico titular más de diez años"

Asimismo, ha sido profesor de Derecho Penal en el CEU Luis Vives, la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Madrid, el Instituto de Empresa, la Facultad de Ciencias del seguro de la Universidad Pontificia de Salamanca y la Escuela de Práctica Jurídica de ICADE, así como en la Escuela Judicial de Barcelona y el Centro de Estudios Jurídicos. De forma paralela, ha publicado diversos libros relativos a temas constitucionales, penales y procesales.

Como crítico y escritor de cine ha colaborado en revistas como Contracampo, Nueva Lente, Nueva Revista y Telva, de la que fue crítico titular más de diez años. También fue miembro del consejo de redacción de la revista Nickel Odeon.

Actualmente, y desde la fundación del periódico Expansión, es su crítico titular de cine, colaborando también —de forma quincenal— con el magazine Fuera de Serie, de El Mundo. Ha participado en programas de televisión como ¡Qué grande es el cine! (RTVE) y Cine en  Blanco y Negro (Telemadrid), y desde más de quince años lo hace en el programa radiofónico Cowboys de Medianoche (esRadio).

Dirige el Cine Fórum del Colegio de Economistas de Madrid y el de la parroquia de la Concepción en Madrid y fue coautor del argumento de la película Holmes & Watson: Madrid Days, dirigida por José Luis Garci.

Ha publicado libros de cine, entre ellos: Armas, mujeres y relojes suizos, Jinetes en el cielo, El salario del miedo y Los amores difíciles. Coordinó y dirigió el volumen colectivo Casablanca: 75 años de leyenda. Todos sus libros fueron publicados por la editorial Notorious.

Eduardo Torres-Dulce recomienda libros en Zenda

Me gustaría recomendar dos libros, ambos editados por Hatari Books.

El primero de ellos es John Ford, escrito por Peter Bogdanovich, por entonces crítico de cine en Esquire, y que poco después iba a comenzar una brillante carrera como director de películas (Targets, The Last Picture Show, ¿Qué me pasa, doctor?, Luna de papel). Se trata de un libro invaluable, no solo para los amantes del cine, y muy especialmente para los devotos, entre los que me encuentro, de John Ford. También para quienes deseen acercarse al hombre y al artista, uno de los más grandes de la cultura del siglo XX.

Ford era extraordinariamente reacio a conceder entrevistas, le horrorizaba tanto posar como un intelectual como desvelar los secretos de su arte de cineasta o, simplemente, charlar sobre los entresijos de sus películas. Peter Bogdanovich lo logró, con ciertas reticencias iniciales, durante una serie de encuentros en la casa de Ford, en Bel-Air, Los Angeles.

"El lector puede disfrutar, además, de un pequeño pero luminoso ensayo de Bogdanovich sobre la carrera de Ford, así como de un conmovedor —y lleno de pathos— retrato de los últimos días del cineasta, lo que se completa con una muy detallada filmografía"

La entrevista, que ocupa la parte central del libro, es sencillamente extraordinaria, y revela tanto la humanidad del personaje —a ratos gruñón, a ratos hermético, siempre perspicaz— como algunas de las claves creativas de su inmensa carrera. El libro completa el retrato de Ford con un reportaje muy en la órbita del Nuevo Periodismo que Tom Wolfe, Gay Talese y algunos otros pergeñaban en los años 60, sobre la experiencia de Bogdanovich a la hora de conocer a Ford y sus métodos durante el rodaje de Cheyenne Autumn (El gran combate) en Monument Valley, el paisaje fordiano por excelencia.

El lector puede disfrutar, además, de un pequeño pero luminoso ensayo de Bogdanovich sobre la carrera de Ford, así como de un conmovedor —y lleno de pathos— retrato de los últimos días del cineasta, lo que se completa con una muy detallada filmografía. Como el libro está repleto de fotografías, el placer de leer sobre cine permite dialogar con letras e imágenes.

El segundo libro a recomendar es Recordando a Mr. Maugham, cuyo autor es el escritor, comediógrafo y guionista Garson Kanin, a quien ha traducido con estilo y mimo Susana Carral.

Lo recomiendo porque aúna, gracias a un estilo a la vez coloquial y muy literario, no solo los recuerdos de los encuentros y conversaciones entre Kanin y ese maravilloso escritor que fue Somerset Maugham, sino que a través de los mismos descubrimos un muy rico y complejo mundo de relaciones sociales y literarias, que sirve a la vez como de un retrato colectivo de una época esencial para la cultura occidental; el que va de la Primera Guerra Mundial hasta los albores de los turbulentos años 60. Maugham habla con libertad y desenvoltura sobre políticos y literatos, comediógrafos y escritores, sobre cine y teatro y literatura y, en definitiva, sobre la vida y su sentido a menudo indescifrable. Finalmente, el libro de Kanin supone un magnífico perfil psicológico de esa personalidad compleja tras la que se parapetaba el escritor.

Ambas recomendaciones tienen que ver también con la cuidada edición de esos dos libros: pasta dura, numerosas fotografías, calidad del papel empleado, así como de su tipografía, de tal manera que el libro pueda encontrar a su lector, un lector interesado no solo en su contenido, sino en un formato de edición muy especial.