Inicio > Actualidad > Concursos > Ganador y finalista del concurso #Poemasdeamor 2019

Ganador y finalista del concurso #Poemasdeamor 2019

Ganador y finalista del concurso #Poemasdeamor 2019

Posibilidades, de Daniel Rodríguez Torrente, y Salida de emergencia, de Félix Arnáiz Jiménez, son el poema ganador y el finalista de nuestro concurso #Poemasdeamor, dotado con 3.000 euros en premios y patrocinado por Iberdrola.

En Zenda hemos celebrado el AMOR con un concurso de poemas en el que han participado medio millar de escritores en el Foro Iberdrola. Este concurso ha contado con un  un jurado formado por los poetas José Manuel Caballero Bonald, Ana Merino, Raquel Lanseros, Alicia Aza y Antonio Lucas, con Miguel Munárriz como secretario, y una dotación de 3.000 euros.

Gracias a todos por participar.

GANADOR

POSIBILIDADES

Daniel Rodríguez Torrente

 

Podría recordarte

con la sangre del que pierde

lo que nunca ha sido suyo;

poner mi soledad frente a tu frío,

querer que hable la rabia,

abrirnos las mentiras y decirte

que sentirte junto a mí

nunca fue sentirte cerca.

 

Podría liberarnos

del pasado y las fronteras

con las que ata la nostalgia,

dejar que se enmascaren

tus sombras en mis sombras,

buscar en otros labios

nuestros cuerpos,

desandarnos

saber que no fui tuyo

pero fui parte de ti.

 

Podríamos jugar

a desvelarnos el amor

que una vez nos ofrecimos,

llegar a devorarnos

con certezas,

bebernos esa nieve

que jamás nos vio volver,

sentir que mi puñal

ha perdonado a su asesino,

tirar todos los muros,

llegar a demolerlos,

y decirte

que tal vez también te quise

al pensar en todo lo que has hecho

y a pesar de todo lo que hiciste.

 

FINALISTA

SALIDA DE EMERGENCIA

Félix Arnáiz Jiménez

 

Yo nunca he pisado Roma.

No, al menos, a la manera en que se debe hacer,

siguiendo las normas constitucionales

que dictan las novelas y la buena poesía.

Jamás he sabido qué quiere decir

partirse en dos las bocas,

beberse las ganas de decir «te quiero»

en un vaso de culo ancho,

vender una estrella

a lomos de un coche vacío.

Yo no conozco otro amor

que el del ramo de moras negras

y el de letras de tinta china.

He oído decir, alguna vez,

que Roma es una cárcel de amor para turistas

de la que «nunca vamos a escapar».

Yo nunca he sentido el dolor

de ver perderse entre la muchedumbre

una cara conocida,

tu piel de escalera,

tu piel de ventana,

tu piel de…

Yo no podría afirmar objetivamente

que, a mis ojos, vistas

de un color gris perfecto,

un gris que entone perfectamente con el mío;

ni que quiera saber dónde estás cuando no existes,

en qué piensas si te pregunto,

quién eres si no te miro.

Y, aun así,

con la pálida inocencia de mis días te diré

que yo nunca he pisado Roma

y que tienes más poesía

que un autobús azul

en un día de lluvia.

4.3/5 (4 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)