Inicio > Poesía > El mar no deja de moverse

El mar no deja de moverse

El mar no deja de moverse

Mar de Alborán es una antología sentimental de encuentro, como explica el escritor y académico José Sarria en el prólogo a esta compilación, que recoge composiciones de dieciocho poetas andaluces y dieciocho marroquíes buscando evidenciar —una vez más— que estamos refiriéndonos a dos territorios con muchos rasgos culturales e históricos en común, separados en este tiempo por fronteras políticas y, geográficamente, por este Mare Nostrum que, en la zona del Estrecho, bañando las dos orillas, se denomina Mar de Alborán. El mar nos separa, es cierto, pero el mar también nos une.

Tras un estudio preliminar que revela el profundo conocimiento que el malagueño José Sarria posee del desarrollo de la literatura de la zona del Magreb a lo largo del siglo XX, nuestro prologuista se centra especialmente en el periodo posterior a 1976 para dar una panorámica de lo que viene a continuación, la antología propiamente dicha en versión bilingüe, gracias al brillante trabajo de Khalid Raissouni, una razón más para que los lectores de ambos países se acerquen a la obra.

"El resultado es esta obra coral, de necesaria hermandad lírica, donde no hay versos extranjeros sino hermanos, donde no hay contienda de frontera, sino manos tendidas, alta sensibilidad y compromiso ético"

Una cuestión más que hay que tener en cuenta es que la selección de las personas antologadas viene marcada porque todos/as inician su obra creadora a partir de los años setenta, con lo que se puede interpretar grosso modo el devenir estético-temático generacional tanto de los escogidos marroquíes como de los andaluces.  A mi modo de ver, Sarria acierta plenamente en la elección de las voces de una y otra orilla toda vez que se incluyen poetas, hombres y mujeres, de diferentes generaciones (al final tenemos una nota bio-bibliográfica para aquellos que resulten menos conocidos) y posicionamientos estéticos dispares estéticas, mostrando la heterogeneidad de la poesía contemporánea a fin de aportar una visión global de lo que sucede hoy en el que es, en su opinión, “un territorio que en lo creativo no conoce de límites o separaciones” (p. 11).

En las páginas de Mar de Alborán encontramos nombres clave de la poesía española como los de Juana Castro, Ana Rosetti, Luis García Montero, Ángeles Mora, Juan José Téllez, Álvaro García o María Rosal, junto a otros que se prodigan menos en las compilaciones como Juvenal Soto, Javier Salvago, Juan Cobos Wilkins, Morales Lomas, Rosa Romojaro o Manuel Gahete. A ellos se suman los poetas de la Generación 2010 representados —del lado andaluz— por José Luis Rey, Pablo García Casado, Fernando Valverde, José Cabrera Martos y Raquel Lanseros.

"Muestra con claridad que para nuestra literatura, al contrario de lo que escribiera Federico García Lorca en Poeta en Nueva York, el mar no deja de moverse porque continúa vivo"

Por la parte marroquí, a los escritores más conocidos en España (caso de Abdellatif Laabi, Abdelkrim Tabbal, Abdelmajid Benjelloun, Tahar Ben Jelloun o Mohamed Bentalha) se unen Ahmed Lemsyeh, Mohamed Achaari, Oufa Lamrani, Touria Majdouline, Hassan Najmi, Aziz Tazi, Abderraman El Fathi o Nabil Mansar revelando que, como en este lado, allí también hay disparidad de planteamientos literarios, si bien prima, como en Andalucía, una poesía más coloquial y con menor carga retórica que antaño. Esto también queda patente en la representación de las nuevas promociones, para las que José Sarria ha seleccionado a Ouidad Benmousa, Latifa Meskini, Imán El Khattabi, Lamiae El Amrani, y Farid Othman Bendria-Ramos.

El resultado es esta obra coral, de necesaria hermandad lírica, donde no hay versos extranjeros sino hermanos, donde no hay contienda de frontera, sino manos tendidas, alta sensibilidad y compromiso ético; así, Mar de Alborán. Antología de la poesía contemporánea andaluza y marroquí es una esperanza en el futuro, un publicación afortunada, que muestra con claridad que para nuestra literatura, al contrario de lo que escribiera Federico García Lorca en Poeta en Nueva York, el mar no deja de moverse porque continúa vivo, pleno de ánimo para alentar y proteger un porvenir de paz entre dos pueblos tan afines, con tantas vivencias compartidas a lo largo de los siglos, en el que el entendimiento y la concordia deben ser las banderas primordiales.

—————————————

Autor: VV. AA. Edición y selección: José Sarria. Título: Mar de Alborán. Antología de la poesía contemporánea andaluza y marroquí. Traducción: Khalid Raissouni. Editorial: Fundación Málaga. Venta: Todos tus libros y Casa del Libro.

4.8/5 (6 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
1 Comentario
Antiguos
Recientes Más votados
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios
JOSE SARRIA
13 ddís hace

Magnífica reseña de una extraordinaria crítica literaria, como es la profesora Remedios S´ánchez.