Inicio > Actualidad > Fallece el editor Luigi Spagnol

Fallece el editor Luigi Spagnol

Fallece el editor Luigi Spagnol

foto: ©Yuma Martellanz

Parece otra época y otra vida, cuando acudíamos a los fórums o conferencias y escuchábamos apelotonados a personas que nos seguían enseñando sobre nuestro oficio o sobre el oficio del que solemos hablar a diario los periodistas culturale: los libros. Esos libros que a muchos nos han salvado del confinamiento.

Uno de esos foros o congresos a los que me refiero es Edita, que se organizaba (y esperemos que se vuelva a organizar) en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona. Allí tuve el honor de entrevistar al director editorial y vicepresidente del Gruppo Editoriale Mauri Spagnol. Aquí, en España, muchos de los lectores conocen la editorial Duomo, la gran apuesta de Luigi Spagnol. Este editor con aspecto de sabio despistado era un hombre respetadísimo en su sector y con un olfato que solo tienen los grandes con mucho oficio.

En Italia, Spagnol compró los derechos para publicar la saga de Harry Potter, precedida del éxito de Historia de una gaviota y del gato que le enseñó a volar, del también recientemente fallecido autor chileno Luis Sepúlveda. Su lista de autores publicados habla por sí sola: Andrea Camilleri, Tracy Chevalier, Roald Dahl, Astrid Lindgren, Margaret Atwood…

"Sus peores errores habían sido por pensar demasiado y los éxitos los había alcanzado por dejarse llevar por el entusiasmo"

En el mercado en español ha publicado a escritores como Elizabeth Strout, J. R. Moehringer, A. B. Yehoshua, Donatella Di Pietrantonio, Donato Carrisi, Conn Iggulden, Ángeles González-Sinde, Hanne Ørstavik, James Patterson, Wulf Dorn, André Agassi, Marcos Chicot, Wilbur Smith, Andrea Camilleri, Elisabetta Gnone y Richard Scarry, entre otros.

Luigi Spagnol sentía un infinito respeto por los escritores y los lectores y siempre tenía palabras de agradecimiento para todos cuantos forman parte del mágico mundo del libro.

Si me preguntasen qué fue lo que más me llamó la atención de este hombre de pelo canoso y revuelto, una especie de Bill Gates de los libros, diría que quedó en el titular de la entrevista que realicé para este mismo medio. El titular decía “No hay que pensar demasiado”, y lo que podría pasar por algo superficial tenía mucha enjundia cuando Spagnol siguió hablando pausadamente en un correctísimo español. Añadió que sus peores errores habían sido por pensar demasiado y los éxitos los había alcanzado por dejarse llevar por el entusiasmo. Había mucho de niño grande en él. Creo firmemente que sólo llegamos lejos si no perdemos del todo al niño que fuimos.

Para este hombre poliédrico y creativo el amor por los libros formaba parte de su ADN, al igual que su pasión por la música clásica y la ópera. Destaca también su actividad como pintor, con varias exposiciones en Milán en la década de 1990, que culminó con una importante muestra en Brescia en el año 2000. Luigi Spagnol ha seguido trabajando y creando infatigablemente hasta sus últimos días. Un luchador, un grande.

4.6/5 (9 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)