Inicio > Blogs > Ruritania > El puente
El puente

Era un puente bastante largo. Tenía un kilómetro aproximadamente, quizá algo menos, quizá algo más. Era de origen romano, pero su historia era larga como él mismo y se había reconstruido varias veces.

Él caminaba por este puente con frecuencia, por diversas razones, entre ellas porque vivía cerca y necesitaba atravesarlo todos los días.

Cada vez que lo atravesaba veía pasar los coches, bastante rápido, un tráfico a menudo muy intenso. Y pensaba.

Pensaba en lo bueno y en lo malo de su vida, en lo que le empujaba a seguir viviendo, en todo lo bueno que le había pasado y en lo malo que le había ocurrido. En los pros y en los contras. Y pensaba que qué ocurriría si se arrojaba a la carretera y dejaba que uno de esos coches, quizá varios, uno detrás de otro, acabara con su vida.

Y cada coche que veía pasar, rápido, no sabía si algo más deprisa de lo que estaba permitido en aquel lugar, le recordaba una razón para vivir o para morir.

El día estaba despejado. Tenían mucho sol. Era una tarde de playa, de verano, bella, hermosa. Apenas había nubes en el cielo. Y los coches, delante de él, pasaban raudos, de las más diversas marcas, de los más diferentes precios, coches buenos y no tan buenos, algunos excelentes, caros.

El puente también era hermoso. Todavía parecía romano. Debían de haber respetado el diseño romano.

4.8/5 (11 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
1 Comentario
Antiguos
Recientes Más votados
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios
Esteban
Esteban
2 meses hace

No se que pretendías, pero este me caló hondo. Gracias a los Romanos que no construyeron un puente en estos lares.

Última edición 2 meses hace por Esteban