Inicio > Libros > No ficción > Una vida con sentido

Una vida con sentido

Una vida con sentido

La memoria secreta de las hojas junta tres historias, que se unen para transmitir al lector una experiencia vital apasionante: la vida de una mujer, el trabajo de un científico y algunas observaciones espectaculares sobre la naturaleza. La autora se llama Hope Jahren y aquí cuenta parte de su vida. Hoy vive en Hawái y dirige su propio laboratorio de investigación, pero creció en un pueblo perdido de Minesota cuyo matadero abastecía de carne al Medio Oeste de Norteamérica. Su familia eran inmigrantes que habían llegado desde Noruega en 1880. De ellos aprendió a hacerse fuerte ante la vida.

“Las personas son como las plantas: –escribe– crecen buscando la luz” (pág. 32).

Cuenta que para pagarse la universidad llegó a desempeñar hasta diez trabajos distintos; uno de ellos, en la farmacia del hospital, donde conoció cada día la enfermedad y el dolor en la unidad de cuidados paliativos. Eso la enseñó a apreciar el trabajo como servicio a los otros, el valor de la solidaridad, el carácter desvalido del ser humano enfrentado al poder implacable de la muerte.

El relato de su experiencia vital es la historia apasionante de cómo una mujer se construye su propio camino, de qué manera emprende:

“un largo y solitario viaje hacia la madurez con la confianza y el empecinamiento del pionero que ha comprendido que no existe la tierra prometida, pero que aun así conserva la esperanza de hallar un sitio mejor donde vivir” (pág. 71).

Jahren realizó en la universidad estudios de Literatura; y eso se nota en este libro, en el que destacan dos aspectos: su trabada estructura y el lenguaje. Está compuesto alternando en los diferentes capítulos los tres elementos que lo componen: el relato biográfico, la experiencia científica y las observaciones sobre la naturaleza. Y su estilo se caracteriza por la riqueza del lenguaje, la selección de matices semánticos y el lirismo.

"Su experiencia científica da paso en el libro a un conjunto de historias sugerentes sobre la naturaleza, escritas con un lenguaje cuajado de imágenes y de aforismos."

La autora ha puesto en marcha tres laboratorios de investigación. Ha trabajado en el Instituto Tecnológico de Georgia, en la universidad Johns Hopkins y en la universidad de Oslo. En su curriculum se dice que es la única mujer a la que se le ha otorgado la Medalla para Jóvenes Investigadores en Ciencias de la Tierra; que ha recibido tres premios Fullbright en geobiología; que es una de las cien personas más influyentes del mundo, según la revistaTime. Su trabajo científico consiste en imaginar una quimera y trabajar en ese proyecto hasta conseguir hacerlo realidad. Ese esfuerzo tenaz por cumplir los propios sueños lo convierte en imagen de la vida humana, en la que se trenzan, necesariamente, los éxitos y los fracasos.

Algunos de los trabajos en los que está inmersa los cuenta también en este libro, con la voluntad de que sean entendibles de forma genérica por un lector no iniciado en el tema. Y al mismo tiempo que investiga extrae alguna lección de la naturaleza: “la ciencia me ha enseñado que quien es capaz de extraer felicidad de aquello que descubre tiene la receta de una vida hermosa”.

Su experiencia científica da paso en el libro a un conjunto de historias sugerentes sobre la naturaleza, escritas con un lenguaje cuajado de imágenes y de aforismos.

“Una semilla sabe esperar –escribe en la página 47–. Todo comienzo es el final de una espera. A cada uno de nosotros se nos ha concedido una única oportunidad de existir. Todos somos algo en esencia imposible y a la vez inevitable. De la misma manera que todo árbol repleto de frutos fue antes una semilla que aguardaba su momento”.

"No es habitual encontrar un libro que combine biografía, divulgación científica y literatura. La memoria secreta de las hojas revela, en este sentido, una sensibilidad especial."

El trabajo de Jahren está centrado en el estudio de las plantas. A lo largo del libro va contando en capítulos salteados la historia de una semilla desde que espera paciente el momento de germinar. Las plantas aparecieron en la Tierra hace 400 millones de años. “Es una de las pocas cosas que no pueden ser creadas por los seres humanos”, dice. Pero sí pueden ser destruidas. “En el último decenio se han talado más de 50.000 millones de árboles. La tercera parte de la superficie terrestre estaba antes cubierta de bosques. Cada diez años cortamos el 1% de la totalidad de nuestros árboles sin volver a repoblarlos, lo cual representa el equivalente de la superficie de Francia”. Este libro es el testimonio de alguien que se esfuerza por comprender los mecanismos de la naturaleza. Pero es también un aviso para que el mundo que habitamos no se desmorone.

No es habitual encontrar un libro que combine biografía, divulgación científica y literatura. La memoria secreta de las hojas revela, en este sentido, una sensibilidad especial. Hope Jahren tiene una cualidad esencial para un escritor: saber mirar, fijarse en los detalles y mantener intacta la capacidad de asombro.

————

Autor: Hope Jahren. Título: La memoria secreta de las hojas. Editorial: Paidós. Venta: Amazon, Fnac