Inicio > Libros > No ficción > El águila y el chochín

El águila y el chochín

El águila y el chochín

Una casa en Walden arranca con un manojo de entradas de diario, todas de 2015, que no solo suponen toda una declaración de intenciones estilísticas. Además, ofrece un breve muestrario de anécdotas impagables, como una en la que Stanley Cavell le dijo al autor que, comparado con Thoreau, Heidegger es un vulgar filósofo. En todo caso, arranca como lo hacen desde siempre los libros de extrospección: aquellos en los que el relator adopta esa forma de ojo transparente que Emerson recomendara en Nature. Acabamos de pasar por el bicentenario de Thoreau y una Feria del Libro rica en traducciones del que es, sin duda, el modelo antonomástico de disidencia en el mundo contemporáneo occidental. De alguna forma, H. D. Thoreau escribió para el nuevo milenio, bien de puro adelantado, bien porque sus problemas no pueden ser más nuestros hoy por hoy. De ahí la pertinencia de un libro como este que, por cierto, trasciende la percha a la que se debe para tocar temas por los que, como mínimo, más nos valdría interesarnos.

"Casado preguntó a cierta editorial por qué le encargaban traducir Walden habiendo dos o tres en el mercado, y esta argumentó que le salía más barato pagar una nueva traducción que los derechos de reimpresión a otra casa."

Un libro subtitulado sobre Thoreau y cultura contemporánea da pistas evidentes de lo que el lector se va a encontrar. Sin embargo, a la vez, consigue colocar al tío Henry en las postrimerías de una genealogía clásica universal. Y es que los trascendentalistas son de alguna forma los últimos clásicos; algo que muy probablemente Antonio Casado comparta, tratándose como se trata del gran especialista español en el descendiente de hugonotes. Hasta no hace mucho, su Thoreau. Biografía esencial (2014) era la fuente de fuentes escrita en nuestro idioma, si quiera porque apenas había alguna otra y porque aún no se había producido ese boom editorial al que ya nos hemos acostumbrado. Casado mismo da fe de ello al principio de Una casa: preguntó a cierta editorial por qué le encargaban traducir Walden habiendo dos o tres en el mercado, y esta argumentó que le salía más barato pagar una nueva traducción que los derechos de reimpresión a otra casa.

Antonio Casado da Rocha constela nombres y conceptos alrededor de la proverbial laguna y su más proverbial cabaña estoica, a pesar de que se nos explique porqué David Henry —que así se llamaba— fue un peripatético muy tardío. Presta atención a Riechman y al krauso-institucionismo (agradezcamos su mera mención), al naturismo anarquista y a la vieja hybris, a la resiliencia, a filósofas como Marina Garcés o artistas como Cristina Blanco, al Ut pictura poiesis, a la sobriedad, al Thoreau poeta y a lo slow (no al que se compra y vende, sino al que se experimenta trascendentalmente). Y he aquí un microíndice onomástico de temas y nombres propios que deja muchas cosas en el tintero, afortunadamente para quien acuda al encuentro de estas páginas. Y hete aquí otro acierto de Una casa en Walden: 155 son suficientes para una propuesta comparatista como la que el escritor donostiarra nos ofrece.

"Antonio Casado lo ha vuelto a hacer: escribir un esencial para thoreauvians y lectores comunes; para quienes van a y para quienes vienen de un pequeño patrimonio literario capaz de salvar vidas."

En alguna parte de las primeras, entre las anteriores, Antonio cuenta que ha querido subirse a hombros de un gigante para ver un poco más allá de lo que el gigante mismo alcanza a ver. “Si Thoreau es al águila, yo quiero ser el chochín”. Tengamos además en cuenta que el txepetxa (Troglodytes troglodytes) es un pájaro de oquedades cavernosas, capaz de pasar por pequeños lugares en los que suceden cosas maravillosas; en los que pueden escucharse asertos tan memorables como el de Cavell en algún lugar de Brookline, Boston. En definitiva, Antonio Casado lo ha vuelto a hacer: escribir un esencial para thoreauvians y lectores comunes; para quienes van a y para quienes vienen de un pequeño patrimonio literario capaz de salvar vidas. Dicho esto, estense atentos a Volar, la compilación de apuntes sobre aves de H.D. que también publica Pepitas, bajo edición del autor que protagoniza esta reseña.

—————————————

Autor: Antonio Casado da Rocha. Título: Una casa en Walden. Sobre Thoreau y cultura contemporánea. Editorial: Pepitas de calabaza. VentaAmazon

Accede al foro de Zenda