Inicio > Poesía > En pie la llama, antología poética de Carmen Conde

En pie la llama, antología poética de Carmen Conde

En pie la llama, antología poética de Carmen Conde

Poeta, prosista, dramaturga y ensayista, Carmen Conde está considerada una de las voces más significativas de la Generación del 27. Fue la primera académica de número de la RAE, pronunciando su discurso de entrada en 1979 y ocupando el sillón K. En 1931 fundó, junto a Antonio Oliver Belmás, la primera Universidad Popular de Cartagena.

Zenda publica cinco poemas de En pie la llama (Renacimiento), antología que recoge una muestra de su voz poética desde el primero de sus poemarios hasta el último publicado, incluye nueve poemas inéditos y da cuenta de la pasión, la tenacidad y la vivencia de una autora que, ante todo, quiso mostrarnos cómo «llevar muy en pie la llama», en palabras de su antólogo, Fran Garcerá.

[NADIE SABE DÓNDE ESTÁ LA LUZ…]

Nadie sabe dónde está la luz. Y van los hombres con las manos extendidas, altas las frentes y una esperanzada sonrisa en los labios fríos. Las mujeres aguardan con sus pupilas agrandadas por el deseo, en cualquier nube, umbral o isla… ¡Solamente yo soy el ser que sí conoce su luz!

¿No la veis, los que ahincosamente miráis, sobresaltarme como una corriente, escapárseme de las sienes, cabellos y hombros? ¡Iluminaremos el mundo sin voz de vuestra búsqueda!

Estoy encendida, sí; encendida de mediodía exacto, de tarde cumplida. Y mi fe en mi luz es mi única lumbre.
Aprended todos de mí a llevar muy en pie la llama.

ENTREGA

Guardaré mi voz en un pozo de lumbre
y será crepúsculo toda la vida.
Ya girarán más leves los cuchillos
porque no encontrarán donde herirme.
Erguida de rocíos negros,
para ti cantaré.

¡Que no me busquen los sin vista,
que no me llamen los ahogados,
que no me sientan los que huyo!
A mi soledad de reflejos,
amor,
solo tú.

HISTORIA

Este mar es un mar arracimado
en dos brazos de tierra, clamorosos
de jaloque y lebeche…; es un espeso
vino viejo de sales y de yodo.

Es un mar para jóvenes intactos;
y es un mar para seres que ya saben
lo que el mar lleva en sí desde la tierra.
Es un mar sin jinetes, no galopa.

Y este olor de milenios a que huelen
sus orillas de pinos y palmeras
es del mar sobre el mar; es ya celeste
como manos de arcángeles quedadas.

¡Oh su luz y su son, sus grandes nubes
que el levante desprende de los cielos
y que vuelca en el campo, como ríos
que regresan de Dios, el mar de bronce!

[LA HERIDA TIENE PÁRPADOS QUE…]

La herida tiene párpados que crujen duramente,
y los baña de sangre en obediencia amarga.
Si es el alma quien duele, ¡qué enorme cuerpo el alma
para sangrar por él, para saberse herida!
No sirven hemostáticos, ni el oxígeno carbónico
para cerrar, para dulcificar párpados y respiro
del que se muere, hilo a hilo, infinitamente despacio…
¡Nada! Tal es la creación. Una nada con hambre
de sí misma.

De pie, el tiempo viendo morir. Viendo morir la vida
de donde se vino en tiempos, para morir un día.
¡Viendo morir, os digo; viendo morir la vida!

Odiando a la muerte, bestialmente odiando.
Con desesperación sin alma, sin límites, abrasadora.
Viva. De pie. En silencio. Con la boca fría
y ardiendo, y en plegaria, y en imprecación.
Viva.

DESTIERRO

Ignoro quién gasta la arena,
quién pisa la nieve en la montaña.
Todos son pasos y huellas.
Lloraría muchos años, si pudiese
con mi llanto rehacer lo deshecho.
Qué dolor de no ser Dios,
de ser tan solo
un ser que mira lo que hacen.

1939 (Inédito)

——————

Carmen Conde (Cartagena, 1907 – Majadahonda, 1996) fue la primera mujer en recibir el Premio Nacional de Poesía (1967) y en ingresar como académica en la Real Academia Española (1979). Desde que diese a las prensas su primer libro en 1929 hasta el momento de su fallecimiento, escribió más de cien títulos de diversos géneros, además de sus colaboraciones en la prensa, la radio y sus guiones televisivos. Sin embargo, fue en la poesía donde concibió algunos de los títulos más importantes de nuestra historiografía literaria, como Mujer sin Edén (1947), que marcó el signo poético de gran parte de las poetas posteriores.

Autor: Carmen Conde. Título: En pie la llama. Editorial: Renacimiento. Venta: Todostuslibro

4.3/5 (8 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)