Inicio > Libros > Teatro > El amor dentro del amor dentro del amor

El amor dentro del amor dentro del amor

El amor dentro del amor dentro del amor

«Mamá, por qué nosotros no tenemos pueblo». Es lo mismo que le preguntaba yo a la mía, querida Denise. Y así encuentro muchas conexiones relacionadas con la identidad, los desplazamientos involuntarios y el teatro. En tu prólogo me resuenan las mismas piedras en el camino; me hablan de la precariedad de la profesión, de las ganas de dirigir y enseñar, de tejer la confianza y de pensar el amor.

Este prólogo, caótico, desordenado y tierno, me sube a tus hombros para alcanzar una perspectiva más privilegiada que muchos, aunque mucho menos privilegiada que otros pocos, y me quedo a gusto en esta complicidad entre tú, yo y los que leerán Del amor y otras catástrofes.

Al lío, pues.

"Los personajes salpican honestidad y vulnerabilidad. Hay sacrificios y secretos personales, hay una ciencia ficción muy real"

Yo leo y Walter Benjamin está de observador bajo la lona. Quienes se encuentran frente a frente son los neuróticos-enamorados (me incluyo), apasionados por vivir intensamente eso que sienten y perciben, obsesionados con una idea o con un cuerpo. A estos personajes no les cabe el subtexto, son exploradores que saltan de obra en obra y que tienen todo y nada en común.

No he podido elegir una obra, hablaré de un común denominador aproximado y subjetivo de todas. Escribiré sobre algún detalle retórico que apunté en mis notas y haré proposiciones apodícticas para no ponerme en evidencia.

El más querido representa esa soledad que todos llevamos en la mochila y que no queremos abrazar, suponemos que la amistad llena los vacíos, suponemos que los vacíos terminarán de llenarse con el reconocimiento, suponemos que el reconocimiento lo es todo. Si seguimos el orden, siempre como un salto, nos encontramos con El corazón es extraño. Éste tiene bloques de reflexión que me conmueven el alma. Los personajes salpican honestidad y vulnerabilidad. Hay sacrificios y secretos personales, hay una ciencia ficción muy real.

Sé que simplifico.

Ahora quiero hablar de La realidad y de Un tercer lugar. Las relaciono para exponerlas y luego las disecciono brevemente.

Hay un elemento muy presente en las obras (ahora que lo pienso en casi todas las de este volumen); la carta como confesionario o anhelo de encuentro. Hay imágenes que despiertan silencios existencialistas.

"En general, si se me permite este sin sentido, hay una hiperracionalización sobre el amor"

La realidad nos presenta esa frase que Denise conversa con Benjamin: «Solo conoce verdaderamente a una persona aquel que la ama sin esperanza. También es un reflejo de que no existe sanación sin aprendizaje ni existe aprendizaje sin sanación«.

Un tercer lugar es divertida, ligera y extrañamente sensual. Hay una especie de romanticismo y ligoteo soterrado, una tensión erótica y algo perversa estirándose entre los diálogos, hasta que alguien ofrece a alguien un caramelo mortal.

Vuelvo a mis notas; dicen que hay reiteración, bucles y espirales, me refiero a las conversaciones entre los personajes y tengo un paréntesis en la esquina superior: esto podría ser cualquiera de las discusiones que he tenido con alguna pareja, sintiéndome finalmente en una tormenta intelectual, donde las palabras ya no caben. También apunté: personajes algo tediosos y exagerados.

En general, si se me permite este sin sentido, hay una hiperracionalización sobre el amor.

Quiero terminar con algo que leí esta mañana y creo viene a cuento, era Beckett; con las palabras uno no hace más que hablar de sí mismo. Incluso los lexicógrafos se desahogan y hasta en el confesionario nos traicionamos.

—————————————

Autor: Denise Despeyroux. Título: Del amor y otras catástrofes. Editorial: Punto de Vista Editores. Venta: Todos tus libros, Amazon, Fnac y Casa del Libro.

5/5 (3 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios