Inicio > Libros > No ficción > Errabundi Sumus
Errabundi Sumus

La Errabunda es un grupo de autores que cuentan lo que su ciudad les sugiere a través de textos de género diverso, siendo el resultado una suerte de mosaico de literatura urbana y errante. El libro La Errabunda (Primer tratado ibérico de deambulología heterodoxa) se presenta el martes 19 a las 19:30 en la librería Alberti de Madrid. Ximo Espinosa cuenta en Zenda cómo se gestó.

 

Conocí a Jordi Corominas, el yonki del paseo, hace ahora tres años, cuando con ocasión de la presentación en Madrid de El Faro del Fin del Hudson, de Muñoz Molina (Lindo&Espinosa 2015) lo invitamos para charlar con Antonio en el encuentro que celebramos en La Buena Vida, la librería de Jesús Trueba.

Aquella reunión fue un hallazgo enorme y los que estuvimos en ella la recordamos como un maravilloso encuentro intergeneracional de paseantes, pero yo sobre todo recuerdo después de escuchar a Antonio y Jordi conversar sobre sus vagabundeos, que fue la primera vez que se me pasó por la cabeza dar voz a otros autores para que nos contaran sus caminatas y todo lo que acontecía en el transcurso de las mismas.

"Son muchos los autores que desde hace siglos vienen narrando sus andanzas por los lugares que los han visto crecer o los han acogido"

Es cierto que no descubrimos nada, son muchos los autores que desde hace siglos vienen narrando sus andanzas por los lugares que los han visto crecer o los han acogido. Muchos de estos escritos además se han venido editando los últimos años en español gracias a una serie de editores que han sabido ofrecer a un nuevo lector una literatura a la que quizá no se le había prestado tanta atención por estos lares: nos vienen a la mente rápidamente Thoreau o Walter Benjamin, por citar dos ejemplos de los que se ha traducido obra abundante en ediciones recientes.

Pero nuestra idea fue madurando, y poco a poco se fue delimitando para concluir que debían ser autores que tuvieran la capacidad de aportar una visión particular de sus ciudades, un punto de vista que, a pesar de su juventud, nos descubriera que el caminar aún tiene futuro y que las ciudades, esperemos, seguirán siendo siempre paseables.

El proyecto, como todos los proyectos, nació ambicioso. Lindo&Espinosa comenzaría una colección de varios volúmenes en cada uno de los cuales un autor paseante nos narraría con detalle sus andanzas por una ciudad de su elección, en el género también de su elección y con la única condición de que fuera una ciudad con la que el autor tuviera una relación intensa por haber nacido, crecido o haber pasado largas temporadas en ella.

"Todos los autores han encontrado el punto perfecto que hace de este libro algo al mismo tiempo diverso en la forma pero muy bien hilado en el contenido"

Y luego aterrizamos. Los editores a tiempo parcial disponemos de los recursos que disponemos, y si hay un recurso del que disponemos poco, precisamente por nuestra dedicación a otros asuntos, es el tiempo. La colección se convirtió en una edición coral con piezas algo más breves, y en definitiva en un proyecto asumible. Eso sí, sin renunciar a que a ésta le sigan sucesivas recopilaciones con nuevos autores y sus ciudades.

A partir de ese momento había que decidir a quién incluíamos en este primer volumen de paseos, además de a mi querido Jordi que sin quererlo (y sin saberlo todavía) era ya el alma mater del mismo. La idea era encontrar autores que hicieran de la observación de lo verdadero un componente fundamental de su literatura, alejándonos de abstracciones, paisajes sin color y personajes sin nombres. Mi obsesión como lector por la literatura con referentes tangibles, algo muchas veces tachado de costumbrista, me llevó a concluir que ése era el perfil necesario. Y al final la elección fue muy fácil, pues Elvira, la mitad de Lindo&Espinosa que aporta sensatez y experiencia a nuestros proyectos, sabía bien quién podía aportarnos lo que se andaba buscando.

Y la cosa fue todavía más sencilla cuando, una vez invitados los autores que pretendíamos, todos respondieron con entusiasmo a nuestra llamada. A partir de ahí todo ha sido coser y cantar. Bien con un cuento, con una crónica o tomando como excusa un obra literaria referente a sus ciudades, todos los autores han encontrado el punto perfecto que hace de este libro algo al mismo tiempo diverso en la forma pero muy bien hilado en el contenido.

"La Errabunda es un paisaje repleto de matices que nos invitará a todos a lanzarnos a caminar nuestras ciudades"

El título fue lo último, pero tuvimos un momento de inspiración para ser capaces de ver que esta generación errabunda, que gusta de caminar sin necesidad de tener un rumbo y sobre todo no puede evitar contárnoslo a continuación, no podía tener otro nombre. Lo de la deambulología lo dejaremos para otro momento, aunque el lector más avezado ya habrá reparado en la ironía.

Sabina Urraca (Madrid), Miguel Barrero (Gijón), Jordi Corominas (Barcelona), Sergio del Molino (Zaragoza), Daniel Monedero (Valladolid) y Txani Rodríguez (Bilbao), son todos frecuentes paseantes y hacen de la observación del entorno un elemento esencial de su literatura. Ellos nos ofrecen en La Errabunda, primer tratado ibérico de deambulología heterodoxa un paisaje repleto de matices que nos invitará a todos a lanzarnos a caminar nuestras ciudades, porque al fin y al cabo errabundi sumus.